• Héctor Garrido: "Los fotógrafos tienden a ceñirse a las reglas clásicas ...
  • Gerd Ludwig: "Quiero que mis fotos adviertan de las mortales consecuencias ...
Con texto fotográfico

"Esta foto es una oportunidad para preguntarnos si somos lo bastante tolerantes" Mads Nissen

10
Foto: Mads Nissen (Berlingske / Scanpix)
19
FEB 2015
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Hace ya varias ediciones que el primer premio de los World Press Photo recae en una fotografía que se centra en los sentimientos humanos. Este año la imagen galardonada lleva la firma de Mads Nissen y muestra el amor que se procesan dos hombres jóvenes en San Petersburgo. El fotoperiodista danés retrató una escena íntima con el propósito de ayudar a normalizar la situación del colectivo LGBT (lesbianas, gais, bisexuales y transexuales) en Rusia, donde son frecuentemente acosados y atacados por grupos homófobos y donde las leyes no amparan sus derechos.

Mads Nissen

‘¿Eres maricón? ¿Eres un puto maricón?’ Eran los gritos que un joven con el pelo rapado al estilo militar y ropa deportiva le dirigió a Pavel, en junio de 2013, en San Petersburgo. Este fue el detonante para mí.

Pavel Lebedev tenía 23 años, vestía una camisa naranja y sonreía de forma insegura. Le conocí la noche anterior. Me contó que había tomado la decisión de salir del armario, y me explicó el precio que había tenido que pagar por ser consecuente con sus sentimientos. De nuevo volvían a gritarle, y él respondió con calma: ‘Sí, soy homosexual.’

Apenas pronunció la última palabra recibió un puñetazo. El joven con la ropa deportiva había estado provocando esa situación. Colmado de odio, no pudo aguantarse más e intentó golpear de nuevo a Pavel en la cara.

"¿Cómo pueden dar patadas, puñetazos y escupir a alguien solo porque le atraen los hombres en vez de las mujeres? Estoy indignado"

Estoy indignado. ¿Cómo puede estar ocurriendo esto a día de hoy? ¿Cómo pueden dar patadas, puñetazos y escupir a un chaval educado y tímido como Pavel solo porque le atraen los hombres en vez de las mujeres? Es increíble. Es injusto.

Pensé para mí mismo que tenía que hacer algo. Pero en vez de involucrarme en la pelea comencé a fotografiar, y poco a poco fui documentando los aspectos más variados de la homofobia que se da en Rusia en la actualidad.

He visto ataques violentos de grupos homófobos que secuestran y torturan a gais durante horas mientras lo graban para compartirlo en las redes. He fotografiado parejas de lesbianas que temen que les quiten a sus niños. He estado en juicios en los que la gente es acusada por nuevas leyes que van contra la homosexualidad. Y he visto mucho más.

Pero, llegado a cierto punto, me di cuenta de que necesitaba fotografías que explicasen la esencia de todo esto: el amor y el deseo irrefrenable de dos personas, cualquiera que sea su orientación sexual.

Conocí a Jon y Alex [los protagonistas de la fotografía] una tarde de mayo a través de un amigo. Fue un buen punto de inicio para que todo lo que vino después fluyese. Salimos a tomar unas cervezas; les pedí si podía acompañarles de vuelta a casa, y me invitaron a su dormitorio.

"Me hice fotógrafo para tener la oportunidad de contar historias importantes al resto del mundo, y esta foto está creando un debate sobre los derechos de los grupos LGBT"

Crear confianza es fundamental para que la gente se relaje ante la cámara, y es sin duda una de las habilidades más importantes en fotografía. Aquel día tardamos muy poco en sentirnos cómodos con la situación. También me parece crucial que todos entendamos bien para qué estoy yo allí. Si los personajes creen que es beneficioso y que los motivos son importantes, todo cobra sentido.

En el momento de fotografiar no me dejo absorber por la situación. No importa si se trata de amor entre dos personas o del sufrimiento de una guerra o un desastre natural. Creo que nuestro objetivo más importante como fotógrafos es esforzarnos por entender esos sentimientos, de tal manera que seamos capaces de comunicárselos al lector con nuestro trabajo. Si no puedo sentir su amor en mi propio corazón, seguro que el lector tampoco lo sentirá.

Para mí esta imagen no trata solo de la homofobia en Rusia: es una oportunidad para ser sinceros con nosotros mismos y preguntarnos si somos lo bastante tolerantes. Yo me hice fotógrafo para tener la oportunidad de contar historias importantes al resto del mundo y esto está ocurriendo ahora. Desde Rusia a Ámsterdam, desde Shanghái a Johannesburgo. Esta imagen está creando un debate sobre los derechos de los grupos LGBT. Me siento humildemente orgulloso por ello.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

10
Comentarios
Cargando comentarios