• Armagedón a las puertas de Europa
  • Ornitografías
Porfolio

Un rayo de luz en la oscuridad del cáncer

3

Tras vivir la enfermedad en primera persona, Álex F. Romero fotografía el lado más optimista del cáncer de mama

13
JUL 2016

"Este proyecto nace de mi necesidad que querer plasmar optimismo aun cuando la situación personal a la que se tiene que enfrentar una mujer (o un hombre, ya que estos son los grandes olvidados de la enfermedad) es tremenda, tanto a nivel emocional como físico." La fotógrafa gallega Álex F. Romero se refiere a "Mama Mía", una colección de retratos de pacientes con cáncer de mama que buscan siempre el lado más optimista y luminoso de esta terrible enfermedad.

Tal y como nos explica la autora –qué también pasó por este trance-, la idea de este proyecto comenzó a fraguarse cuando se estaba enfrentando a terribles sesiones de quimioterapia para superar la enfermedad. "En esos momentos en los que una no se reconoce cuando se mira al espejo es vital sentirse fuerte, animada y también bonita. No olvidemos que esta enfermedad es un duro golpe a la autoestima, y fue precisamente una sesión que me realizó una amiga cuando estaba en pleno tratamiento de quimioterapia lo que me proporcionó toda la fuerza, porque me vi bonita a pesar de las circunstancias."

"Fue una sesión de fotos que me realizó una amiga cuando estaba en pleno tratamiento de quimioterapia lo que me proporcionó toda la fuerza"

"Considerando esto, me sentí en la obligación -maravillosa obligación- de emprender un proyecto de estas características, aun sabiendo que el recorrido no iba a ser fácil y que me recordaría tiempos pasados."

Para realizar "Mama Mía", Romero contó siempre con la complicidad del hospital universitario de A Coruña, que llenó sus pasillos de carteles y anuncios para facilitar la búsqueda de modelos para el proyecto. "Tuve la suerte de encontrarme con personas deseosas de mostrarse, bien por ellas mismas o bien para ayudar a otras en su misma situación, y en general me resultó muy fácil fotografiarlas", explica con orgullo.

A pesar de enfrentarse a un tan sumamente delicado tema como el cáncer de mama, Romero destaca la reacción "tremendamente positiva" que ha tenido la gente hacia las fotografías. E insiste en que este es un proyecto fundamentalmente dedicado a todas esas personas que han tenido el valor de desnudarse –literal y metafóricamente- ante su cámara. "Ver la reacción de las pacientes al verse en las fotos: ese ha sido mi mayor éxito."

Y es que la autora se muestra muy contundente a la hora de explicar el principal cometido de su trabajo: "Este proyecto es fundamentalmente un llamamiento a la normalidad, una reivindicación de la belleza femenina -y masculina- a pesar de todo y a pesar de las circunstancias. Nuestra belleza no depende de una teta."

Todas las fotografías están realizadas con una sencilla y veterana Canon EOS 450D, por cierto. La autora defiende el uso del blanco y negro en todo el proyecto porque "creo que le asigna una fuerza especial, además de una carga emocional muy intensa, y no quería que ningún elemento de color pudiese desviar la atención de una mirada o una cicatriz".

Preguntada por sus influencias, la fotógrafa gallega destaca la obra de Sebastiao Salgado por su capacidad para "perforarte el alma", así como la "provocación y el erotismo" de las imágenes de Mapplethorpe, Helmut Newton o Joel-Peter Witkin.

3
Comentarios
Cargando comentarios