• "Hay que trabajar de nueve a cinco para pagar el alquiler y de cinco a diez ...
  • "Si las grandes firmas abandonan la película es por su mala gestión, no ...
Entrevista
LUKAS DVORAK, FOTóGRAFO DE MODA

"Si me rasco, mis modelos también lo hacen"

 
27
NOV 2012

Lleva desde mediados de la década pasada generando contenido editorial y comercial con una alta carga erótica. Las imágenes de Lukas Dvorak, fotógrafo de moda, han ilustrado las páginas de Harper's Bazaar, Vanity Fair, Playboy y Marie Claire, entre otras publicaciones. Aprovechando su inminente visita a Madrid para impartir un taller de desnudo los días 1 y 2 de diciembre en la escuela Workshop Experience, hemos hablado con este autor nacido en Praga hace 30 años acerca de la supuesta superficialidad de la industria de la moda, de por qué los retratos en blanco y negro tienen tanta fuerza y de cómo un poco de pimienta roja le da más sabor a las cosas.

Antes de trabajar como fotógrafo de moda estuviste interesado en la pintura y la música. ¿Qué te convenció para decidirte por la fotografía como medio de expresión artística?

Sucedió sin que yo lo buscara. Un amigo mío me pidió que le hiciera la portada de un CD. Pensé que quería algún tipo de diseño gráfico, pero en realidad me pidió fotografías. Pese a que nunca antes había cogido una cámara, acepté el trabajo después de que mi amigo me dijera que confiaba en mi talento artístico.

Foto: Lukas Dvorak
De la obra de Dvorak llaman poderosamente la atención sus creativas fotos de desnudo femenino en blanco y negro. "A decir verdad empecé a hacer desnudos porque mi novia me pidió que le hiciera fotos", nos confiesa.

Así pues, pedí prestada una pequeña cámara digital de 1,3 megapíxeles y empezamos a disparar. Las imágenes terminaron publicándose en una revista local y yo me di cuenta de que había algo realmente interesante en la fotografía. Pedí a mis padres si podían darme dinero para una cámara y me compré una Olympus de 3 megapíxeles con la que empecé a capturar todo cuanto me rodeaba.

En tus trabajos predomina el blanco y negro. ¿Qué puedes contar con el blanco y negro que no puedas contar con el color?

La fotografía en blanco y negro tiene una gran ventaja: nos da una mayor profundidad a la hora de vislumbrar el carácter de la persona fotografiada. Los colores confunden nuestro cerebro porque se presentan como algo más complicado ante nuestros ojos. El blanco y negro nos permite concentrarnos en el personaje, y es por eso que los retratos tienen mayor intensidad.

Foto: Lukas Dvorak

Muchas de tus fotografías incluyen desnudo femenino. ¿Sigue siendo esta disciplina una provocación para llamar la atención del espectador?

Para mí el desnudo en las sesiones es algo de lo más normal. No lo hago porque quiera llamar la atención de nadie ni porque sea un tío raro que colecciona mujeres desnudas. A decir verdad empecé a hacer desnudos porque mi novia me pidió que le hiciera fotos, y vi que era una disciplina interesante, sobre todo por la personalidad de la mujer.

Las mujeres que deciden posar desnudas son distintas a las que no. Se ve en las imágenes. La mayoría han vivido buenas historias en su vida, y eso siempre es interesante de capturar. En la imagen están ellas, su vida, su carácter y sus sentimientos. Nada más. Eso es pureza humana. Es simple y bello. Mucha gente que quiere fotografiar chicas desnudas lo hace siguiendo el camino del sexo, y eso no es artístico. Hay que ver más allá y profundizar en la mente de la mujer.

Foto: Lukas Dvorak
Foto: Lukas Dvorak

Fumar no está tan de moda como hace unos años, pero muchas de tus modelos aparecen con un cigarrillo entre los dedos. ¿Es un fetichismo tuyo o un simple detalle para darle un toque sensual a la foto?

Una vez le di un cigarrillo a una de las modelos y pensé que la imagen en general ganaba. No sabría decir por qué. Desde entonces uso ese recurso. Es como añadirle un poco de pimienta roja a las patatas: saben mejor [ríe]

Foto: Lukas Dvorak

Has trabajado para publicaciones de primer nivel mundial. ¿Cómo se consiguen estos encargos y cómo es tu flujo de trabajo con clientes de este calibre?

Solía viajar muchísimo. Vivía en Milán y tenía un montón de agentes. Con el tiempo, si tienes paciencia, alcanzas tu meta. En cuanto a la forma de proceder, todo se basa en el tiempo. La mayor parte del mismo me la paso trabajando con una idea muy básica que voy cambiando durante la sesión. Normalmente tengo suerte, ya que nada sale como había planeado pero el resultado es bueno. Por eso siempre voy alterando las ideas.

Foto: Lukas Dvorak
Foto: Lukas Dvorak

¿Lo planificas todo antes de una sesión y diriges a la modelo hasta el más mínimo detalle o dejas que la improvisación también juegue su papel?

Lo dirijo absolutamente todo y no dejo que las modelos hagan de las suyas. Les digo a todos lo que tienen que hacer y que tienen que hacerlo a mi manera. A veces puede ser un proceso destructivo, pero funciona con mi forma de trabajar.

¿Existe algún aspecto que cuides por encima de cualquier otro como la luz, el escenario o el estilismo?

La luz es un aspecto primordial: sin buena luz no hay buenas fotos. Pero en la fotografía de moda todo tiene que estar perfecto, no puedes infravalorar nada. La precisión en todos los aspectos es lo que te llevará a la imagen perfecta.

Foto: Lukas Dvorak

¿Qué debe tener una imagen para que estés satisfecho y des el trabajo por terminado? ¿Te has encontrado ya con la foto perfecta?

Yo lo llamo orgasmo fotográfico. ¿Lo has sentido alguna vez? Es ese momento en el que tu cerebro reconoce esa imagen perfecta y sabes que puedes dejar tu cámara a un lado porque has dado con ella.

¿De dónde sacas la inspiración para crear tus imágenes?

De todo aquello que me rodea: tranvías, metros, cine, sueños... De todo y de todas partes.

Foto: Lukas Dvorak
Foto: Lukas Dvorak

¿Alguna técnica secreta que quieras compartir con nosotros?

Puedo hacer una especie de truco de kung-fu en las sesiones, pero es algo que lleva años de práctica [ríe]. Puedo llevar las cosas hasta el punto que las modelos siguen todos mis movimientos sin mediar palabra. Incluso si me rasco, ellas también lo hacen [vuelve a reír].

De todas maneras, es importante decirles a las modelos lo maravillosas que son, y tú tienes que ser fuerte. Tienes que demostrarles que eres un auténtico profesional y no despertar ninguna duda al respecto.

Foto: Lukas Dvorak

¿Qué papel juega el retoque digital en tu flujo de trabajo?

Ni te imaginas cuánto odio el retoque. De las fotografías en blanco y negro me encargo yo. Se requieren años para enseñar a tu cerebro a dar con el camino correcto. Y éste no se encuentra en el proceso, sino en el sentimiento de hacerlo a todas horas y del mismo modo. De las fotografías en color se encarga un estudio de retoque.

Hay quien afirma que en la fotografía de moda todo es superficial, que sólo es imagen y no hay mensaje ni contenido alguno.

Efectivamente, desde fuera puede parecer eso. La fotografía de moda es tan comercial como la fotografía de publicidad, aunque más complicada. Es una de las disciplinas fotográficas más duras. Hay un camino muy largo hasta las buenas revistas, muy poco dinero y muchísimo trabajo. Hay mensaje y contenido en este tipo de fotografía, pero sólo la gente de la industria de la moda lo entiende.

Foto: Lukas Dvorak

¿Qué equipo utilizas? ¿Eres de los que van siempre con una cámara encima?

No suelo llevar una cámara conmigo a todas horas porque trabajo muchísimo y a veces me apetece descansar. También hago mucha fotografía de deportes, y suelo trabajar con una Pentax 645D y una Nikon D800. Tengo estudio propio con todo el equipo necesario, y mi herramienta principal es mi agente: intento propagarme por todas partes.

En los últimos años se ha puesto de moda la modalidad de fotografía TFCD ("Time for CD"), según la cual fotógrafo y modelo trabajan juntos sin dinero de por medio, logrando los dos imágenes con las que ampliar sus respectivos porfolios. ¿Qué opinas sobre ello? ¿Deberían fotógrafo y modelo cobrar siempre por sus trabajos?

Yo también lo he hecho y creo que es una buena manera de que las dos partes consigan lo que quieren. Pero sólo cuando es necesario. De lo contrario, siempre cobro. Incluso cuando hago fotos gratis para mis amigos les cobro las horas de estudio, porque en el fondo estás invirtiendo tu tiempo y tu trabajo y tienes el derecho a recibir algo a cambio.

Foto: Lukas Dvorak
Foto: Lukas Dvorak

¿Qué debe hacer un fotógrafo de moda para tener éxito?

Sinceramente, no estoy tan metido en la industria de la moda, así que no soy un buen ejemplo. Normalmente tienes que conocer a la gente de la industria y estar en todas partes para conseguir trabajo. Yo no soy así. Me gusta hacer deporte e irme a las montañas a relajarme.

En mi caso, acabar donde estoy ha sido una combinación de viajar mucho, tener suerte, trabajar muy duro, ser amable y comportarme como es debido.

Foto: Lukas Dvorak

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar