• Samsung NX10: a examen
  • Bolsas y mochilas asequibles para fotógrafos: comparativa
Prueba de producto
UN CAPRICHO

Leica X1: prueba de campo

 
12
ENE 2010

Quienes sueñen con el inaccesible capricho de una Leica M digital serán, posiblemente, los que mejor entiendan la nueva X1. La idea es muy sencilla: plantear una puerta de acceso al exclusivo mundo del punto rojo por (sólo) algo más de 1.500 euros y con la tranquilidad de saber que no se trata de una versión maquillada de otra compacta mucho más asequible e igual de convincente. Pero, ¿está la calidad de la óptica y el conjunto a la altura de lo cabría esperar de un modelo como éste? Tras unos días de convivencia con esta selecta compacta, lo mejor será dejar que hablen los resultados.

Desvelada el pasado mes de septiembre junto a la Leica M9, será a lo largo de las próximas semanas cuando las primeras unidades de la X1, la primera compacta de sensor APS-C de Leica, se deje ver por los escaparates.

Adelantándonos a ese estreno comercial y para completar las primeras impresiones tras el primer contacto con este modelo, QUESABESDE.COM ha aprovechado el paréntesis navideño para escaparse durante unos días con una unidad de la X1, acompañada de la empuñadura y el visor externo opcional.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No obstante, el firmware instalado en la cámara responde a la versión 0.72, por lo que pese a tratarse de un modelo casi definitivo, los resultados y la calidad de las imágenes habrá que tomarlos con ligeras reservas.

Made in Germany
Teniendo en cuenta el precio de esta compacta, nuestro nivel de exigencia hacia su construcción, la calidad de los materiales o cualquier pequeño detalle va a ser muy elevado.

Pese a colocar el listón muy alto, la verdad es que -como ya comentamos en su momento- la sensación general de la cámara es soberbia y responde sin ningún complejo a lo que cabría esperar de una Leica M en miniatura.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si la primera sensación es la que cuenta, la verdad es que el embalaje de la cámara es de los más espectaculares que hemos visto. La X1 aparece dispuesta en una caja de considerables dimensiones, con tapas imantadas y con dos cajones en la parte inferior que, como si de un joyero se tratara, guardan la garantía y los distintos cables y cargadores.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Más allá de su sobria y elegante apariencia, algunos detalles que para los habituales de la marca resultarán comunes, seguro que sorprenden a los no iniciados. Por ejemplo, junto a los anclajes para la correa, dos pequeñas piezas de plástico protegen la parte metálica de la cámara para evitar que nuestra inversión acabe con alguna zona arañada.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Zonas metálicas en la parte superior e inferior que, pese a su indiscutible elegancia y resistencia, no resultan muy prácticas para disparar en invierno y al aire libre. Al menos sin unos mitones a mano.

Tras comprobar que en la base de la cámara aparece la inscripción "Made in Germany" (dudamos que se refieran a todos los componentes, sino más bien al ensamblaje final y los controles de calidad), hay otros detalles que no alcanzan ese grado de excelencia germano que cabría esperar. Al menos, insistimos, en la unidad probada.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Ya lo dijimos en nuestro primer contacto con la cámara: los dos diales superiores resultaban demasiado suaves de accionar y su giro libre, aunque útil para realizar cambios de exposición bruscos, puede provocar movimientos involuntarios al guardar la cámara o llevarla colgada. Sin duda, unas posiciones más firmes para cada valor o incluso un bloqueo en el ajuste automático de cada rueda sería bastante más práctico.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y, ni que decir tiene que los tornillos de sujeción a la vista resultan un detalle difícil de entender en un producto de esta categoría. Elevando un poco más nuestro grado de exigencia, tampoco los plásticos que recubren el borde de la zapata están rematados con la finura que cabría esperar.

Empuñadura y visor opcionales
La pantalla de 2,7 pulgadas y 230.000 puntos de resolución es otro de los detalles que menos nos han convencido de la cámara. Insistiendo de nuevo en el precio, y aun a sabiendas de que la lista de especificaciones no es algo prioritario para los usuarios de Leica, un monitor de más de 900.000 puntos como el que emplean algunas compactas de gama alta sería deseable.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Más aún cuando al probar el enfoque manual descubrimos que la limitada resolución hace que la zona ampliada de la imagen no resulte suficientemente detallada como para trabajar con precisión. O que el refresco del monitor se resiente al trabajar en condiciones de poca luz.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De todos modos, si se quiere prescindir totalmente de la pantalla y darle a la X1 un aire aún más clásico y señorial, Leica también ofrece un visor externo con un precio de casi 300 euros. Montado en la zapata de la cámara, los usuarios con gafas no tardarán en descubrir que, puesto que hay que pegar el ojo totalmente al ocular para abarcar toda la cobertura, se quedarán cortos en las zonas laterales.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La precisión de las guías incluidas es muy correcta en el caso de los márgenes superior e inferior, pero no tanto si nos fijamos en las marcas laterales y las cotejamos con el resultado real de la imagen.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además de varias fundas de piel muy elegantes, otro de los complementos estrella para la X1 es una empuñadura. Anclada en la rosca para el trípode, ofrece un pequeño agarre en la parte lateral del frontal de la cámara.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De nuevo, lo estético prima sobre lo práctico. Y es que este accesorio, cuyo precio es de casi 100 euros, no aporta prácticamente nada a una cámara que ya ofrece una buena sujeción. Al menos con dos manos, puesto que el barril de la óptica invita a asirla de este modo.

Con calma
Que la X1 no está pensada para ser la cámara más rápida del mercado no es ninguna sorpresa. Tal vez por eso su velocidad a la hora de procesar las imágenes o disparar en ráfaga no es puntera.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

O sí, si la comparamos con la de los contados modelos de este mismo segmento, como las Sigma DP1, DP1s y DP2. En cualquier caso, la X1 es capaz de disparar con una velocidad de entre 2 y 3 fotogramas por segundo -valor que puede seleccionarse a través del menú principal-, con una duración máxima de 6 imágenes, independientemente de si trabajamos con JPEG o RAW.

Si apuramos al máximo el buffer, eso sí, tendremos que esperar más de 20 segundos a que la cámara se recupere sin poder volver a disparar durante todo ese tiempo.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El enfoque automático funciona correctamente, aunque tampoco es especialmente rápido. Recurriendo de nuevo a la comparación con cámaras que pueden enmarcarse en un ámbito parecido, la Lumix DMC-GF1 de Panasonic es notablemente más rápida, mientras que las Sigma DP resultan más lentas y ruidosas que la X1 en este apartado.

Respecto al enfoque manual, además de los citados problemas con la pantalla, se echa mucho de menos un anillo mecánico de control. Más aún cuando en el barril de la óptica hay espacio para ello, aunque en su lugar nos topamos con la cobertura de una rosca que tal vez abra la puerta a futuros conversores ópticos (si bien no es ésta una práctica muy habitual en el ecosistema de Leica).

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A falta de ese anillo de control, la X1 deja el enfoque manual en manos de una pequeña rueda situada en la parte trasera, al alcance del pulgar, y ofrece como única ayuda la citada lupa que aparece en la pantalla -y que podemos desplazar a la zona que más nos interese- y una escala de distancias que abarca desde 0,3 metros hasta el infinito.

Aunque al carecer de un enfoque realmente rápido la X1 pierde puntos para quienes piensen en una compacta de calidad y discreta para reportajes que requieran cierta celeridad, a su favor hay que reconocer que el sonido del disparo es casi imperceptible y que, por tanto, la discreción está más que asegurada.

A no ser, claro, que prefiramos dejar activo el clip de audio que suena al apretar el disparador y que -dicho sea de paso- tiene un sonido que recuerda bastante a las Leica M.

Calidad óptica
Afortunadamente, Leica no ha caído en la tentación de concebir tan sólo una cámara de estética cuidada pero vacía por dentro. Y es que los resultados que ofrece la X1 están a la altura de las circunstancias.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La clave es bastante sencilla: una óptica luminosa y de calidad y un sensor CMOS de tamaño APS-C y 12 megapíxeles. Aunque se desconoce la paternidad del captor -se rumoreaba que podría haber salido de las factorías de Sony-, lo cierto es que ofrece un excelente rendimiento.

La óptica tampoco se queda corta. Se trata de un objetivo Leica Elmarit 24 mm f2.8, que ofrece un ángulo de visión equivalente a unos 36 milímetros una vez le aplicamos el factor de multiplicación focal.

Muestras: máxima resolución
Las fotografías se han realizado con una Leica X1 dotada de un firmware no definitivo
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo
Además de su buena luminosidad -siempre se podría pedir más, pero no hay que perder de vista los límites impuestos por el tamaño de la cámara-, el objetivo muestra un comportamiento general excelente en cuanto a calidad, distorsión y nitidez a lo largo y ancho del fotograma.

Sólo una leve pérdida de nitidez en las esquinas trabajando hasta f4 y alguna que otra aberración cromática en las escenas de iluminación más compleja podrían colarse en su excelente expediente.

Muestras: máxima resolución
Las fotografías se han realizado con una Leica X1 dotada de un firmware no definitivo
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo
De hecho, lo que más nos ha descolocado es descubrir que, contrariamente a lo dicho en nuestra primera toma de contacto con la cámara, la X1 no dispone de ningún tipo de estabilizador.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La opción que en el menú aparece identificada con ese nombre es en realidad un mecanismo que se basa en la fusión de dos imágenes simultáneas, con lo que queda descartado para escenas con movimiento. Además, si optamos por trabajar con el formato RAW, esta opción no está disponible.

Ruido controlado
De la otra parte de la ecuación se encarga un captor que vuelve a dejar claro que, cuando se trata de sensibilidad y rango dinámico, el tamaño importa. Y mucho.
Muestras: sensibilidad
Las fotografías se han realizado con una Leica X1 dotada de un firmware no definitivo. Haz clic en la imagen para ver un recorte
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo. haz clic en la imagen para ver un recorte
100 ISO
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo. haz clic en la imagen para ver un recorte
200 ISO
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo. haz clic en la imagen para ver un recorte
400 ISO
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo. haz clic en la imagen para ver un recorte
800 ISO
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo. haz clic en la imagen para ver un recorte
1600 ISO
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo. haz clic en la imagen para ver un recorte
3200 ISO
Tal y como se puede apreciar en las imágenes de estudio e incluso en las tomas nocturnas, la cámara se defiende sin ningún problema en prácticamente toda la escala de sensibilidades, con un ruido perfectamente controlado hasta 1600 ISO y que sólo muestra su vertiente cromática más molesta al mezclarse los ajustes extremos con escenas de poca luz.

Si combinamos estas características con el tamaño compacto del cuerpo, el sonido del disparo y la luminosidad de la óptica, puede que nos encontremos ante una de las compactas más válidas para reportajes nocturnos del momento. Siempre y cuando nos acostumbremos a lidiar con las ya citadas limitaciones del enfoque y la pantalla de la cámara en estas condiciones, claro.

Muestras: tomas nocturnas
Las fotografías se han realizado con una Leica X1 dotada de un firmware no definitivo, empleando los ajustes de sensibilidad de 800 a 3200 ISO
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo, empleando los ajustes de sensibilidad de 800 a 3200 iso
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo, empleando los ajustes de sensibilidad de 800 a 3200 iso
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo, empleando los ajustes de sensibilidad de 800 a 3200 iso
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo, empleando los ajustes de sensibilidad de 800 a 3200 iso
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo, empleando los ajustes de sensibilidad de 800 a 3200 iso
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo, empleando los ajustes de sensibilidad de 800 a 3200 iso
Aunque el procesamiento general nos ha parecido bastante equilibrado, echamos de menos disponer de cierto control sobre la reducción de ruido o la calidad y la compresión de los archivos JPEG.

Muestras: JPEG y RAW © QUESABESDE.COM

Las fotografías se han realizado con una Leica X1 dotada de un firmware no definitivo. Imágenes capturadas en formato JPEG directo y en formato RAW, procesadas con Adobe Lightroom 2.6:


JPEG

RAW

JPEG

RAW
Por otro lado, tras poner cara a cara los resultados directos que ofrece la cámara en este formato con lo que dan de sí los archivos RAW en lo que respecta a detalle y rango dinámico, la verdad es que merece la pena optar por esta segunda opción e invertir un poco más de tiempo delante del ordenador para extraer todo el potencial de tan considerable inversión.
Muestras: RAW
Las fotografías se han realizado con una Leica X1 dotada de un firmware no definitivo. Imágenes capturadas en formato RAW y procesadas con Adobe Lightroom 2.6
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo. imágenes capturadas en formato raw y procesadas con adobe lightroom 2.6
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo. imágenes capturadas en formato raw y procesadas con adobe lightroom 2.6
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo. imágenes capturadas en formato raw y procesadas con adobe lightroom 2.6
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo. imágenes capturadas en formato raw y procesadas con adobe lightroom 2.6
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo. imágenes capturadas en formato raw y procesadas con adobe lightroom 2.6
las fotografías se han realizado con una leica x1 dotada de un firmware no definitivo. imágenes capturadas en formato raw y procesadas con adobe lightroom 2.6
Para facilitar esta tarea de procesamiento, la X1 vuelve a recurrir al formato DNG de Adobe. Además, la cámara llega acompañada del conocido software Photoshop Lightroom, que en su versión 2.6 ya es plenamente funcional con los archivos de esta compacta.
Capricho fotográfico
Tal y como ya imaginamos la primera vez que nos cruzamos con una Leica X1, esta compacta traza un interesante puente entre la D-Lux 4 y la M9. Hablar de modelo asequible puede sonar ridículo a la mayoría, pero en el mundo de Leica ofrecer parte del encanto y la exclusividad de la saga M en formato reducido y por algo más de 1.500 euros puede ser una oportunidad muy apetecible para los usuarios más caprichosos.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero no se trata sólo de lujo en el sentido más frívolo del termino. La X1 es una compacta bien diseñada y construida, con una apariencia exquisita, una óptica de excelente calidad y unos resultados que están a la altura de los de muchas réflex de última generación.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Su manejo -como se espera de una Leica- es una propuesta elegante y singular que reivindica su propia filosofía. Algo que, por otro lado, no debería servir como excusa para algunos detalles que, como la pantalla o el enfoque, no están suficientemente bien pulidos.

Leica X1
Leica X1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Es la mejor cámara que puede encontrarse por todos esos euros? Por supuesto que no. Pero con ese precio resulta complicado e incluso absurdo enfrentar la X1 a otros modelos de similares prestaciones.

Y no tanto porque con ese presupuesto sea posible comprarse casi dos unidades de algunas de sus competidoras, sino porque quien quiere una cámara como ésta lo que busca es una Leica. Y la X1 lo es.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
Artículos relacionados (3)
Actualidad
29 / MAR 2011
Prueba de producto
11 / SEP 2009
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar