COMPARTIR
  • Pentax 645D: primeras muestras
  • Panasonic Lumix DMC-GF2: bajo la lupa
ANDROID DE ANDAR POR CASA

LG Optimus One P500: análisis  

1
NOV 2010

No es un smartphone para tirar cohetes, pero cumple a la perfección su objetivo: proporcionar una buena experiencia de usuario dentro de un formato contenido y con una pantalla de 3,2 pulgadas. LG se ha quedado algo corta en aspectos como la cámara, pero el procesador a 600 MHz y los 512 MB de RAM del Optimus One son más que suficientes para mover Android 2.2 con soltura, exceptuando el cacareado -pero ausente en este caso- soporte para Flash 10.1.

Lejos quedan ya -en sentido figurado- los primeros teléfonos de LG basados en versiones tempranas de Android (la 1.5 en el GW620 y la 1.6 en el GT540). Con el nuevo Optimus One P500, la compañía asiática se abona a Froyo (versión 2.2 del sistema operativo de Google) y realiza una apuesta mejor preparada para los tiempos que corren, aunque sin dejar de ser un equipo de gama media.

LG Optimus One P500
LG Optimus One P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con el flamante Optimus 7 E900 cubriendo la parte alta del mercado, "pequeños" androides como este Optimus One (o el aún no disponible Optimus Chic E720) se centran en un público más amplio. Una receta más asequible y que trae casi todas las ventajas inherentes a Android 2.2, cuya interfaz ha sido matizada por LG con leves retoques.

Un teléfono discreto
El diseño del Optimus One no sirve para atraer miradas. Y sus medidas de 113,5 x 59 x 13,3 mm, con 129 gramos de peso, refuerzan ese carácter de equipo que pasa visualmente desapercibido.

LG Optimus One P500
LG Optimus One P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
LG Optimus One P500
LG Optimus One P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Su detalle más destacable está en la fila de aspecto metálico que recorre todo el perímetro del terminal, sirviendo como fondo para sus conectores y controles físicos.

LG Optimus One P500
LG Optimus One P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Elementos como el control de volumen (arriba), la salida de auriculares de 3,5 milímetros o el botón de encendido y apagado se integran en la veta plateada que rodea la carcasa del Optimus One.

La tapa trasera tiene un tacto agradable y se retira y recoloca con suma facilidad. No sucede lo mismo con la batería, quizás algo desproporcionada teniendo en cuenta el tamaño del Optimus One y colocada en su hueco aprovechando el espacio al máximo.

LG Optimus One P500
LG Optimus One P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
LG Optimus One P500
LG Optimus One P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Los logotipos de Google y Movistar, que distribuirá en exclusiva el LG Optimus One hasta después de Navidad, conviven en la cara trasera del teléfono junto a la cámara.

Debajo de ella está el compartimento para la SIM, mientras que la tarjeta microSD dispone de su propio espacio, compuerta de metal incluida, justo al lado de la cámara.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La caja del producto incluye una tarjeta de 2 GB, cubriendo así una cuota mínimamente exigible de los 32 GB que acepta la ranura.
A los pies de la pantalla hay tres botones, sólo que el de en medio integra dos iconos distintos en cada extremo (el clásico Home y una flecha de vuelta atrás). Los dos laterales sirven para desplegar menús adicionales y lanzar la búsqueda contextual.

LG Optimus One P500
LG Optimus One P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En la imagen superior también podemos ver el puerto micro-USB del teléfono, que sirve tanto para recargar la batería como para conectarlo a un ordenador. Aunque ya no sea una novedad, no está de más destacar que el mismo cable USB suministrado sirve como nexo con el cargador de pared.

Froyo comprimido
La de Android 2.2 es una interfaz que gana mucho en pantallas grandes, y con las 3,2 pulgadas de diagonal del Optimus One quizás quede un poco encorsetada. El panel dispone, eso sí, de una resolución de 320 x 480 píxeles superior a la de otros terminales de porte similar (véase HTC Wildfire) y una tecnología táctil capacitiva implementada sin muchos peros.

LG Optimus One P500
LG Optimus One P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La pantalla del Optimus ofrece las condiciones de brillo, contraste y visibilidad típicas en cualquier panel TFT.

Tanto las transiciones laterales y verticales como el arrastre de elementos se ejecutan con soltura, si bien hay retrasos ocasionales al aplicar el zoom multitáctil, donde nos encontramos además con algún error esporádico al interpretar los puntos de apoyo de los dedos.. En el teclado QWERTY virtual el problema no es la sensibilidad sino el tamaño, que nos obliga a moderar la velocidad a la hora de escribir.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El teclado QWERTY virtual sigue teniendo algunos de los defectos habituales en los teléfonos con Android: no lleva tecla principal para la eñe y no se puede apaisar en apartados como la introducción de contraseñas.

Pero volviendo a la interfaz, lo cierto es que LG ha matizado el estilo gráfico de Google con aportaciones muy sutiles. En la zona inferior de la pantalla, por ejemplo, tenemos cinco iconos fijos para acceder a funciones básicas, sirviendo el de en medio para entrar a la lista de aplicaciones ordenado, como siempre, en cuadrícula.

Precisamente aquí encontramos otra de las aportaciones que la firma coreana ha hecho a la interfaz nativa de Android: la posibilidad agrupar las aplicaciones en categorías creadas por el usuario. El terminal ya se encarga de agrupar juegos y descargas en dos categorías que vienen al final de la lista.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Así se crea una categoría de aplicaciones en el LG Optimus One.

Lástima que las nuevas categorías sólo se añadan desde arriba y no se puedan cambiar de sitio. También ayudaría una forma más ágil de traspasar los iconos de una categoría a otra, ya que en algunos casos tendremos que recorrer todo el scroll vertical de la lista manteniendo el dedo pulsado sobre la pantalla, un proceso que puede llegar a tomar hasta diez segundos.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Para mover aplicaciones de una categoría a otra hay que elegir la opción Mover elementos, o de lo contrario las aplicaciones se traspasan a las pantallas principales de Android (si hay espacio en ellas).

Los mismos gestos (la pulsación prolongada sobre un icono y el arrastre de éste) se usan como siempre en las pantallas principales, que son cinco. Cada una dispone de 16 celdas por las que repartir accesos directos y widgets, con una lista de 22 distintos en este último caso, incluyendo algunos dedicados a Facebook, Twitter y YouTube, entre otros.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Varias pantallas principales del Optimus One, incluyendo el icono de Facebook en pleno proceso de traslado (esquina inferior izquierda) y el listado de widgets disponibles (esquina inferior derecha).

Se mantiene también la pestaña de notificaciones, en la que LG integra una fila superior de controles de activación y desactivación para las conexiones inalámbricas, la vibración y el sonido. La mayoría de las notificaciones aparecen también en la pantalla de bloqueo, aunque en esta ocasión no se proporcionan controles directos para la reproducción musical.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
La pantalla de bloqueo (izquierda) y la pestaña de notificaciones.

Los menús contextuales aparecen pulsando la tecla que está más a la izquierda de la fila situada debajo de la pantalla, mientras que la de la derecha (decorada con una lupa) lanza búsquedas también contextuales. Como es habitual en Android, la búsqueda es global si se hace desde alguna de las pantallas de inicio, mezclando contactos, aplicaciones o música en las sugerencias que van apareciendo antes de buscar las palabras en Google.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Menús y controles contextuales en una pantalla de inicio (izquierda) y dentro de la aplicación de Gmail.

Las búsquedas, por cierto, también pueden hacerse a viva voz usando el ya clásico sistema de reconocimiento de Google, ya sea pulsando en el icono con forma de micrófono del navegador web, del widget de búsqueda, de su propia aplicación autónoma o incluso dentro del navegador GPS de Google Maps. La tecla Home, por su parte, muestra con una pulsación prolongada el historial de las últimas aplicaciones abiertas.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
El historial de aplicaciones abiertas (izquierda) y la búsqueda por voz en pleno proceso de interpretación de nuestras palabras.

Volviendo a las aportaciones de LG, encontramos algunas aplicaciones que se suministran de serie como LG Buenos Días! (un recordatorio diario de eventos y citas) o un despertador Zen que combina música e imágenes relajantes. Su utilidad real dependerá del usuario, pero quizás resulten mucho más interesantes otros puntos del software directamente suministrado por Google, como la marcación de elementos.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Aplicaciones como la de Gmail (izquierda) o la galería de imágenes tienen la posibilidad de marcar varios elementos a la vez de forma bastante sencilla.

¿Y qué hay de la fluidez gráfica y de la soltura del Optimus One para cargar aplicaciones? Pues los resultados, sin perder nunca de vista que se trata de un terminal de gama media, son satisfactorios. El procesador a 600 MHz y los 512 MB de RAM se bastan para que no haya ralentizaciones apreciables excepto en contadas ocasiones.

Por ejemplo, en los fondos animados de Android. Su uso trae consigo una sutil pérdida de velocidad en la interfaz gráfica y algunos, como el que destacamos en el vídeo, no son resueltos con demasiada soltura. Con todo, se pueden usar de forma no excesivamente traumática, y al menos LG no los retira directamente de las opciones de personalización, como hace HTC en el citado Wildfire o en el Legend.

Lástima lo del Flash
Android 2.2 permite la implementación del soporte para Flash 10.1. Siempre y cuando, como explica la propia Adobe, el terminal cumpla unos requerimientos mínimos. El caso es que el Optimus One no los alcanza debido a limitaciones del procesador, y por tanto es incapaz de reproducir este tipo de contenidos de forma directa.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Esto es lo que sucede al intentar reproducir un vídeo propio de QUESABESDE.COM (el plugin necesario se niega a descargase y el reproductor de Adobe Flash 10.1 no está disponible en Android Market para el Optimus One).

Los vídeos incrustados de YouTube, eso sí, se reproducen en una ventana aparte, pero no deja de ser una oportunidad perdida teniendo en cuenta las posibilidades que brinda la última versión estable del sistema operativo de Google en esta materia. Aparte de esto, el navegador web del Optimus One ofrece un rendimiento acorde a la franja del mercado en la que se mueve.

LG Optimus One P500
LG Optimus One P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Esto se traduce en un renderizado correcto pero con unos tiempos de carga y scroll que van a veces a tirones. El zoom multigestual tampoco es lo más preciso -sobre todo a la hora de elegir un nivel intermedio- y no reajusta automáticamente la anchura de los párrafos, pero como ya vimos en el Samsung Galaxy S sólo hay que hacer una doble pulsación sobre la pantalla después de haber acercado el punto de vista a nuestro gusto.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
La portada de QUESABESDE.COM vista con distintos niveles de zoom y, en la captura inferior, en posición apaisada.

El dispositivo se conecta a Internet tanto por HSDPA (a 7.2 Mbps) como por Wi-Fi (802.11 b/g), con la posibilidad de combinar ambas para compartir su conexión de datos con hasta cinco equipos distintos. Hablamos del tethering o anclaje de red que, como el soporte para Flash al que este Optimus One renuncia, también figura entre las mejoras de Android 2.2.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
El navegador web del Optimus One incluye prestaciones habituales como la apertura de páginas en distintas ventanas (izquierda) o la selección y copiado de texto.

El correo electrónico es tan fácil de configurar como siempre, con la posibilidad de optar entre una aplicación propia para Gmail (que siempre actualiza la bandeja de entrada de forma constante) y otra más genérica denominada Correo electrónico (que incluye un apartado para Microsoft Exchange y otro denominado "Otros", destinado a los webmails más populares).

LG Optimus One P500
LG Optimus One P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Los contactos de correo se pueden enlazar manualmente en la agenda telefónica, y lo mismo para las redes sociales. Además de Facebook y Twitter, que cuentan con sus propios widgets de escritorio, también podemos conseguir algunas aplicaciones más de este tipo dándonos un paseo por Android Market, que según sus desarrolladores acaba de superar la barrera de las 100.000 descargas disponibles.

LG Optimus One P500
LG Optimus One P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Para ordenar un poco la gran variedad del catálogo de Google, LG se encarga de recomendar aplicaciones sólo gratuitas a través de App Advisor, que es otra de las aportaciones propias que la firma incluye en el Optimus One. No es que sea gran cosa, pero al menos las recomendaciones están orientadas en función de nuestra procedencia geográfica.

Conviene recordar que Android 2.2 permite instalar las aplicaciones en la tarjeta de memoria microSD, por lo que no comprometeremos así el poco espacio de la memoria interna del equipo (la cual es de hecho algo inaccesible, ya que ni siquiera aparece en el ordenador cuando conectamos el terminal por USB).

LG Optimus One P500
LG Optimus One P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
LG Optimus One P500
LG Optimus One P500
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

En las aplicaciones suministradas, encontramos el clásico kit de supervivencia para leer documentos ofimáticos (la suite ThinkFree Office) y el estupendo navegador GPS de Google Maps, que a sus rutas guiadas paso a paso y con instrucciones de voz ahora suma también trayectos pensados para peatones, sin olvidarnos de otras prestaciones tan útiles como la búsqueda de destinos por voz.

DivX y poco más
La compatibilidad con vídeos codificados en DivX es sin duda el mejor punto del equipamiento multimedia del Optimus One, en el que también encontramos un sintonizador de radio FM y un reproductor musical bastante apañado. Los auriculares suministrados son algo simplones, aunque siempre está la opción de optar por unos inalámbricos y emparejarlos por Bluetooth.

LG Optimus One P500
LG Optimus One P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
LG Optimus One P500
LG Optimus One P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El terminal flojea sobre todo en la cámara. Equipada con un sensor de 3,2 megapíxeles y una pobre grabación de vídeo a 640 x 480 píxeles y 15 fotogramas por segundo, consigue una calidad muy básica y es prácticamente inútil en ambientes poco iluminados, para los que ni siquiera cuenta con la ayuda de flash.

3.2 MP
Las capturas se han realizado con un LG Optimus One P500
las capturas se han realizado con un lg optimus one p500
las capturas se han realizado con un lg optimus one p500
las capturas se han realizado con un lg optimus one p500
Tampoco se le puede pedir demasiado al terminal en materia de videojuegos, aunque hemos comprobado que mueve con relativa soltura algunos títulos 3D de simulación de vuelo. Sólo hay que procurar calibrar bien el acelerómetro antes de iniciar una partida, ya que éste tiende por defecto a orientar la dirección del avión o la nave que pilotemos demasiado hacia arriba.
La autonomía de siempre
Como solemos hacer en nuestros análisis, primero hemos probado a someter la batería de 1500 mAh del Optimus One a un uso exageradamente intensivo: con el 3G, el Wi-Fi y el GPS siempre activos, el brillo de pantalla al máximo y sendas cuentas de Gmail y Facebook actualizándose constantemente, el terminal ha sobrevivido sin necesidad de recarga durante unas 20 horas.

Sólo desconectando el Wi-Fi supera sin problemas las 30 horas, mientras que para llegar a las dos jornadas completas de trabajo hay que sacrificar también el GPS y reducir el brillo de pantalla al 50%. Todo esto, por supuesto, manteniendo un volumen cotidiano de llamadas de voz, en las que este Optimus One se comporta de forma satisfactoria.

LG Optimus One P500
LG Optimus One P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Esperábamos algo más, y más teniendo en cuenta los resultados que conseguimos con un terminal de pantalla sensiblemente más grande como el Optimus 7. En cualquier caso, no dejan de ser marcas acordes con lo esperable en un smartphone.

Android para bolsillos pequeños
El Optimus One es un smarpthone de diseño discreto y muy cómodo de llevar en el bolsillo, sin renunciar por ello a un sistema operativo Android 2.2 que, exceptuando ausencias como la del soporte para Flash, se ha implementado de forma que el ajustado tamaño de pantalla no resulta especialmente traumático para la experiencia de usuario.

LG Optimus One P500
LG Optimus One P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A pesar de la compatibilidad con DivX, no es ningún derroche multimedia y de hecho su cámara deja bastante que desear. La parte más positiva está en que, como consecuencia, también es un equipo relativamente asequible: Movistar lo deja "gratis" a cambio de firmar una portabilidad desde otra operadora con una tarifa de 20 euros mensuales que incluye voz y datos.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar