• Canon PowerShot N: análisis
  • Fujinon XF 14 mm f2.8 R: análisis
Prueba de producto
NI MINI NI M

Leica X Vario: prueba de campo

 
13
JUN 2013

Tal vez porque las expectativas son el peor enemigo de la realidad o porque simplemente no era la Leica X Vario la cámara que muchos esperaban, pero el caso es que en pocas horas esta nueva compacta ha cosechado más bofetadas que piropos. Aunque no tenemos mucho problema en apuntarnos a esto de sacar los colores a una cámara -más aún si cuesta 2.400 euros-, hemos pensado que, puestos a criticar, mejor hacerlo después de haberla probado. Dicho y hecho: una de las primeras unidades que circulan por estas tierras ya ha caído en nuestras manos.

Hace algo más de dos semanas Leica prometió una Mini M como parte de la misteriosa campaña de lanzamiento de una nueva cámara. La denominación elegida para rebautizar provisionalmente otros modelos (hasta las D-Lux se habían convertido en M) ya hacía suponer que había algo de metáfora en todo aquello, y las apuestas se dispararon.

Una compacta con sensor de formato completo, aventuraban algunos mientras apuntaban -con buen criterio- que el sensor y la óptica Leica ya los tenía y sólo faltaba unirlos. Una Leica M más pequeña y asequible, defendían otros tomándose al pie de la letra lo de Mini M.

Con este telón de fondo no es de extrañar que la ya oficial X Vario haya sabido a poco para la mayoría. Ni es muy pequeña ni, sobre todo, tiene mucho que ver con la mítica saga M. Pese a ello, hay que reconocerle el mérito: estamos ante la primera compacta que se atreve a combinar un sensor de tamaño APS-C con un zoom.

Pero la teoría ya nos la sabemos, así que tras conseguir una unidad de este recién estrenado modelo hemos tenido la oportunidad de convivir con él durante unas horas. Pocas, la verdad, pero suficientes para hacernos una idea bastante precisa de lo que ofrece -y lo que no- esta compacta de 2.400 euros, que de entrada tiene muchas papeletas para ser una de las cámaras más polémicas y criticadas del año.

Diseño X

¿Qué es la Leica X Vario? Muy sencillo: una X2 con zoom. Por mucho que desde la firma alemana se apele al espíritu de las M, el diseño, la ergonomía y las líneas son en realidad calcadas a las de la citada X2, aunque ahora con el añadido de un objetivo de focal variable.

Leica X Vario
Leica X Vario
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica X Vario
Leica X Vario
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Algo que, por cierto, no es ni mucho menos una mala noticia. De hecho, la X Vario está muy bien construida, y entre las manos la sensación de robustez y calidad es evidente. Aunque seguro que algunos seguirán echando de menos una empuñadura -que se puede adquirir aparte-, el objetivo se convierte en un excelente punto de apoyo para sujetar la cámara.

Leica X Vario
Leica X Vario
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Igual que en las anteriores X, este modelo dispone de una rueda para las velocidades y otra para el diafragma, con tercios de paso y giro libre. Dejando a un lado que algunos preferirían -nosotros mismos, sin ir más lejos- un anillo alrededor de la óptica, este giro sin tope unido al pequeño retardo de la cámara al dar información en pantalla sobre el diafragma escogido es uno de esos detalles que podría mejorarse.

Leica X Vario
Leica X Vario
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica X Vario
Leica X Vario
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por lo demás, la idea es la misma: pocos botones, ninguna opción de configuración de los mandos, menús muy austeros... En resumidas cuentas, una de esas cámaras que pretende centrar toda la atención en la toma de la imagen, no en su manejo y sus opciones.

Leica X Vario
Leica X Vario
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Algo que llega a funcionar, aunque lógicamente hay que adaptarse a esta idiosincrasia hasta que resulte realmente ágil. Sin embargo, otros detalles resultan inexplicablemente enrevesados, como cambiar el punto de foco, para lo cual es necesario mantener pulsado el botón de la fila izquierda y luego desplazarlo con el cursor de la derecha.

Poco zoom, poca luminosidad

Sin duda alguna, el zoom óptico de 3x es la pieza clave de este modelo y el detalle que justifica su lanzamiento. Un objetivo Leica Vario Elmar de 18-46 milímetros que rinde unas focales equivalentes a 28-70 milímetros en paso universal. ¿Sólo? Sí, pero hay que tener en cuenta que el área del sensor a cubrir es considerable y que, además de las complicaciones ópticas que ello supone, también tiene un efecto directo en el tamaño de la óptica.

Leica X Vario
Leica X Vario
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Cabe suponer por tanto que los ingenieros de Leica han buscado un punto de equilibrio entre tamaño de la cámara y rango focal. Exactamente lo mismo ocurre al hablar de uno de los puntos más criticados de la cámara: la escasa luminosidad del zoom.

Muestras: zoom
Fotografías realizadas con una Leica X Vario
fotografías realizadas con una leica x vario
28 mm
fotografías realizadas con una leica x vario
70 mm

Y es que, acostumbrados a compactas con ópticas de f2 o 2.8, la relación de diafragmas de f3.2-6.4 que ofrece esta X Vario sabe a muy poco. O a poquísimo cuando recordamos el precio que hay que pagar por ella. Pero una vez más, y puestos a hacer de abogados del diablo, ese CMOS de tamaño APS-C conlleva ciertas renuncias.

Leica X Vario
Leica X Vario
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Se podría haber construido un zoom más luminoso? Posiblemente, pero habría sido más grande y seguro que más caro. Y puede que, en el camino, se hubiese perdido algo de calidad óptica.

Porque, eso sí, viendo los resultados, por lo menos hay que reconocer que el rendimiento del zoom es excelente desde su máxima apertura. Tampoco es que sea mucho decir que un objetivo ya responde con solvencia a f3.2 (mucho menos a f6.4), pero al menos en este sentido, y tras ver las fotos realizadas con la cámara, no tenemos ninguna queja al respecto.

Leica X Vario
Leica X Vario
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica X Vario
Leica X Vario
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De hecho, el único punto en el que la óptica flojea es al cerrar más allá de f11 (el zoom llega a f16), porque por debajo el rendimiento es muy estable incluso acercando la lupa a las esquinas de la imagen. Respecto al desenfoque que se puede conseguir, sin ser éste muy acusado, el tamaño del sensor pone su granito de arena en este sentido.

Buena nota también para la distorsión geométrica, sólo apreciable en la posición angular y en las esquinas de la imagen cuando tenemos alguna línea en los bordes de la escena. Las aberraciones cromáticas y los reflejos tampoco son un problema -alguno hemos visto en situaciones de contraluces o luces laterales potentes-, y el viñeteo también es casi inexistente en la máxima apertura.

En resumidas cuentas, lo que ya imaginábamos: una óptica corta y poco luminosa, pero que dentro de sus limitaciones se comporta de forma excelente.

Enfocando

Menos entusiasmados estamos con el enfoque de la cámara. No es que el sistema automático funcione mal, pero está lejos de ser de los más rápidos de su clase. Con buena luz no nos encontraremos con problemas -ojo, la distancia mínima es de 30 centímetros para la focal más larga-, pero cuando la luz cae las dudas del mecanismo se multiplican.

Leica X Vario
Leica X Vario
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica X Vario
Leica X Vario
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por poner un ejemplo, en las tomas dentro de la iglesia de Santa Maria del Mar en Barcelona y con luz bastante escasa ha habido momentos en los que, sin la luz de ayuda al enfoque activada, la cámara no acababa de dar con un punto de foco.

En estos casos siempre se puede optar por el enfoque manual. La X Vario dispone de un anillo de enfoque de generosas dimensiones -sobre todo comparado con el del zoom-, que además integra el mecanismo para pasar del modo automático al manual.

Leica X Vario
Leica X Vario
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Una buena idea, aunque es verdad que unas cuantas veces nos hemos equivocado de anillo y al intentar cambiar la focal hemos acabado activando el enfoque manual. Al hacerlo, el sistema de ayuda amplía la parte central de la imagen para facilitar esta labor.

Dos críticas más: la dureza de ambos anillos es excesiva y el tiempo de puesta en marcha de la cámara es también claramente mejorable.

No es cuestión de calidad

Armada con un CMOS de 16 megapíxeles -muy posiblemente el mismo que la X2-, la nueva Leica no decepciona en cuanto a calidad de imagen. En realidad, no hay ninguna sorpresa en este apartado, pues la óptica es de buena calidad y el sensor es ya un viejo conocido.

Leica X Vario
Leica X Vario
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Buen nivel de detalle, archivos JPEG directos que exprimen bastante bien el potencial del sensor -el RAW, como siempre, da más margen sobre todo en lo que respecta a rango dinámico- y un buen control de ruido hasta 6.400 ISO. Como ya ocurría con la X2, Leica opta por un procesamiento bastante conservador en los JPEG que no nos disgusta: hay ruido, pero a cambio hay mucho detalle.

Muestras: 16 MP
Fotografías realizadas con una Leica X Vario
fotografías realizadas con una leica x vario
fotografías realizadas con una leica x vario
fotografías realizadas con una leica x vario
fotografías realizadas con una leica x vario
fotografías realizadas con una leica x vario
fotografías realizadas con una leica x vario

Y es que, como imaginábamos, el problema de esta X Vario no es la calidad de imagen. En este sentido pocas críticas podemos hacerle, aunque revisando la hemeroteca y viendo el resultado al enfrentar la X2 a la Fujifilm X100, parece lógico pensar que a día de hoy la X100S podría derrotar a esta X Vario sin muchos problemas. Aunque, sí, es cierto: la X100S no tiene zoom.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Leica X Vario. Haz clic debajo de cada imagen para descargar el archivo RAW original

Pero los buenos resultados no implican que esta X Vario no merezca algún tirón de orejas. Su velocidad de reacción, el enfoque, algunos detalles del manejo... una cosa es apelar al clasicismo y otra, no estar a la altura de lo que se espera.

Leica X Vario
Leica X Vario
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Ahí reside, en realidad, gran parte del problema. Dejando a un lado el cansino tema del prohibitivo precio de las Leica, lo que ocurre es que esta X Vario no es -como decíamos al principio- ni Mini ni M. Y eso era lo que la firma parecía estar prometiendo.

Leica X Vario
Leica X Vario
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica X Vario
Leica X Vario
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En su lugar ha puesto sobre la mesa una cámara que, aun siendo única, es difícil de recomendar. No ya porque por ese precio hay opciones mejores, sino porque puestos a querer una Leica, y si no podemos llegar a una M, la X2 nos parece un producto con mucho más sentido.

Leica X Vario
Leica X Vario
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Eso sí, guardados ya los cuchillos, si alguien tiene el antojo de una compacta con sensor grande, zoom y el logotipo rojo en el frontal, adelante. Exactamente eso es la Leica X Vario.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar