Actualidad

Mamiya y Phase One unen fuerzas para desarrollar un sistema abierto de formato medio digital

 
13
NOV 2007

Una alianza estratégica que contempla la posibilidad de compartir tecnología, propiedad intelectual y recursos de ventas y marketing. Así han definido los portavoces de Mamiya y Phase One el acuerdo entre ambas firmas para desarrollar conjuntamente una plataforma abierta de formato medio digital. La primera cámara fruto de este matrimonio verá la luz a principios de 2008.

Dos de los nombres más conocidos en el mercado fotográfico de formato medio -Mamiya desde antaño y Phase One en la nueva era digital- han decidido unir fuerzas para afrontar la compleja situación que atraviesa este segmento profesional. Un acuerdo que, según han explicado los respectivos responsables de las compañías, pretende dotar a los profesionales de herramientas y prestaciones jamás vistas.

Aunque aún no han trascendido detalles concretos sobre esta propuesta conjunta ni sobre la primera cámara que será presentada durante el primer cuarto de 2008, sí se ha destacado el carácter abierto que tendrá esta nueva plataforma de formato medio digital.

Sistema modular
De todos modos, desde Phase One ya se habla de un sistema modular. Es de suponer, por tanto, que los modelos resultantes de esta unión se acercarán más a un concepto de cuerpo y respaldo independientes que al de una cámara de formato medio integrada, similar a la ZD que Mamiya puso a la venta a principios del pasado año.

Lo que sí parece claro es que Mamiya podría ocuparse del cuerpo y ópticas del sistema, mientras que Phase One se centraría en los respaldos y en el software.

Formato medio en crisis
Aunque la operación guarda ciertas similitudes con la que en su día realizaron Hasselblad e Imacon, en aquel caso se trató de una fusión en toda regla, mientras que Mamiya y Phase One parecen conformarse -por ahora- con una colaboración.

En cualquier caso, el acuerdo llega en un momento delicado para las marcas que participan en el escaparate fotográfico de formato medio.

Y es que las réflex digitales, encabezadas ahora mismo por los más de 20 megapíxeles de la EOS-1Ds Mark III de Canon, se están convirtiendo en una alternativa más asequible y manejable para ciertos trabajos profesionales que antes sólo podían resolverse con un respaldo.

Pese al aparente liderazgo de Hasselblad, Phase One también mantiene una posición de referencia en el sector, con un catálogo de respaldos digitales liderado por el P 45, de 39 millones de píxeles, y el conocido programa Capture One. No obstante, a diferencia de la histórica firma sueca, Phase One no dispone de un sistema completo de cuerpos y ópticas.

Peor suerte ha corrido Mamiya, que tras posponer más de un año y medio el lanzamiento de su primera cámara de formato medio y con no pocos rumores de crisis de por medio, vendió toda su división fotográfica y de ópticas a la nipona Cosmo Scientific Systems en abril de 2006.

Una situación similar a la vivida por Pentax y su 645 Digital. Aunque este modelo de formato medio fue anunciado a principios de 2005, a día de hoy sigue estando en vilo su llegada al mercado.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar