COMPARTIR
  • Panasonic TX-L47WT50: análisis
  • Sony RX100: preguntas, respuestas y algunas muestras
Prueba de producto
GRANDE POR FUERA, MEDIANO POR DENTRO

LG Optimus L7: análisis

 
21
AGO 2012

Menos prestaciones por menos dinero. Pese a optar por un tamaño de pantalla que suele venir acompañado de bondades como el doble núcleo o una gran potencia gráfica, el LG Optimus L7 está destinado a usuarios no tan exigentes y con presupuestos no tan holgados. Bajo su panel del 4,3 pulgadas se oculta un equipamiento más propio de terminales de pantalla más pequeña, como dejan patente los retrasos que se producen en su interfaz de usuario o el discreto comportamiento de su cámara de 5 megapíxeles. Lo bueno del asunto es que se queda con un precio libre de unos 300 euros, más o menos la mitad que otros modelos más avanzados que también optan por Android 4.0.

Cuando LG anunció el Optimus L7 en las jornadas previas al último Mobile World Congress de Barcelona, lo hizo desvelando muy pocos puntos de su hoja técnica. Ahora, y con una unidad ya entre las manos, es cuando comprobamos detalles como por ejemplo su incapacidad para grabar o reproducir vídeo HD.

LG Optimus L7
LG Optimus L7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Curiosamente, la fórmula que sigue la firma surcoreana con este smartphone se produce en un momento en el que las principales operadoras españolas han dejado de subvencionar smartphones. Así, LG rebaja el precio libre del terminal aunque ello suponga renunciar a prestaciones que casi se dan por supuestas. El resultado es un producto que se abona sólo a dos de las modas actuales -las pantallas grandes y la conexión NFC- y se olvida del resto.

Estética clásica

No es el Optimus L7 un móvil con el que LG haya querido innovar en materia de diseño, sino que las formas y los materiales de la carcasa responden a cuestiones puramente funcionales. La trama de líneas verticales que recorren la tapa trasera y las curvas que ésta dibuja en sus laterales, por ejemplo, están ahí para mejorar la adherencia del equipo en la mano.

LG Optimus L7
LG Optimus L7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
LG Optimus L7
LG Optimus L7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Se trata, en definitiva, del típico smartphone que busca su atractivo visual en la combinación de una pantalla grande con unas dimensiones muy comedidas, con 8,8 milímetros de grosor y 121 gramos de peso. Un formato que cuajó bastante el año pasado gracias a modelos como el Samsung Galaxy S II, con el que este Optimus L7 guarda de hecho cierto parecido.

LG Optimus L7
LG Optimus L7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
LG Optimus L7
LG Optimus L7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sobre esta base, el terminal incluye algunos rasgos destacables como un marco brillante de aspecto metálico (de esos que sin la participación de una funda protectora se acaban llenando de pequeños arañazos más temprano que tarde) y unos iconos a pie de pantalla cuya presencia pasa completamente inadvertida si están apagados (al estilo de lo que ya vimos en el Galaxy S III), por lo que conviene memorizar qué hace cada uno.

LG Optimus L7
LG Optimus L7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
LG Optimus L7
LG Optimus L7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lástima que no haya también un indicador LED para notificaciones. Un elemento quizás más necesario (al menos hoy por hoy) que por ejemplo el chip NFC que el terminal lleva integrado en el reverso de la tapa trasera y que le permite interactuar con la creciente flota de dispositivos abonados a esta conexión inalámbrica.

LG Optimus L7
LG Optimus L7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
LG Optimus L7
LG Optimus L7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Bajo dicha tapa encontramos ranuras para tarjetas SIM (que no micro-SIM) y microSD que pueden manipularse sin retirar la batería. Y en el perímetro del equipo están situados los conectores y botones habituales, entre los que algunos echarán en falta un disparador para la cámara y una salida de vídeo.

LG Optimus L7
LG Optimus L7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
LG Optimus L7
LG Optimus L7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En líneas generales podemos hablar de un teléfono que no tiene mal aspecto pero tampoco alardea de atractivo visual. Además del acabado blanco de la unidad empleada en este análisis, por cierto, LG también comercializa una versión negra.

Más pantalla, menos brillo

La propia LG afirma que el Optimus L7 viene a ser su Optimus Black de 2012, pues ambos terminales (aunque cada uno en un contexto temporal distinto) se colocan en la antesala de la gama alta. Pero visualmente no es que sean muy similares, y de hecho el modelo que nos ocupa da un paso atrás en las virtudes de su pantalla.

Y es que en ambos casos LG emplea un panel IPS con una tecnología bautizada como NOVA. Cuando probamos el Optimus Black comprobamos que esto traía consigo un brillo bastante superior al de los LCD convencionales. Pero no sucede lo mismo con la pantalla del Optimus L7. El mismo fabricante, de hecho, habla en este último caso de un brillo de 450 nits, cuando el modelo lanzado el año pasado llegaba a los 700.

LG Optimus L7
LG Optimus L7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Esto no quiere decir que el panel brille poco, sino que se queda en lo habitual en el planeta smartphone. LG ha preferido sacrificar ese extra de brillo y estirar un poco la diagonal hasta las 4,3 pulgadas, manteniendo los 480 x 800 píxeles de resolución. La densidad de píxeles, como consecuencia, es de unos 217 por pulgada.

La pantalla, por tanto, está lejos de poder presumir de la nitidez de los iPhone 4 y 4S o de terminales Android con paneles de 720p, como el Sony Xperia S, el HTC One X o el Samsung Galaxy S III. Pero, claro está, estos modelos compiten en una liga distinta a la del Optimus L7. Y como siempre solemos decir en estos casos, este tipo de mejoras pasan completamente desapercibidas para la mayoría de mortales.

LG Optimus L7
LG Optimus L7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
LG Optimus L7
LG Optimus L7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El tamaño es, en última instancia, la baza que juega LG. La pantalla es un poco más pequeña que las que suelen emplear los modelos más avanzados del sector (esos que se acercan a las 5 pulgadas) y al mismo tiempo un poco más grande de lo habitual en otros smartphones de equipamiento similar a este Optimus L7. El teclado virtual, como suele ocurrir, se beneficia especialmente del espacio disponible para proporcionar botones de tamaño generoso.

Ice Cream Sandwich sin apenas retoques

Nunca ha sido LG una firma muy dada a modificar la interfaz nativa de Android más allá de introducir algunos retoques puntuales, y el Optimus L7 no es la excepción. Esto no garantiza que el terminal vaya a tardar poco en actualizarse a la versión 4.1 (Jelly Bean), pero al menos viene de serie con la 4.0 (Ice Cream Sandwich) cuando muchos de sus competidores siguen anclados en la 2.3 (Gingerbread).

LG Optimus L7
LG Optimus L7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
LG Optimus L7
LG Optimus L7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Versiones de Android aparte, la llamada interfaz Optimus UI 3.0 tiene algunos rasgos característicos que se perciben desde la misma pantalla de desbloqueo del sistema. Al deslizar el dedo en cualquier dirección, el escritorio principal aparece en pantalla a través de un círculo que se ensancha progresivamente.

LG Optimus L7
LG Optimus L7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
LG Optimus L7
LG Optimus L7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Los pases laterales entre escritorios se realizan con ese efecto tridimensional tan habitual ya en las interfaces personalizadas de casi todos los fabricantes de terminales Android. Y entre los iconos integrados en la parte superior de la pestaña de notificaciones encontramos el de QuickMemo, la aplicación de LG para dibujar trazos a mano alzada y con la misma yema del dedo.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
El bloc de notas de QuickMemo (izquierda) y un rótulo realizado sobre un escritorio principal con la misma aplicación.

Como ya hemos visto en dispositivos como el Samsung Galaxy Note o el HTC Flyer, la filosofía de esta última aplicación consiste en proporcionar tanto un bloc de notas para realizar anotaciones como permitir hacerlas sobre la misma interfaz del sistema. Al pulsar en el icono de la pestaña de notificaciones, por la parte superior de la pantalla aparecen controles para elegir el tipo y el color del trazo, seleccionar una goma o compartir el resultado por correo electrónico, redes sociales o incluso WhatsApp.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La vista multitarea puede dejarse "limpia" desplazando hacia un lado las previsualizaciones en miniatura de las aplicaciones abiertas.

Por otra parte, y ante la ausencia del icono táctil encargado de cargar la vista multitarea en la interfaz nativa de Android 4.0, para acceder a dicho menú hay que realizar una pulsación prolongada sobre la tecla central.

La austeridad tiene un precio

El gran "pero" del Optimus L7 está en que su dotación como máquina, comandada por un chip Qualcomm Snapdragon con procesador a 1 GHz y 512 MB de RAM (que en la práctica se quedan en 390 MB), se queda algo corta como para mover la interfaz gráfica con la soltura suficiente.

El problema se hace notar especialmente cuando uno sale de una aplicación y vuelve al escritorio principal pulsando directamente en la tecla central. Al hacer esto, se carga el fondo de pantalla "desnudo", mientras que los iconos y "widgets" que tengamos en los escritorios pueden llegar a tardar perfectamente 2 o 3 segundos en aparecer.

LG Optimus L7
LG Optimus L7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También es habitual que las órdenes táctiles que le damos a la pantalla (como abrir una aplicación, entrar a un menú determinado o desbloquear la pantalla) se tomen unos instantes de más para ejecutarse, especialmente si tenemos muchos procesos activos en multitarea. Hasta el Android más potente y avanzado sufre estos problemillas de vez en cuando; en el Optimus L7, son por desgracia demasiado habituales.

El procesador también impone limitaciones en la parcela multimedia, donde el terminal se muestra incapaz de reproducir vídeo HD (ya sea a 720p o 1080p). Al menos, en este caso estamos ante una limitación menos grave (al fin y al cabo, la definición estándar es más que suficiente para ver películas en una pantalla de 4,3 pulgadas) y el reproductor de vídeo que viene de serie admite clips en DivX y MKV, así como archivos de subtítulos.

LG Optimus L7
LG Optimus L7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
LG Optimus L7
LG Optimus L7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La cámara principal de 5 megapíxeles tampoco entiende de HD, conformándose con grabar secuencias de vídeo a 640 x 480 píxeles y 30 fotogramas por segundo (condiciones que se repiten en el captor frontal secundario).

Capturando fotografías, el equipo recurre al autofoco continuo y la calidad es bastante básica, suficiente para la mayoría de usuarios pero lejos de lo que dan de sí otros modelos.

Muestras: 5 MP
Las capturas se han realizado con un LG Optimus L7.
las capturas se han realizado con un lg optimus l7.
las capturas se han realizado con un lg optimus l7.
las capturas se han realizado con un lg optimus l7.
las capturas se han realizado con un lg optimus l7.

El Optimus L7 tampoco es especialmente apto para los aficionados a videojuegos muy avanzados en la parte gráfica. Al menos, el terminal resuelve bien la papeleta del almacenamiento teniendo en cuenta la parte del mercado en la que se ubica: su memoria interna dispone de unos 2,8 GB libres tanto para guardar archivos como para instalar aplicaciones, y la ranura microSD siempre está ahí para quien quiera ampliar el espacio.

En cuanto a la autonomía, el terminal hace un rendimiento óptimo de su batería de 1.700 mAh. Tras haber probado recientemente el Motorola Razr Maxx todo nos sabe ya a poco, pero hay que admitir que el Optimus L7 cumple la norma habitual en los smartphones de última generación de aguantar entre un día y medio y dos días con uso intermedio, incluyendo el brillo de pantalla al 100%, conexiones 3G y Wi-Fi siempre activas para atender el correo y las redes sociales, un par de horas de reproducción musical y unos 5 minutos de conversaciones de voz.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
El menú para elegir el porcentaje de carga en el que debe activarse el ahorro de energía (izquierda) y los ajustes automáticos que pueden seleccionarse para este último.

Manteniendo las arriba citadas condiciones de brillo y conexiones, una hora de vídeo se lleva un 25% de la batería (y produce un perceptible aunque no molesto calentamiento en la carcasa trasera). Como es cada vez más habitual, por otra parte, se puede configurar un modo de ahorro de energía capaz de desactivar alguna conexión o rebajar el brillo a un nivel determinado cuando se alcanza un porcentaje de carga en concreto.

Por último, un aviso para quienes se hagan con este Optimus L7 y vean que se desconecta a menudo de la red Wi-Fi: el terminal viene configurado por defecto para hacerlo automáticamente tras un periodo de inactividad. Y el problema es que, cuando volvemos a usar el equipo, éste no se reconecta a no ser que reiniciemos manualmente dicha conexión inalámbrica.

LG Optimus L7
LG Optimus L7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En buena lógica, es uno de esos fallos que deberían ser solucionados mediante una actualización de firmware, por si en LG quieren tomar nota. Cabe señalar también que el menú para desactivar esta función problemática está lo suficientemente oculto como para que un usuario inexperto pueda tardar varios días en encontrarlo: en ajustes hay que pulsar en "Wi-Fi" y acceder luego al menú "Avanzado" para darle al icono de la parte inferior derecha.

A medio gas

A la espera de que lance por fin su buque insignia de este año (el Optimus 4X HD, para más señas), LG se está conformando con renovar su gama media, siendo este Optimus L7 el modelo más ambicioso. A su favor cabe destacar la presencia de Android 4.0 y detalles de cara al futuro como la conexión NFC, todo ello en un envoltorio poco arriesgado pero convincente.

Como la mayoría de smartphones que se mueven en su misma franja de precios tiene notorias flaquezas en la parte multimedia, y de hecho no puede reproducir ni grabar vídeo HD. Lo más preocupante, eso sí, está en la lentitud con la que obliga al usuario a moverse por su interfaz gráfica.

LG Optimus L7
LG Optimus L7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Es por esto que el Optimus L7 da la sensación de trabajar casi siempre a medio gas. Como contrapartida, LG ha optado por una pantalla algo más grande de lo habitual en este tipo de equipos, entre los que encontramos ejemplos con paneles más pequeños pero mayor soltura gráfica, como el Sony Xperia U o el Nokia Lumia 710.

En España encontramos el Optimus L7 en el catálogo de Orange, aunque puede adquirirse en versión libre por unos 300 euros.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
Fuentes y más información
Productos relacionados (1)
Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar