• Ansel Adams: fotógrafo del agua
  • La calle es de Eugeni Forcano
Agenda fotográfica

Man Ray: retratos de un maestro del surrealismo y el dadaísmo

 
16
ABR 2013
Ivan Sánchez   |  Londres

Del envidiable parque museístico londinense, la National Portrait Gallery es seguramente el edificio con más fotografías colgando de sus paredes. A su colección permanente de retratos estos días se le une la exposición "Man Ray. Portraits", una retrospectiva sobre la disciplina fotográfica que más cultivó el artista norteamericano. Precursor de las primeras vanguardias del siglo XX, Man Ray retrató a gran cantidad de personalidades que formaron parte de su vida. El grueso de la muestra está formado por la visión que Man Ray tuvo de artistas como Duchamp o Matisse, entre otros.

Parece que en Londres se han puesto de acuerdo para repasar las obras de algunos de los fotógrafos más importantes del pasado siglo. Si nos van los museos o si el tiempo no está para un paseo por Hyde Park, además de visitar la muestra de Ansel Adams en el Maritime podemos dejarnos caer por la National Portrait Gallery para ver "Man Ray. Portraits". Con el inconveniente de tener que desembolsar 13 libras (unos 15 euros al cambio) al pasar por taquilla, la ventaja es su céntrica localización: sólo unos minutos a pie desde Picadilly Circus y a la vuelta de la esquina de Trafalgar Square.

Foto: Quesabesde

Pero el precio está justificado por la excelencia de una muestra exhaustiva y que permanecerá abierta hasta el 27 de mayo. Centrándose en la vida del fotógrafo a través de sus relaciones con múltiples artistas, evita caer en las ya archiconocidas "rayografías" y "solarizaciones" y se atreve con más de 150 imágenes, muchas de ellas poco conocidas.

Provenientes de otros museos internacionales y colecciones particulares -como la de Elton John- muchas de las fotografías son copias "vintage" firmadas por el propio artista, entre las que abundan los formatos pequeño y mediano.

"El violín de Ingres" (1924). | Foto: ADAGP

El éxito de la muestra hay que atribuírselo no sólo a Man Ray, sino también a Terence Pepper, comisario de la muestra. Pepper explica que el reto fue "montar una gran exhibición sobre un fotógrafo y artista tan conocido como Man Ray [...] y equilibrar grandes obras, aunque menos conocidas, con copias de sus trabajos más icónicos".

Así, algunas de sus imágenes más celebradas, como "El violín de Ingres", "Noire et Blanche" o el retrato solarizado de su musa Lee Miller ocupan un lugar preferente, mientras que otras tantas imágenes ya icónicas de sus "solarizaciones" y "rayografías" están ausentes.

"Barbette" (1926). | Foto: ARS-ADAGP

La relación de Man Ray con el mundo del arte queda patente ya al ver la primera fila de retratos, en los que aparecen Marcel Duchamp, Pablo Picasso, Henri Matisse, Jean Cocteau o Igor Stravinsky. Sin embargo, la exposición hace especial hincapié en sus dos musas principales: la modelo -y fotógrafa- Lee Miller y Alice Prin, modelo y actriz conocida como Kiki de Montparnasse.

Es precisamente la espalda de Kiki la que presta sus formas sinuosas al "Violín de Ingres", fotografía metafórica que hace referencia al pintor francés Dominique Ingres. Suyo es también el rostro blanco que se recuesta frente a una máscara de mujer negra en "Noire et Blanche".

"Retrato 'solarizado' de Lee Miller" (1929). | Foto: ADAGP

La importancia de Lee Miller se hace evidente al avanzar por la exposición y encontrar una sala prácticamente dedicada a ella y en la que sus desnudos son el tema más recurrente. Es además su retrato "solarizado", una de las técnicas usadas por Man Ray, el que da la bienvenida a la exposición y sirve además de cartel para la misma.

Man Ray, artista libre

A partir de la segunda mitad de la década de 1910, Man Ray fue, junto a Duchamp, el máximo impulsor del dadaísmo en Estados Unidos. Los artistas dadá tenían como máxima la total libertad respecto a las reglas en sus creaciones, y en esta línea el estadounidense experimentó sobre la fotografía, manteniéndose a la vanguardia de este movimiento.

A partir de 1924 el surrealismo evoluciona a partir del dadaísmo y toma cuerpo propio. Man Ray fue el fotógrafo más destacado de la nueva vanguardia. Su personalidad fue siempre la de un artista sin reglas, capaz de llevar esta máxima hasta el final. Así nacen sus "rayografías": imágenes obtenidas a partir de siluetas de objetos en papel fotográfico expuesto a la luz, sin el concurso de una cámara. La fotografía sin cámara. El arte sin reglas.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar