• Joan Fontcuberta: "La fotografía no siempre es un fiel testimonio de la ...
  • Javier Sánchez: "Es una imagen especial porque estos glaciares ...
Con texto fotográfico

"Me llevó al lugar donde fue atacada por el cocodrilo" Lourdes Segade

 
Foto: Lourdes Segade
22
ENE 2009
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

A punto de cumplir los 32 años, Lourdes Segade lleva casi una década metida en el mundo de la fotografía. Su obra se centra en el fotoperiodismo, con reportajes como los realizados sobre las consecuencias del desastre de Chernóbil o sobre la problemática del agua en Malawi. Colabora con publicaciones como The New York Times, Chicago Tribune o Herald Tribune, y sus reportajes se han visto además en Le Figaró y en el Magazine de La Vanguardia.

Lourdes Segade

En marzo de 2008 hice un reportaje, cooperando con la ONG británica Water Aid, sobre los ataques por cocodrilo que sufren las mujeres que van a buscar agua al río Shire, el más largo y caudaloso de Malawi. Esta actividad es, quizá, la más común entre las mujeres de todo el África rural.

Un día, de madrugada, el guía de la ONG me llevó a ver a Agnes Wilson, la mujer que aparece en la fotografía. Agnes no recuerda con certeza su edad, situada entre los 40 ó 50 años, pero sí recuerda el día en que le atacó un cocodrilo y le deformó la mano, en 1999.

Desde entonces, no había vuelto a buscar agua al río y la obtiene de un pequeño agujero que hay a 1,5 kilómetros de su casa. Cada día realiza esta operación al menos tres veces, lo que suma un mínimo de 9 kilómetros de caminata, la mitad de ellos cargada con el agua.

Esta fotografía la realicé al rato de conocerla, poco después del alba, cuando la acompañé a buscar agua, que es lo primero que hace cada mañana cuando se levanta. Me llamó mucho la atención la forma en que cogía el cubo, sin tener que hacer ningún esfuerzo, debido a la deformación que le quedó en la mano tras el ataque del reptil.

La foto la hice sobre la marcha, mientras ella me guiaba hacia el pequeño pozo. Agnes fue una mujer muy generosa, y pese al miedo que tenía, me llevó al lugar donde fue atacada por el cocodrilo.

En la zona de Chinduzi, donde realicé el reportaje, la población depende mucho del río y vive de la pesca y el transporte fluvial, principalmente. El río es también el lugar de recreo de los más jóvenes.

En la época seca, cuando escasea el alimento, los ataques a personas son más frecuentes, y como son las mujeres las encargadas de ir a recoger agua, son ellas las más afectadas. En 2006 se registraron diez ataques tan sólo en una pequeña zona de una de las márgenes del río. Muchas ya no vuelven y tienen que recoger agua en pozos o fuentes.

Water Aid ha trabajado duro, instalando un sistema de recogida de agua de las montañas. El problema está en que tan sólo existen 34 grifos en la zona para una población de 20.000 habitantes. Además, el mantenimiento es difícil y caro, y en el tiempo que estuve allí, de los cinco o seis surtidores que visité, ninguno funcionaba.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar