• Doan Cong Tinh: "Me llevé la cámara a la guerra porque estaba enamorado ...
  • Txema Salvans: "Es naíf creer que tienes que pedir permiso para hacer la foto"
Con texto fotográfico

"Nos ven como enemigos" Luis Sevillano

90
Foto: Luis Sevillano (El País)
18
SEP 2014
Declaraciones obtenidas por Eduardo Parra

El Toro de la Vega. Una tradición que se remonta siglos atrás, y que como muchas otras tradiciones donde se juega –literalmente- con la vida de un animal, lleva años siendo cuestionada por la sociedad casi con tanta energía como es defendida por sus impulsores. Desde que el año pasado el fotógrafo Pedro Armestre fue corneado por un toro, la cobertura de este torneo se ha convertido -según reconoce Luis Sevillano- en motivo de preocupación. Esta imagen, una de las que pudo capturar el veterano fotógrafo este martes, se encaramó ayer hasta la portada de El País, periódico para el que trabaja.

Luis Sevillano

Mi jefe me comunicó la noche anterior que me tenía que ir a Tordesillas, y automáticamente empezó la preocupación. Después de lo que pasó el año anterior con Pedro [Armestre, gravemente herido por una cornada] y siendo la primera vez que iba, me empecé a poner nervioso.

Decidí contactar con gente. Pedro me dice que no va. Hablo con [José Luis] Roca [fotógrafo de El Periódico de Cataluña], y tampoco. Hasta que al final, al día siguiente, Fernando García Arévalo [reconocido como una eminencia fotográfica en lo que al Toro de la Vega se refiere], me confirma que sí va.

Salimos de Madrid sobre las siete de la mañana y llegamos a las nueve menos cuarto. Me presentan a Gerardo, el presidente del patronato de las fiestas del Toro de la Vega, para tratar de coger confianza. Yo tenía los nervios a flor de piel porque la prensa, para los defensores del Toro de la Vega, es el enemigo.

Según fuimos bajando hacia la zona donde se suelta el toro nos encontramos con los antitaurinos, que habían hecho una sentada a modo de protesta en la rotonda que da acceso a la vega. Ahí conseguí buenas imágenes porque la Guardia Civil se los llevaba de uno en uno entre insultos de algunos defensores de la fiesta, y era la primera vez que pasaba esto. Se retrasó el inicio de la suelta media hora. No había empezado la fiesta propiamente dicha y ya tenía buenas fotografías para mandar.

"Es un tema muy peligroso, y como fotoperiodista que soy no quiero posicionarme abiertamente sobre la polémica que levanta"

Cuando llegué a la zona de la lanzada hablé con los lanceros buscando un poco de confianza, porque ése es su terreno y te dicen dónde es mejor ponerse, por dónde puede venir el toro... Es muy importante antes de fotografiar tener la mejor relación posible con los fotografiados para que no te sientan como un extraño.

Cuando empezaron las primeras carreras sentía mi cuerpo lleno de adrenalina. Había mucha gente corriendo y no sabía dónde ponerme porque tenía en la mente la imagen de Perico [Pedro Armestre]. Es muy peligroso, el terreno es muy blando, el toro está suelto y está en su terreno. Y hay muchísima gente, miles de personas, y 400 caballos.

Siguiendo las indicaciones de Fernando García, había dejado la bolsa y el resto del equipo y llevaba encima solo la cámara con un 16-35 milímetros acoplado.

Cuando vi que el toro estaba ya lanceado, decidí que era menos peligroso y me dirigí al corro. Fui andando, haciendo fotos. El toro se sienta y logro esta imagen. Pero cada vez que hacía un amago de levantarse había una estampida general de caballos, la gente se caía y les pasaban por encima. Recordemos que hablamos de 20.000 personas.

Después hubo dos lanzadas más. Conseguí fotografiar una, pero pasó un caballo por delante. En ese momento, cuando muere el toro, la gente se echa encima para impedir que se fotografíe al toro muerto en el suelo y cuando le cortan el rabo, trofeo que luce el ganador en su lanza. Yo hice fotos cuando cogían al lancero en hombros, pero ahí ya empezaron a poner manos frente al objetivo y a decirme que no sacara fotos. Me justifiqué diciendo que solo quería hacérselas al ganador, y pude hacer alguna más.

Respecto a los lanceros, yo no temí por mi integridad en ningún momento, aunque por supuesto eso depende de la actitud que tengas. Si de repente se te ponen delante tres tíos y te dicen que no fotografíes, tú lo sientes pero no fotografías. No te vas a enfrentar a nadie.

Yo creo que ellos nos ven como enemigos porque nunca se ha ido a documentar la fiesta propiamente dicha, sino que se va porque hay una polémica. El mundo de la prensa es así: se va cuando hay polémica.

Es un tema muy peligroso, y como fotoperiodista que soy no quiero posicionarme abiertamente sobre la polémica que levanta, pero fotográficamente es muy apetecible.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Artículos relacionados (2)
OpiniónEnfoque diferencial
22 / SEP 2014
90
Comentarios
Cargando comentarios