• Panasonic Viera TX-L42E30: análisis
  • Sony A77: primeras impresiones y muestras
Prueba de producto
TECLADO BLUETOOTH PARA EL IPAD

Logitech Tablet Keyboard: análisis

1
18
AGO 2011

Un precio ajustado y un práctico pedestal que también sirve de funda de transporte. Son los dos rasgos de los que más puede presumir el Logitech Tablet Keyboard frente a otros teclados inalámbricos para tablets. En España, eso sí, de momento sólo está disponible la versión compatible con el iPad, si bien Logitech tiene planes de lanzar también un modelo pensado para tablets con Android. El precio es el mismo en ambos casos: 60 euros.

Teniendo en cuenta que los tablets están rivalizando con los netbooks en particular y con los ordenadores portátiles en general, puede resultar paradójico que el propietario de un iPad o un modelo con Android Honeycomb acabe comprándose un accesorio que le permita mecanografiar olvidándose de los habitualmente engorrosos teclados de las pantallas táctiles. Pero, según Logitech, la demanda existe y no es ni mucho menos minoritaria.

Logitech Tablet Keyboard
Logitech Tablet Keyboard
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con la vista puesta en este tipo de compradores, la firma suiza lanzó recientemente en España una gama de complementos entre los que se incluye este Logitech Tablet Keyboard. Aunque esté pensado como teclado con el que viajar, también puede ser útil en el ámbito doméstico, que no en vano marca el contexto habitual de uso de los tablets, según numerosos estudios.

Funda-pedestal

Antes de adentrarnos en las virtudes del Logitech Tablet Keyboard como accesorio para mecanografiar, conviene detenerse en el trozo de plástico negro plegable que viene incluido en la caja del producto. A primera vista parece una sencilla funda de transporte para el teclado dotada de cierre magnético, pero cuando observamos su interior (rematado con un acabado azul ligeramente rugoso), nos percatamos de que es algo más.

Logitech Tablet Keyboard
Logitech Tablet Keyboard
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Logitech Tablet Keyboard
Logitech Tablet Keyboard
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a ser la mayor singularidad del accesorio, no deja de resultar una idea tremendamente sencilla a la vez que práctica: el interior de la funda incluye una plataforma también plegable que, una vez levantada y acoplada al conjunto, permite crear un improvisado pedestal de perfil triangular, con su correspondiente saliente inferior para que apoyemos el tablet.

Logitech Tablet Keyboard
Logitech Tablet Keyboard
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Logitech Tablet Keyboard
Logitech Tablet Keyboard
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La estabilidad del soporte es bastante buena, aunque la parte inferior, que dispone de una lengüeta desplegable para modificar a gusto del consumidor la inclinación con la que descansa el tablet, sólo admite dos posiciones fijas.

Logitech Tablet Keyboard
Logitech Tablet Keyboard
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Logitech Tablet Keyboard
Logitech Tablet Keyboard
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Es decir, se puede dejar desplegada en un término medio, pero en estos casos es probable que el peso del tablet acabe por estirar completamente la extensión de esta pequeña bandeja.

Logitech Tablet Keyboard
Logitech Tablet Keyboard
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por otra parte, el tablet reposa en la bandeja sin ningún acople. Simplemente, su parte inferior (o lateral, pues todo depende de si lo colocamos en posición vertical o apaisada) se apoya contra una pequeña barrera de apenas un centímetro de elevación.

Logitech Tablet Keyboard
Logitech Tablet Keyboard
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Siendo quisquillosos, la principal pega que podemos ponerle al pedestal la encontramos en su función como funda de transporte, ya que cuando guardamos dentro de ella el teclado, la parte trasera de éste queda ligeramente descubierta.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Por supuesto, podemos colocar el iPad en posición horizontal para ver películas usando la funda del Logitech Tablet Keyboard como peana.

Por otro lado, no estamos exactamente ante una funda, sino más bien ante una cubierta deslizante. Y es que para sacar el teclado no hay más que tirar de éste hacia arriba. Para evitar problemas, basta con tomar unas sencillas precauciones, como ejercer un poco de presión con los dedos cuando sostenemos el conjunto con el teclado orientado hacia abajo.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La parte externa de la funda del Logitech Tablet Keyboard cuenta con una incisión para hacer espacio a los salientes de la lengüeta.

De todas formas, lo cierto es que el teclado se puede llevar perfectamente en una mochila sin funda alguna. De hecho, los propietarios de un iPad 2 que tengan una Smart Cover es posible que acaben usando esta última como pedestal, renunciando a la funda del Logitech Tablet Keyboard cuando tengan que llevarlo encima.

Logitech Tablet Keyboard
Logitech Tablet Keyboard
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Otro motivo que refuerza esta tesis es el peso. Si bien los aproximadamente 400 gramos que pesa el teclado están en la línea de lo que se estila en este tipo de accesorios, al sumarle la funda nos vamos ya por encima del medio kilo. Tampoco es que nos vayamos a deslomar por ello, pero no está de más señalarlo de cara a quienes busquen un teclado lo más ligero posible.

Emparejamiento sencillo pero no universal

Al recurrir al Bluetooth como sistema de emparejamiento, usar el Logitech Tablet Keyboard requiere activar esta conexión en el tablet, esperar a que éste localice el teclado e introducir una clave numérica que aparece en la misma pantalla. El proceso es rápido y se completa sin incidencias, aunque conviene recordar que no vamos a poder conectar de esta forma cualquier tablet.

Por si la apostilla "For iPad" que aparece impresa en la caja de la unidad que hemos podido probar no era suficientemente reveladora, hemos intentado emparejar el Logitech Tablet Keyboard con varios tablets con Android (tanto modelos basados en Honeycomb como otros que se quedan con versiones como la 2.2, alias Froyo), obteniendo siempre el mismo resultado: el teclado no llega nunca a aparecer en la lista de dispositivos Bluetooth al alcance.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apenas hay que invertir un minuto para emparejar por Bluetooth el Logitech Tablet Keyboard con el iPad.

Es una lástima que el accesorio no sea -por así decirlo- universal, ya que entonces podríamos mantener el teclado en los hipotéticos casos de que cambiásemos de tablet o tuviésemos varios en casa. Pero no, de momento hay que conformarse con las dos versiones distintas del Logitech Tablet Keyboard: una para el iPad y otra para Android (aunque recordamos que esta última no está aún disponible en España).

Para ser precisos, conviene destacar que la unidad que hemos analizado no es compatible sólo con las distintas versiones y generaciones del iPad, sino con dispositivos basados en iOS. En otras palabras: aunque pueda ser algo absurdo, también podemos emparejar el teclado con un iPhone o un iPod touch.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
En la esquina superior derecha del Logitech Tablet Keyboard encontramos un control para activar y desactivar el Bluetooth y un par de indicadores que se iluminan cuando al encender el teclado para informar del estado de la conexión y la carga de las pilas.

Como todo accesorio Bluetooth que se precie, el teclado puede funcionar desde un máximo de 10 metros de distancia del dispositivo al que se haya conectado. Y si bien su emparejamiento hace que el teclado virtual deje de aparecer en la pantalla del iPad, esto es algo que se puede cancelar recurriendo a una de las teclas especiales situadas en la fila superior.

Teclas alternativas a la pantalla táctil

Uno puede usar perfectamente el Logitech Tablet Keyboard sólo para escribir y controlar el resto de funciones del iPad con su pantalla táctil. Pero este accesorio incluye varias teclas con las que moverse por la interfaz de iOS sin tener que despegar los dedos del teclado, algo que supone un plus de comodidad.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Algunas teclas numéricas también sirven para lanzar una secuencia de las imágenes guardadas en el iPad (caso del 5) o convocar el teclado QWERTY virtual en pantalla (función atribuida a la tecla que contiene el número 6).

La mayoría de estas teclas se sitúan en la fila superior, están decoradas con sencillos iconos azules y activan sus funciones especiales al ser pulsadas junto a la tecla "fn", cuyo rótulo está teñido del mismo color. Así, uno puede controlar la reproducción multimedia, el volumen y hasta encender y apagar la pantalla del iPad sin llegar a poner un dedo sobre ésta.

Además, hay otras dos teclas que no requieren presionar "fn", sino que directamente devuelven la interfaz de iOS a su escritorio principal o lanzan la llamada búsqueda Spotlight, encargada de rastrear palabras clave no sólo en Internet, sino también entre las aplicaciones instaladas en el dispositivo y sus propios contenidos.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La tecla de la esquina superior izquierda nos devuelve al escritorio principal y lanza la búsqueda dentro del iPad con una segunda pulsación (aunque esto último se puede hacer directamente pulsando otra tecla decorada con el icono de una lupa.

Se trata de teclas bastante habituales en los teclados externos para el iPad. También vienen incluidas en la versión para Android del Logitech Tablet Keyboard y su funcionamiento debería ser igualmente satisfactorio, aunque como ya hemos explicado anteriormente esto es algo que no hemos podido comprobar en persona.

Escribiendo que es gerundio

La diferencia es muy sutil, pero los casi 29 centímetros de anchura del Logitech Tablet Keyboard (aproximadamente 1 centímetro más que en el caso del teclado inalámbrico de la propia Apple) le permiten montar teclas de tamaño ligeramente superior a las que llevan otros teclados.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Ni que decir tiene que la versión española del Logitech Tablet Keyboard cuenta con una tecla para la letra eñe.

Además, están presentes todas las teclas que se pueden esperar en un teclado QWERTY portátil (es decir, renunciando a elementos de teclados de escritorio como la sección lateral numérica), vienen convenientemente separadas entre sí y tienen un recorrido de presión bastante aceptable.

Logitech Tablet Keyboard
Logitech Tablet Keyboard
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como resultado, mecanografiar con él es bastante cómodo incluso a altas velocidades de escritura, y apenas se producen errores tras un breve periodo de adaptación. Además, la forma curvada de la parte trasera hace que las teclas reposen con una sutil inclinación, respetándose así los cánones habituales de ergonomía.

Logitech Tablet Keyboard
Logitech Tablet Keyboard
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Una vez que abrimos una aplicación (ya sea un procesador de textos, un navegador web o cualquier otro programa), se mantienen casi todas las funciones habituales en el teclado de un ordenador de sobremesa. Por ejemplo, con el tabulador podemos movernos a saltos entre campos a rellenar, como los formularios web o las cajetillas para introducir nombre de usuario y contraseña en las aplicaciones de Facebook o YouTube.

Logitech Tablet Keyboard
Logitech Tablet Keyboard
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Logitech Tablet Keyboard
Logitech Tablet Keyboard
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por supuesto, también se puede seleccionar texto manteniendo pulsada la tecla "shift" y usando la flechas direccionales para abarcar los caracteres deseados. De cara a los no iniciados en el mundo Mac, eso sí, conviene aclara que para copiar, cortar y pegar texto el procedimiento es igual que en Windows, con la peculiaridad de que no se usa "ctrl", sino alguna de las dos teclas "cmd" que flanquean a la barra espaciadora.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sólo en el caso de las fleches direccionales hemos encontrado alguna limitacion importante respecto a lo habitual en teclados de ordenador.

Por desgracia, hay un pequeño detalle que Logitech no ha terminado de resolver: no podemos usar las flechas direccionales para movernos entre resultados sugeridos, como los que aparecen mientras escribimos una URL en la barra de direcciones de Safari. Puede parecer una tontería, pero hubiese estado bastante bien no tener que despegar las manos del teclado para abrir alguna de estas sugerencias del historial de páginas visitadas.

El debate de las pilas

Aunque sea la solución habitual en la mayoría de teclados portátiles e inalámbricos, a los menos doctos en la materia les puede sorprender que el Logitech Tablet Keyboard no use una batería recargable, sino cuatro pilas de tipo AAA (el fabricante, por cierto, tiene el buen detalle de incluir cuatro pilas alcalinas ya insertadas en el producto).

En este sentido, conviene destacar que incluso con un uso bastante habitual este tipo de baterías proporcionan una autonomía de varias semanas e incluso meses. Es cierto que con un ratón inalámbrico uno puede "fundirse" las pilas en unos días, pero en el caso de los teclados se puede estar relativamente tranquilo al respecto. Y quien no quiera andar comprando nuevas pilas periódicamente, siempre puede hacerse con unas recargables.

Logitech Tablet Keyboard
Logitech Tablet Keyboard
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cualquier caso, el principal afectado en términos de autonomía no es el teclado sino el propio tablet, obligado a tener la conexión Bluetooth activa para poder relacionarse con el accesorio. Así pues, e independientemente del debate sobre las pilas, ¿no hubiese sido mejor optar por un conector pensado para la ranura inferior de 30 pines del iPad en lugar de la citada conexión inalámbrica?

Sobre el papel, sí. Pero esto imposibilitaría opciones como colocar el tablet de Apple en posición apaisada mientras escribimos o separarlo del teclado a nuestro libre albedrío. Y si bien modelos como el iPad Keyboard Dock pueden recargar la batería del tablet de Apple, también es cierto que para ello necesitan tener cerca un enchufe al que conectar su fuente de alimentación.

Compitiendo por precio

Si nos ceñimos a la versión destinada al iPad, lo cierto es que el Logitech Tablet Keyboard basa parte de su atractivo en su precio de 60 euros, ligeramente inferior a los 70 euros que cuestan los teclados oficiales de Apple. En comparación, el modelo de Logitech aporta básicamente las mismas ventajas, pero renunciando a pequeños lujos como el acabado de aluminio.

Una lectura similar puede hacerse de la edición para tablets con Android. Modelos como el Asus Eee Pad Transformer tienen sus propios teclados marca de la casa capaces de cargar la batería del tablet incluso sin estar conectados a la red eléctrica, pero su precio se eleva ya a los 100 euros.

Logitech Tablet Keyboard
Logitech Tablet Keyboard
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Independientemente de la plataforma en la que esté basado el tablet al que se conecte, eso sí, quizás el Logitech Tablet Keyboard sea más conveniente en el caso de que necesitemos usarlo habitualmente en nuestros desplazamientos. Si sólo vamos a mecanografiar en casa, pueden resultar más interesantes otros teclados capaces de realizar labores de recarga y que incluso disponen de conectores de audio para agregar unos altavoces al conjunto.

¿Y qué hay de otros teclados también bastante portátiles pero que además sirven como funda protectora para el tablet? Pues tres cuartos de lo mismo: suelen ser accesorios más caros. La propia Logitech, sin ir más lejos, también comercializa un modelo capaz de proteger la pantalla del iPad 2, pero cuyo precio asciende a 100 euros.

Logitech Tablet Keyboard
Logitech Tablet Keyboard
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si a este ajustado precio le añadimos el detalle de la funda-pedestal, el resultado final se traduce en un teclado autosuficiente y que cumple su labor a la perfección sin requerir de un desembolso excesivo. Aunque sea un tópico ya bastante manido, todo depende del presupuesto con el que contemos, el contexto de uso que pretendamos darle al teclado y el tipo de accesorios que ya le hayamos comprado a nuestro tablet.

1
Comentarios
Cargando comentarios