• Samuel Aranda: "De repente apareció un chaval de diez años con cara de ...
  • Jorge París: "No podemos ni debemos olvidar lo ocurrido aquel jueves"
Con texto fotográfico

"En Japón las mujeres son pasteles de Navidad: pasados los 25 ningún hombre las quiere" Luca Pagliari

 
Foto: Luca Pagliari
4
MAR 2010
Declaraciones obtenidas por Núria Gras

La soledad es un tema que el fotógrafo italiano Luca Pagliari (1965) conoce bien y que está muy presente en su extensa obra personal. Gran observador y profundamente reflexivo, Luca ha desarrollado un extenso trabajo de investigación, en una línea fotográfica de pensamiento contemporáneo, que muestra los aspectos más sombríos de la sociedad nipona y le permite reflexionar sobre la soledad y el aislamiento.

Luca Pagliari

Mi trabajo 'Silent Cry' nació a partir de la observación de la sociedad japonesa, durante los diversos viajes que he realizado a ese país en los últimos diez años.

Las primeras imágenes que tomé fueron del aislamiento musical de la gente: en el metro, en la calle... Me preguntaba cómo percibían el mundo estas personas a través de la música que escuchaban.

Sin embargo, tras estas primeras tentativas sentí el impulso de acercarme más e intentar entender la causa de este aislamiento. Así descubrí a los 'hikikomori': la sociedad japonesa es muy competitiva y a los niños se les educa para ser los mejores; hay quienes no pueden soportar la presión y se encierran, en algunos casos durante años.

En Japón, a un hombre que se aísla se le considera un fracasado, una carga para la sociedad. Pero una mujer que se encierra, que no habla y se vuelve invisible encarna el ideal de mujer japonesa: callada y sumisa.

Ésta fue la razón por la que centré mi trabajo en el universo femenino, para hablar de la soledad y de este fenómeno que afecta a mas de un millón de personas en Japón, dando voz a unas mujeres que no la tienen, porque nadie considera que esto sea un problema.

El 'hikikomori' afecta a personas de entre 18 y 45 años, aunque cada vez se da en gente más joven. Los que deciden encerrarse llegan a una especie de abismo. Los que consiguen saltarlo siguen adelante con sus vidas, aunque se enfrentan a otro gran problema social que tiene el país: un altísimo índice de suicidios.

Los 'hikikomori' no consiguen salvar ese obstáculo y se encierran."

Foto: Luca Pagliari

Sobre esta foto: "Se llama Toshiko y es un verdadero encanto. Pasa de los 30 y está soltera. No está bien visto que los hombres se casen con mujeres de más de treinta, y el límite está bajando. Las mujeres ahora son 'pasteles de Navidad': pasados los 25 ningún hombre las quiere, incluso los hombres mayores salen con chicas de veinte años. En Japón, un hombre tiene el deber de casarse con una mujer joven y tener hijos, Pasados unos años se divorciará o se buscará una amante."

Foto: Luca Pagliari

Sobre esta foto: "Megumi lleva gafas desde los cinco años, pero no tiene ningún problema de visión. La razón se la dio a su madre cuando le pidió que le comprara unas gafas: 'Sin gafas me muero."

En una sociedad tan competitiva y estricta, una característica diferencial, como por ejemplo ser cinco centímetros más alto que el resto, puede ser suficiente para ser rechazado y discriminado. Los niños desarrollan pronto esta capacidad de rechazar al que es diferente, a veces por algo tan banal como venir de otra ciudad.

A la mayoría de estas jóvenes, mi trabajo les ha ofrecido la oportunidad de hablar con alguien que las escucha y que no las juzga, les ha servido para salir de su aislamiento y empezar su proceso de recuperación.

Megumi ha sido la única mujer que, tras hablar conmigo y posar para el trabajo, no ha mejorado en su situación de aislamiento.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar