• Juan Rulfo: cuando el escritor cambia la pluma por la Rolleiflex
  • MadridFoto 2011: coleccionismo fotográfico para todos los públicos
Agenda fotográfica

Una luz dura y sin compasión: rompiendo los tabúes de la fotografía obrera

 
27
ABR 2011
Eduardo Parra   |  Madrid

Más de mil piezas -entre fotografías, cartas, revistas y vídeos- componen la exposición "Una luz dura, sin compasión. El movimiento de la fotografía obrera. 1926-1939", que podrá visitarse hasta bien entrado el verano en la tercera planta del madrileño edificio Sabatini del Museo Reina Sofía. Una colección pionera a todos los niveles que pone en juego la fotografía como instrumento de revolución en el mundo previo a la Segunda Guerra Mundial.

En marzo de 1926 la revista alemana AIZ lanzó una particular invitación a sus lectores, animando a aquellos obreros que tuvieran una cámara a que hicieran fotos. La publicación buscaba así conseguir imágenes del movimiento obrero para su departamento de documentación, ya que este tipo de instantáneas no atraían mucho a los fotógrafos profesionales de la burguesía de aquellos años.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Sin ser un éxito rotundo, la iniciativa caló entre la clase trabajadora, y desde entonces los reportajes de obreros realizados por obreros se convirtieron en una constante, llenando mes a mes con sus alegrías y tristezas las páginas de cada vez más medios impresos e incluso generando periódicos murales en los centros de trabajo de forma casi espontánea.

Fotografía de Max Alpert publicada en la revista USSR IN CONSTRUCTION (Moscú, 1931). | Foto: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

Las fotografías fueron, en resumen, congelando el tiempo hasta nuestros días, momento elegido por el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía para presentar la colección "Una luz dura, sin compasión. El movimiento de la fotografía obrera. 1926-1939".

Más de mil obras
Con sus puertas abiertas desde el pasado lunes 4 de abril, la exposición la componen más de un millar de obras, incluyendo fotos, algunos vídeos y múltiples ejemplares de revistas antiguas, que ofrecen un recorrido por países como Alemania, España o Estados Unidos, centrando su grueso en la Europa central y la búsqueda de esas imágenes ocultas sobre las clases menos pudientes que a principios del siglo XX la mayoría de gente ni siquiera se planteaba que existiesen.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Y es que, salvando las distancias, la fotografía obrera vive ahora un problema parecido al que sufrió en sus orígenes: ha sido ignorada, despreciada e incluso reprimida, restándole la importancia que tuvo no sólo en el aspecto social, sino en la propia historia de la fotografía.

Familia con niños en el patio posterior de una vivienda precaria. Imagen de Edith Tudor-Hart (Edimburgo, 1934). | Foto: Scottish National Portrait Gallery

Girando en torno a una temática prácticamente inédita en todo el mundo -sostienen los responsables del museo madrileño-, la exposición recurre mayoritariamente a imágenes de autores desconocidos, haciendo una reflexión implícita sobre las diferencias entre el valor de la fotografía de forma individual, que puede ser nulo, y su repercusión en conjunto, que puede llegar incluso a cambiar la sociedad.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Al menos en sus inicios, la fotografía obrera nunca tuvo un fin estético o artístico, sino un carácter revolucionario con el que se perseguía agitar a las masas. Por eso sus autores son mayoritariamente desconocidos, aunque en esta exposición también puedan verse obras de grandes fotógrafos como Capa o Modotti.

Foto: Hungarian Museum of Photography
Arriba: "Manos de un trabajador", de Ferenc Haar (1934). Debajo: imagen perteneciente a la serie "El cine viene al pueblo", de Eugen Heilig (1927). | Foto: Sorbisches Institut Bautzen / Sorbisches Kulturarchiv

La colección, que estará abierta hasta el próximo 22 de agosto en la tercera planta del edificio Sabatini, viene acompañada además de diversas actividades paralelas como coloquios, proyecciones de películas y visitas comentadas.

Fotógrafos obreros de Ámsterdam (1933, 1934). | Foto: Amsterdam City Archives

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar