• Sony RX100 II: análisis
  • Fujifilm X-M1: toma de contacto y primeras muestras
Prueba de producto
GAMA ALTA PARA MáS BOLSILLOS

LG Optimus G: análisis

 
17
JUL 2013

Tras el éxito cosechado con el Optimus 4X HD, LG continúa alardeando de potencia con el Optimus G, uno de los más recientes miembros de su línea de terminales. Con unos acabados mucho más "premium" que recuerdan en cierto modo al Nexus 4 de Google desarrollado también por la firma surcoreana, el Optimus G se posiciona como un smartphone Android de gama alta apto para un mayor número de bolsillos. Los 380 euros que cuesta libre en algunas tiendas on-line se alejan notablemente del precio de otros modelos de altos vuelos como el Sony Xperia Z (500 euros) o el Samsung Galaxy S4 (550 euros). Sin duda, es ésta una de las grandes bazas de un teléfono que, pese a no contar con una pantalla Full HD, cumple de sobra todos los requisitos de un modelo situado en lo más alto del catálogo de LG.

"El primer 'feelphone' del mundo." Bajo este eslogan presentaba LG el Optimus G el pasado 18 de abril en Madrid pese a que su comercialización en otros mercados ya había dado comienzo a finales de 2012. Un concepto, el de "feelphone", que posteriormente la compañía surcoreana se encargaría de recordarnos hasta la saciedad mediante todo tipo de campañas publicitarias, entre las cuales destaca su más que comentado anuncio televisivo.

Bajo la firma de un galardonado cineasta y con dos de los actores españoles del momento como protagonistas, el "spot" del Optimus G apenas si recoge imágenes del terminal. Son las emociones que supuestamente este smartphone provoca en su usuario las que se convierten en centro de atención del anuncio. ¿Nos hará sentir a nosotros alguna de ellas?

Diseño "unibody" de gama alta

Equipado con la versión 4.1.2 de Android, una de las primeras cosas que llaman la atención del Optimus G es sin duda su glamuroso diseño. Un "glamour" en el que mucho tiene que ver el intenso color negro del terminal, el marco de aluminio con el que están reforzados sus laterales y el cristal polarizado que lo recubre por delante y detrás, al más puro estilo Sony Xperia Z o Nexus 4. De hecho, si nos fijamos en su reverso, bajo el cristal encontramos un patrón que cambia según el ángulo de incidencia de la luz, algo que ya incorporaron los de Google en su terminal.

LG Optimus G
LG Optimus G
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
LG Optimus G
LG Optimus G
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El Optimus G presume de fina figura y diseño "unibody", si bien el terminal cuenta con dos pequeños tornillos que nos permiten acceder a su interior. Sus 8,5 milímetros de grosor lo sitúan justo entre el HTC One y el mencionado Nexus 4 (9,3 y 9,1 milímetros) y los Samsung Galaxy S4 y Sony Xperia Z (7,9 milímetros en ambos casos).

LG Optimus G
LG Optimus G
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si fijamos nuestra atención en sus laterales, comprobamos que dispone de una acertada disposición en lo que a botones físicos se refiere. El sutil botón de bloqueo se emplaza una vez más a la derecha, mientras que un único y alargado mando para regular el volumen decora el lateral izquierdo.

Es en este mismo costado donde encontramos la imprescindible ranura para la tarjeta micro-SIM, aunque para introducirla debemos echar mano del pequeño alfiler que viene incorporado en la caja del producto.

LG Optimus G
LG Optimus G
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y es que cabe señalar que el smartphone de LG carece apenas de aberturas, lo que le otorga un aspecto más robusto y compacto. Los únicos orificios que encontramos en él son los que corresponden a los conectores para micro-USB y los auriculares, situados respectivamente en la parte inferior y superior del dispositivo. Aunque, si nos fijamos bien, en estos dos extremos también podremos vislumbrar los diminutos agujeros de su micrófono. El Optimus G, por cierto, no posee ranura para tarjetas microSD, carencia que suple con sus 32 GB de capacidad de almacenamiento interno.

LG Optimus G
LG Optimus G
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
LG Optimus G
LG Optimus G
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En la parte posterior del terminal se halla la cámara (cuya lente sobresale tímidamente), un pequeño flash de LED y un estirado auricular situado en posición vertical. En la parte frontal, dominada casi en su totalidad por la pantalla, destaca el logo de LG, que viene acompañado por una fina ranura para el altavoz, una diminuta luz de LED para notificaciones, la cámara delantera y el sensor de proximidad y luz ambiental. En la parte inferior también nos topamos con los ya indispensables botones capacitivos, eso sí, situados con mucho acierto fuera del panel.

LG Optimus G
LG Optimus G
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
LG Optimus G
LG Optimus G
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

LG suministra el terminal con unos auriculares QuadBeat de tipo "in-ear" firmados por la propia compañía y cuyo diseño se nos antoja muy acertado. La doble ventosa que incorpora cada una de las salidas de audio se adapta muy bien al orificio del oído, aislando con bastante eficacia lo que se reproduce en el teléfono de posibles ruidos externos. Con los auriculares también podremos escuchar la radio FM, ya que el Optimus G integra el correspondiente sintonizador.

Una gran pantalla HD

El Optimus G luce un panel de 4,7 pulgadas y 768 x 1.280 píxeles dotado de protección Gorilla Glass 2 y tecnología IPS Plus. Tecnología que le otorga una gran calidad de reproducción (con colores algo saturados, eso sí) y unos ángulos de visión fantásticos, así como una visibilidad más que aceptable en exteriores.

LG Optimus G
LG Optimus G
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
LG Optimus G
LG Optimus G
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La pantalla incorpora también la tecnología bautizada como Zero Gap Touch -LG no ha sido la primera en utilizarla-, lo que significa que las capas secundarias que suelen introducirse entre el panel táctil y el cristal protector del mismo han sido eliminadas. Esto provoca que inevitablemente haya un contacto más directo entre ambos y por tanto que la respuesta táctil sea mejor.

No sabemos si se debe al uso de esta tecnología o no, pero lo cierto es que la capacidad de respuesta de la pantalla del Optimus G es excelente.

Fotografías con colores realistas

Con un sensor de 13 megapíxeles y una apertura máxima de f2.4, la cámara trasera del Optimus G rinde dentro de lo previsible en esta clase de terminales, siempre y cuando las condiciones lumínicas sean buenas. Los megapíxeles no lo son todo, y esto queda patente en las fotografías realizadas con este terminal en bajas condiciones de luz, en las que se aprecia claramente la incidencia del ruido.

Muestras: 13 MP
Las capturas se han realizado con un LG Optimus G:
las capturas se han realizado con un lg optimus g:
las capturas se han realizado con un lg optimus g:
las capturas se han realizado con un lg optimus g:
las capturas se han realizado con un lg optimus g:
las capturas se han realizado con un lg optimus g:

Siguiendo la línea de diseño minimalista impuesta últimamente por los terminales de gama alta que lideran el mercado, el Optimus G carece de un botón físico dedicado a la cámara. Sin embargo, sí es posible disparar el obturador al pulsar cualquiera de los dos extremos del botón del volumen. Aunque eso no quiere decir que éste disponga -como vimos en el Nokia Lumia 720- de dos posiciones en función de la presión que hagamos sobre él: primero para enfocar y luego para realizar la toma. Se trata simplemente de un acceso directo al disparo.

Otro de los hándicaps que encontramos en la cámara de este terminal: no se puede silenciar el sonido del obturador. Sí es posible, en cambio, asignarle uno de los cuatro efectos de audio disponibles para ello. Para realizar tomas silenciosas debemos, obligatoriamente, poner el teléfono en el modo de silencio o vibración.

LG Optimus G
LG Optimus G
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También nos topamos en el apartado fotográfico con algunos automatismos destacables, como el llamado Disparo Retroactivo, que hace que la cámara capte varias imágenes antes de que pulsemos el obturador para que posteriormente podamos seleccionar la mejor toma, o Live Shot, que permite capturar instantáneas durante la grabación de un vídeo. El Optimus G ofrece asimismo los modos de disparo panorámico, continuo y en HDR.

Cabe señalar también la posibilidad de realizar capturas mediante una orden de voz. Con tan sólo decir una de las cinco palabras clave preestablecidas ("cheese", "smile", "LG", el nombre del plato típico coreano "kimchi" o "whisky") la cámara realizará la toma de forma remota. Algo sin duda muy útil a la hora de hacer fotografías de grupo.

LG Optimus G
LG Optimus G
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cuanto a su cámara delantera, de 1,3 megapíxeles, pese a que cumple su función para videollamadas, deja mucho que desear a la hora de realizar autorretratos. El retoque que ésta aplica sobre nuestra piel con la sana intención de favorecerla estéticamente es excesivo, poco preciso y acaba ensuciando la toma.

Secuencias de 1920 x 1080 puntos y 30 imágenes por segundo grabadas con un LG Optimus G. Haz clic en la imagen para descargar el archivo:

El Optimus G también permite grabar vídeo en alta definición (1080p) a 30 imágenes por segundo. Unas secuencias durante la cuales podemos hacer uso del zoom e incluso de los filtros que incorpora este terminal, que permiten cambiar detalles de nuestro rostro o el fondo del encuadre en tiempo real. Eso sí, no hay modo alguno de jugar con el enfoque del vídeo: la cámara es la que se encarga de adaptarse a las diferentes escenas de forma automática (y bastante ágil, dicho sea de paso).

El sello de LG

La firma surcoreana ha dotado a su teléfono de interesantes funcionalidades marca de la casa. Una de ellas es la llamada QSlide, que nos permite hacer uso de dos aplicaciones de manera simultánea (algo así como la multipantalla de Samsung) mediante diferentes ventanas cuyo tamaño, posición y transparencia podemos modificar a nuestro antojo. El navegador que viene incorporado de serie en el terminal, el reproductor de vídeos o la calculadora son algunas de las aplicaciones que soportan esta prestación.

Un par de ejemplos de las posibilidades que ofrece la función QSlide. En la captura de la izquierda vemos cómo es posible abrir dos aplicaciones en ventanas flotantes sobre los escritorios principales. En la de la derecha se puede observar cómo el calendario está a pantalla completa y la aplicación Nota está situada delante de él en un tamaño más pequeño.

Otras utilidades del Optimus G son QuickMemo, que permite tomar notas con el dedo sobre la pantalla, realizar una captura de imagen y posteriormente guardarla o enviarla, o la opción que LG nos ofrece para personalizar los iconos de las pantallas de inicio. Pese a que no acabamos de verle una utilidad real a ambas funciones, en este último caso el hecho de que podamos utilizar todo tipo de ilustraciones e incluso imágenes de la propia galería para ilustrar los diferentes iconos nos ha resultado una alternativa atractiva.

Muestra de una nota tomada con QuickMemo sobre una de las pantallas de inicio del teléfono de LG.

Y hablando de utilidad, no podemos dejar de mencionar el menú de notificaciones. Desplegable desde la parte superior de la pantalla, en él encontramos algunos accesos directos a ciertas funciones del móvil como el regulador del brillo, los diferentes modos de sonido, el NFC, el Bluetooth o el Wi-Fi. Accesos que, además, pueden ponerse, quitarse y organizarse al gusto de cada usuario.

El menú desplegable desde la parte superior del Optimus G y la lista de aplicaciones que podemos eliminar o incluir en él.
Una autonomía dentro de la media

Al adentrarnos en las tripas de este terminal comprobamos que cuenta con uno de los procesadores más potentes del mercado, el Qualcomm Snapdragon S4 Pro. Una unidad de cuatro núcleos que funciona a 1,5 GHz y que viene acompañada por una memoria RAM de 2 GB y la GPU Adreno 320. Sin duda elementos que a priori pueden considerarse sinónimos de una buena eficiencia energética.

El equipo se sustenta en este aparatado en una batería de 2.100 mAh que, pese a no ser intercambiable (o por lo menos no fácilmente) dota al terminal de una autonomía situada dentro de la media entre los terminales de gama alta. En nuestras pruebas el Optimus G ha llegado a mostrar una autonomía de hasta día y medio con un uso moderado.

Siempre se puede echar mano de los modos Eco o Ahorro de Energía con los que viene dotado el Optimus G para alargar algo más la vida de su batería.

El uso continuado durante una jornada intensiva del móvil reduce, en cambio, su vida activa a menos de 24 horas. Y si andamos apurados, siempre podemos echar mano del modo Eco con el que viene dotado el terminal para tratar de aumentar su autonomía.

Una alternativa más económica

Con una fluidez y una velocidad destacables, un diseño minimalista que le otorga cierto carácter "premium" y un software a la altura de un dispositivo de gama alta, el Optimus G es una alternativa muy atractiva en el escaparate Android.

Y pese a que no nos ha emocionado tanto como para soltar alguna lágrima como sucede en el mencionado anuncio televisivo, sí hemos de confesar que alguna que otra sonrisa nos ha robado, sobre todo mientras realizábamos las pruebas de los filtros con los que viene dotada la cámara.

LG Optimus G
LG Optimus G
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La etiqueta de "feelphone" que le ha colgado LG al Optimus G no deja de ser por tanto -y como tantas otras veces- puro "marketing", si bien es indudable que se trata de un terminal que cumple con nota las expectativas marcadas.

Eso sí, el hecho de que no cuente con una pantalla con resolución Full HD puede suponer un problema ante compradores algo más exigentes. Rascándose algo más el bolsillo, éstos podrían adquirir finalmente alguno de los principales competidores del Optimus G que sí disponen de ella, como el Samsung Galaxy S4, el HTC One o el Sony Xperia Z.

Etiquetas
Fuentes y más información
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar