COMPARTIR
  • Edelkrone SliderPLUS v2: análisis
  • Fujifilm X-E2, Olympus OM-D E-M5, Panasonic GX7 y Sony NEX-7: frente a frente
Leica DG Nocticron 42,5 mm f1.2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Leica DG Nocticron 42,5 mm f1.2: análisis

6
7
ENE 2014
Texto: Iker Morán  |  Fotos: Álvaro Méndez

Se ha hecho esperar, pero el Leica DG Nocticron 42,5 mm f1.2 para Micro Cuatro Tercios ya está aquí. Tras esa aparatosa denominación se esconde el objetivo con enfoque automático más luminoso para este sistema y posiblemente el sueño de muchos fotógrafos de retrato. Y es que con una focal equivalente a 85 milímetros y ese f1,2, la espectacularidad de los resultados está garantizada. Recién anunciada su salida al mercado con un precio aproximado de 1.500 euros, desde hace unos días hemos estado paseando con esta exclusiva óptica montada en una Panasonic Lumix DMC-GX7.

Hace tantos meses que se habla de este objetivo que, pese a anunciarse hoy su comercialización, parece ya un viejo conocido. Fue en la última edición de Photokina (allá por otoño de 2012) cuando lo vimos por primera vez en forma de prototipo. En verano del año pasado supimos algo más de él coincidiendo con el lanzamiento de la Panasonic Lumix DMC-GX7, y ha sido ahora cuando –acompañados precisamente de esta cámara- hemos podido echarle el guante y probarlo sobre el terreno.

Leica DG Nocticron 42,5 mm f1.2
Leica DG Nocticron 42,5 mm f1.2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El nuevo Nocticron con el aparatoso parasol montado y junto a la GX7 de Panasonic, la cámara con la que se ha realizado esta prueba.

Aunque la denominación lleva inevitablemente a pensar en los míticos Noctilux de Leica para el sistema M, en este caso estamos hablando de un modelo con enfoque automático y montura Micro Cuatro Tercios. Una especie de hermano pequeño de los componentes de esa saga, tanto por el círculo de imagen que tiene que cubrir como por su luminosidad y precio, que se sitúa en 1.500 euros y hace de ésta una pieza mucho más asequible que los citados Noctilux.

Construcción de lujo

Perteneciente a la gama de los popularmente conocidos como Panaleica, este objetivo lleva efectivamente la denominación de Leica en su frontal –sólo ahí- pero está construido en Japón, por lo que cabe deducir que ha salido de las factorías de Panasonic a partir de un diseño óptico (de 14 elementos en 11 grupos, más concretamente) con el sello de Leica.

En cualquier caso, entre las manos responde a lo que cabe esperar de una óptica de este nivel. Su volumen y peso son considerables, aunque montado en la GX7 el conjunto resulta bastante equilibrado. De hecho, da la sensación de que se ha ajustado el tamaño de la óptica al del cuerpo de esta cámara –concuerdan al milímetro- para que formen una buena pareja.

 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2
Un Leica "made in Japan"

Con un volumen y un peso considerables, el Nocticron dispone de un anillo para el enfoque manual y otro mecánico para el control del diafragma, con una posición para trabajar con prioridad a la velocidad

 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2
Leica DG Nocticron 42,5 mm f1.2
Álvaro Méndez (Quesabesde)
 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2
Leica DG Nocticron 42,5 mm f1.2
Álvaro Méndez (Quesabesde)
 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2
Leica DG Nocticron 42,5 mm f1.2
Álvaro Méndez (Quesabesde)
 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2
Leica DG Nocticron 42,5 mm f1.2
Álvaro Méndez (Quesabesde)
 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2
Leica DG Nocticron 42,5 mm f1.2
Álvaro Méndez (Quesabesde)
 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2
Leica DG Nocticron 42,5 mm f1.2
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Hay que tener en cuenta, eso sí, que el parasol que incluye de serie el objetivo –metálico y de excelente factura- es casi del mismo tamaño que la óptica, por lo que una vez juntos casi se duplica su longitud.

El Nocticron 42,5 mm f1.2 dispone de un único anillo para el enfoque manual, de giro libre y dureza correcta. También incorpora un anillo mecánico de diafragmas con valores que van desde f1.2 hasta f16 en saltos de un tercio de paso, además de una posición automática para trabajar en prioridad a la velocidad.

Detalle de la rosca para acoplar el parasol incluido de serie. Metálico y de excelente factura, es casi del mismo tamaño que la óptica

 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2
Leica DG Nocticron 42,5 mm f1.2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque su posición es muy cómoda, lo cierto es que se agradecería algo más de dureza para evitar moverlo de forma accidental. Del mismo modo, una ventana con la clásica información sobre distancia de enfoque y profundidad de campo se agradecería en una óptica de este nivel.

Estabilizado

Puede que algunos usuarios también echen en falta un sistema más práctico para pasar del enfoque manual al automático, desplazando el anillo principal de la óptica como ocurre en algunos objetivos de Olympus para esta misma montura.

En su lugar, este Nocticron dispone de un interruptor en el lateral para elegir el tipo de enfoque. Quienes opten por el modo automático descubrirán que su funcionamiento es prácticamente impecable, incluso en condiciones de luz muy pobre. De hecho, entusiasmados con las posibilidades que brinda ese f1.2 para la fotografía nocturna, hemos probado el objetivo en estas condiciones con unos resultados excelentes en cuanto al comportamiento del autofoco.

 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2
Con la GX7

El Nocticron y la Lumix DMC-GX7 forman un tándem perfecto. Da incluso la sensación de que se ha ajustado el tamaño del objetivo al del nuevo buque insignia de Panasonic

 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2
Leica DG Nocticron 42,5 mm f1.2
Álvaro Méndez (Quesabesde)
 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2
Leica DG Nocticron 42,5 mm f1.2
Álvaro Méndez (Quesabesde)
 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2
Leica DG Nocticron 42,5 mm f1.2
Álvaro Méndez (Quesabesde)
 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2
Leica DG Nocticron 42,5 mm f1.2
Álvaro Méndez (Quesabesde)
 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2
Leica DG Nocticron 42,5 mm f1.2
Álvaro Méndez (Quesabesde)
 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2
Leica DG Nocticron 42,5 mm f1.2
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Hay que tener en cuenta, eso sí, que la distancia mínima de enfoque es de 50 centímetros, así que en la mayoría de ocasiones si no conseguimos un punto de foco será posiblemente porque estamos demasiado cerca del sujeto. Un dato que deberían tener en cuenta quienes estén pensando en esta óptica para aplicaciones macro.

Respecto al enfoque manual, los sistemas de ayuda de la cámara –ampliación automática al girar el anillo y focus peaking- resultarán muy prácticos para quienes prefieran trabajar de este modo.

leica dg nocticron 42,5 mm f1.2
Leica DG Nocticron 42,5 mm f1.2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En esta misma zona lateral nos encontramos con el interruptor para el estabilizador de imagen. Un sistema que, según hemos podido comprobar, funciona de forma muy notable y nos permitirá disparar a pulso a velocidades de hasta 1/10 segundos –con la cámara bien sujeta y el ojo sobre el visor electrónico- con una tasa muy alta de imágenes libres de trepidación.

A f1.2

Ópticas bien construidas, con un enfoque automático excelente y muy luminosas hay unas cuantas dentro del sistema Micro Cuatro Tercios. Pero hasta ahora ninguna se había atrevido con un diafragma de f1.2. Al menos entre los modelos con enfoque automático, porque tanto Voigtländer como la últimamente muy mediática Kipon cuentan con ópticas manuales incluso más luminosas.

Ningún objetivo automático para el sistema Micro Cuatro Tercios se había atrevido hasta ahora con un diafragma de f1.2

 leica dg nocticron 42,5 mm f1.2
Leica DG Nocticron 42,5 mm f1.2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así que resulta imposible tener este 42,5 milímetros entre las manos y no dejarse llevar por el irrefrenable impulso de disparar siempre a f1.2. Al menos hasta revisar los resultados y recordar que, pese a que esto no es formato completo y por tanto disponemos de algo más de profundidad de campo, ésta es realmente mínima cuando optamos por la máxima apertura. No es que borremos el fondo de la imagen: es que no es posible tener a foco simultáneamente los ojos y la nariz en un retrato.

Dejando a un lado la atractiva estética que se consigue y la espectacularidad de las imágenes, el nivel de detalle y resolución que consigue este Nocticron es muy elevado incluso con la máxima apertura. Si se quiere ver todo su potencial, habrá que trabajar a partir de f1.8, aunque es entre f4 y f8 cuando ofrece lo mejor de sí. A partir de f11 los resultados empiezan a caer, y a f16 son algo pobres en comparación con el comportamiento general de la óptica.

Muestras: Leica Nocticron 42,5 mm f1.2
Las fotos se han realizado con una Panasonic Lumix DMC-GX7

La combinación del f1.2 con la escasa profundidad de campo de este sistema impiden tener a foco simultáneamente los ojos y la nariz en un retrato

Si en el centro de la imagen la resolución es espectacular, en las esquinas tampoco decepciona. A f1.2 pierde bastante, aunque como hemos dicho resultará complicado que la limitada profundidad de campo nos permita tener el centro y la esquina de la imagen a foco, así que la pérdida de resolución tampoco es un gran problema. A f2 y f2.8 los resultados son ya muy buenos en las esquinas, aunque como decíamos el mejor punto de la óptica se obtiene al trabajar entre f4 y f8.

Muestras: Leica Nocticron 42,5 mm f1.2
Las fotos se han realizado con una Panasonic Lumix DMC-GX7
las fotos se han realizado con una panasonic lumix dmc-gx7
las fotos se han realizado con una panasonic lumix dmc-gx7
f1.2
las fotos se han realizado con una panasonic lumix dmc-gx7
f1.2
las fotos se han realizado con una panasonic lumix dmc-gx7
f1.8
las fotos se han realizado con una panasonic lumix dmc-gx7
f1.2
las fotos se han realizado con una panasonic lumix dmc-gx7
f1.2
las fotos se han realizado con una panasonic lumix dmc-gx7
f8
las fotos se han realizado con una panasonic lumix dmc-gx7
f1.4
las fotos se han realizado con una panasonic lumix dmc-gx7
f2

Las aberraciones están perfectamente controladas, y pese a que lo hemos puesto a prueba disparando contra luces directas incluidas en el encuadre, los reflejos tampoco parecen un problema para la óptica.

Muestras: viñeteo
Fotografías realizadas con una Panasonic Lumix DMC-GX7 empleando diferentes aperturas de diafragma
fotografías realizadas con una panasonic lumix dmc-gx7 empleando diferentes aperturas de diafragma

El viñeteo, eso sí, es muy evidente a f1.2, y habrá que cerrar hasta f2 si queremos que pase desapercibido. Claro que, quienes trabajen en formato JPEG, también pueden activar la corrección automática de la cámara y comprobar cómo los resultados mejoran incluso con las máximas aperturas.

Exclusivo y especializado

Tras unos días de convivencia y decenas de fotografías disparadas con el Leica DG Nocticron 42,5 mm f1.2, pocas dudas cabe tener sobre su solvencia y calidad. Es ésta una óptica que cumple con las altas expectativas que ha despertado desde que la viéramos por primera vez hace más de año y medio.

leica dg nocticron 42,5 mm f1.2
Leica DG Nocticron 42,5 mm f1.2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Este Nocticron es una pieza única y muy exclusiva, llamada a convertirse en un nuevo clásico o en el sueño de los amantes del retrato

Se trata, eso sí, no sólo de un objetivo muy exclusivo, sino de un modelo especializado. Algo que suele ocurrir con los objetivos que lucen esta focal situada en torno a los 85 milímetros en paso universal, pero que en este caso se potencia al dotarlo de una luminosidad tan espectacular que pasa factura a su tamaño y precio.

A cambio tenemos entre las manos una pieza única, llamada a convertirse en un nuevo clásico o en el sueño de los amantes del retrato. Al menos de quienes estén dispuestos a pagar esa exclusividad y no dejarse llevar por opciones mucho más económicas, incluido el ya veterano Leica 45 mm f2.8 para Micro Cuatro Tercios.

6
Comentarios
Cargando comentarios