• Samsung Galaxy S6 y S6 Edge: primeras impresiones fotográficas
  • Panasonic Lumix CM1: primeras muestras
Prueba de producto
LG G Flex2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

LG G Flex2: toma de contacto

 
3
MAR 2015
Alberto Ballestín   |  L'Hospitalet de Llobregat

Presentado durante el salón CES 2015 de Las Vegas, la prensa europea ha tenido que esperar al Mobile World Congress para poder encog3ntrarse cara a cara con el LG G Flex2. Heredero del G Flex original e incomparable en su propuesta estética, este teléfono de altas prestaciones se ha convertido en uno de los reclamos de la cita barcelonesa, donde se ha plantado coincidiendo prácticamente con su despliegue internacional.

Caracterizado -si no definido- por su singular pantalla cóncava de 5,5 pulgadas y resolución Full HD, el G Flex2 tiene el raro honor de ser uno de esos pocos teléfonos que no desmerecen en persona a las infografías oficiales.

De hecho la saturación de su panel P-OLED y la curvatura del mismo lo convierten en toda una golosina para los ojos, que inevitablemente se lanzan a devorar un teléfono que, más allá de lo estético, tiene mimbres de auténtico buque insignia. En lo puramente práctico, una vez en las manos no resulta mucho más cómodo o incómodo que otros terminales de su categoría, como ya cabía de esperar habida cuenta la experiencia del G Flex original.

lg g flex2
LG G Flex2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
lg g flex2
LG G Flex2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La aseveración no es gratuita. Con un procesador Snapdragon 810 y 2 o 3 GB de RAM dependiendo de la versión, el G Flex2 se sitúa punto por punto junto a los teléfonos más potentes del momento y en la tónica de lo que cabe esperar en un móvil cuyo precio debería superar los 600 euros cuando salga a la venta en España dentro de unos días.

También uno de los más avanzados a nivel de construcción, puesto que su aparentemente prosaica carcasa de plástico no solo ofrece una flexibilidad sorprendente (el teléfono puede aplanarse con las manos y recupera en instantes la forma original), sino que es capaz de reparar automáticamente los arañazos que pueden aparecer en la parte trasera. Esta característica, ya vista en el G Flex original, ha sido perfeccionada en su segunda generación para cubrir en meros minutos esos pequeños desperfectos fruto del uso diario.

lg g flex2
LG G Flex2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
lg g flex2
LG G Flex2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También es destacable (por lo bueno y por lo malo) su cámara de 13 megapíxeles. En el lado positivo se encuentra su sensor estabilizado de 13 megapíxeles, compartido con el LG G3, que ofrece una calidad de captura bastante elevada (no perdamos de vista que hablamos de móviles) y cuenta con el apoyo de un sistema de enfoque mediante láser. En el lado más indeseado de la balanza, funciones como la toma de selfies mediante gestos solo parecen funcionar cuando hay un representante de LG para realizar una demostración.

Por más que lo intentamos, apenas logramos sacar media docena de fotografías durante los más de cinco minutos que pasamos experimentando con una característica puramente superflua y que evidencia el afán de algunos fabricantes por diferenciarse del resto al precio que sea. Pero, ¿no es acaso esta la razón de ser del G Flex2?

lg g flex2
LG G Flex2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
lg g flex2
LG G Flex2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Productos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar