• Nikon Coolpix S1000pj: primeras impresiones
  • Samsung WB5000: primeras impresiones
INESPERADAMENTE LóGICA

Leica X1: toma de contacto  

11
SEP 2009

Sólo hay una cosa más emocionante que ir a la fábrica de Leica en Solms, Alemania, a conocer la nueva X1: que la X1 venga a vernos a nosotros. Aunque según los primeros datos la comercialización no se producirá hasta enero, QUESABESDE.COM ya ha podido pasar unas horas con la que está llamada a ser una de las compactas más codiciadas del mercado. 1.550 euros será el peaje para acceder al universo Leica a través de esta cámara de óptica fija y sensor APS-C de 12 megapíxeles que podría marcar un antes y un después en el catálogo de la firma.

Aunque pocos hubieran apostado hace unos meses por el paso que Leica daba hace un par de días, hay que reconocer que la nueva X1, una cámara compacta con sensor grande, encaja perfectamente en la lógica y el catálogo de la marca germana, tendiendo un nuevo puente entre la saga D-Lux y las inalcanzables M.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero, ¿por qué ahora y no hace un tiempo, cuando Sigma no se había marcado ya el tanto de ser la primera con la DP1? ¿Por qué dar la espalda a los cuerpos Micro Cuatro Tercios, si Leica apoya formalmente a este estándar, y apostar en su lugar por este tipo de cámaras compactas?

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a que habrá que esperar para poder encontrar respuesta a estas cuestiones -suponiendo que la tengan- y para ver la X1 en los escaparates, QUESBESDE.COM ya ha podido conseguir una de las contadas unidades de la X1 que a estas hora circulan por Europa.

Algunos detalles y acabados evidencian -así nos lo han confirmado- que se trata de una unidad de preproducción y que, por tanto, aún podría sufrir ligeras modificaciones externas y ajustes internos antes de su estreno comercial.

Aun así, merece la pena poder echar un vistazo de primera mano a una cámara que, con el permiso de la reciente M9 y de la S2, es uno de los productos más interesantes que lanza la firma alemana en muchos años.
Estilo propio
Una Leica no sólo tiene que serlo, sino también parecerlo. Esta premisa se cumple a la perfección con una X1, que ya en un primer contacto deja claras sus particulares señas de identidad y empieza a insinuarnos que -como suponíamos- no será una compacta especialmente barata.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Cuerpo metálico, líneas muy puras, un frontal totalmente limpio y un tacto exquisito son, como era de esperar, la carta de presentación de esta cámara. Robusta y de peso muy bien equilibrado, su tamaño es muy próximo al de la Olympus E-P1, y es por tanto notablemente más grande que la Lumix DMC-LX3 de Panasonic, por usar algunas referencias conocidas en este segmento.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La X1 luce unas dimensiones similares a las de la también joven Olympus E-P1.

Pese a la ausencia de ningún tipo de empuñadura -se ofrecerá una de forma opcional-, el agarre es bastante cómodo, sobre todo si nos dejamos llevar por el instinto natural y usamos la mano izquierda para asir la cámara por el barril de la óptica.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Al contrario que la previsible rueda de velocidades que preside la zona superior, nos ha pillado más desprevenidos -nos falta veteranía con las Leica, tal vez- una segunda rueda que permite ajustar la abertura del diafragma, situada para ser cómodamente manejada con el pulgar.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Estamos convencidos, eso sí, de que en el modelo final la movilidad de estas dos ruedas será mucho más suave, y sobre todo, que los antiestéticos tornillos que ahora quedan a la vista serán convenientemente maquillados.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además de los controles manuales, estos dos mandos ofrecen un ajuste automático que permite combinarlos para crear los clásicos modos de prioridades o dejar todos los parámetros -velocidad y diafragma- en manos de la cámara.

Flash circular
Otro de los rasgos distintivos de esta X1 es su flash circular, oculto en el lateral izquierdo de la parte superior del cuerpo y que encaja perfectamente con la forma redondeada que la X1 adquiere en sus laterales.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Cómo se activa? Muy sencillo: basta presionarlo para que se eleve. No es muy sofisticado, es cierto, pero sí bastante práctico, cómodo y original.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Repasando los mandos de la cámara durante esta breve convivencia, dos detalles no acaban de convencernos. El primero de ellos afecta al anillo frontal que rodea la óptica fija de la cámara y que no tiene ninguna función, más allá de facilitar el agarre, como ya hemos comentado.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Una lástima no poder contar con un anillo móvil para controlar, sin ir más lejos, el enfoque manual de la cámara, o por qué no, cualquier otra función previamente asignada mediante algún menú de personalización.

En su lugar, el enfoque manual -luego hablamos del automático- se controla mediante una pequeña rueda, localizada en la zona superior derecha de la parte posterior de la cámara.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Su funcionamiento combinado con el clásico sistema de lupa sobre la imagen y una guía de distancia es bastante práctico, pero cuando optamos por el enfoque automático es una lástima que este mando quede inservible.

¿Estabilizador?
Como ya es bien sabido a estas alturas, además del tamaño APS-C del CMOS de 12 megapíxeles de esta cámara, otro de sus rasgos distintivos es la óptica fija empleada. Fija, además, en los dos sentidos: no es intercambiable y no incorpora ningún tipo de zoom.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Se trata de un Leica Elmarit 24 mm f2.8 que, una vez aplicado el correspondiente factor de multiplicación focal, equivale aproximadamente a un objetivo de 35 milímetros. Una focal poco angular para el gusto de algunos, pero más polivalente y estándar.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De todos modos, tal y como ocurrió con la Sigma DP1, no sería de extrañar que esta saga X1 evolucione con futuras versiones dotadas de diferentes focales.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque, como decíamos, se trata de una unidad de preproducción que no puede usarse como referencia, por lo que hemos podido ver el enfoque automático muestra un comportamiento bastante decente, aunque sin llegar a la velocidad de lo visto, por ejemplo, en la reciente Lumix DMC-GF1 de Panasonic.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Supera al rendimiento de las Sigma DP? Según lo que hemos podido observar, sí. No obstante, el sonido del mecanismo nos parece aún un poco más escandaloso de la cuenta, tanto a la hora de desplegar la óptica como en la búsqueda del punto de foco.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a no ser una característica de la que aún ya se haya publicado nada, nos ha gustado descubrir entre las opciones de la cámara la posibilidad de activar un estabilizador de imagen, aunque desconocemos si su naturaleza es mecánica u óptica.

Visor óptico opcional
Indagando por los menús de control de la cámara, además de celebrar los accesos directos al balance de blancos y la sensibilidad (de 100 a 3200 ISO), también hemos descubierto algunos datos curiosos.

Sorprende, por ejemplo, que pese al estilo clásico de esta X1, la moda de la detección facial haya llegado incluso aquí. Sin embargo, en la lista de prestaciones la grabación de vídeo no aparece por ningún lado.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El disparo en ráfaga, que se activa con el mismo interruptor principal de la cámara, tampoco es uno de sus puntos fuertes, como cabía esperar. Con una velocidad oficial declarada de entre 2 y 3 fotogramas por segundo, el prototipo probado no ha sido capaz de mantener esta cadencia más allá de media docena de imágenes.

Además de la pantalla trasera de 2,7 pulgadas, opcionalmente Leica también ofrecerá un visor óptico externo que podrá acoplarse en la zapata de la cámara. Más allá de la función meramente estética, puede ser de gran ayuda, puesto que el LCD no goza de una visibilidad excelente cuando estamos disparando a pleno sol.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Claro que, puestos a soñar, sin duda lo que le hubiera sentado estupendamente a esta cámara hubiera sido un visor electrónico. A ser posible, en el lateral izquierdo del cuerpo, emulando las clásicas formas de las Leica M. Tal vez algún día.

Puerta de acceso
Efectivamente, Leica no ha inventado nada. La X1 retoma esa idea estrenada en su día por Sigma con sus DP1 y DP2 y que responde al anhelo de muchos fotógrafos de dar con una cámara compacta capaz de igualar en calidad a las réflex y sus sensores de mayores dimensiones.

Una batalla en la que no hay que olvidar las nuevas cámaras Micro Cuatro Tercios, que más allá de sus aspiraciones de hacerse con un mercado más popular, también lanzan el anzuelo a un tipo de usuario más exigente. La E-P1 de Olympus y la GF1 de Panasonic son la mejor prueba de estas intenciones.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque tercera en discordia, como es habitual con los productos de la compañía la X1 jugará su propia liga. Así lo demuestran el logotipo rojo de su frontal y un precio oficial de 1.550 euros que, pese a lo elevado de las cifras, no nos asusta tratándose de Leica.

Lejos de eso, la X1 bien podría plantearse como una puerta de acceso al exclusivo mundo de Leica, ahora al alcance de muchas más personas. Y sin ser además un clon de las cámaras de Panasonic, como ocurre con las D-Lux y C-Lux.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Cara? Evidentemente que sí, pero juzgar una Leica por su precio y prestaciones resulta un ejercicio bastante estéril y absurdo. Teniendo en cuenta los más de 5.000 euros que sitúan a la M9 fuera del alcance de la inmensa mayoría de los mortales, tildar esta X1 de asequible no es una locura.

Estos 1.500 euros son, después de todo, menos del doble de lo que cuesta una de esas bonitas Micro Cuatro Tercios y algo más que dos Canon PowerShot G11.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar