¿NUEVOS TIEMPOS?

Leica M y M-E: primeras impresiones  

19
SEP 2012
Iker Morán   |  Colonia

Era una de las novedades más esperadas para esta edición de Photokina, aunque lo cierto es que, a la hora de la verdad, no se ha cumplido del todo con el guión previsto. No ha habido ni M10 ni un nuevo sistema sin espejo, sino una Leica M (a secas) y una M-E que contribuye a rebajar un poco el estratosférico listón de precios de la firma. Presentadas hace apenas 24 horas, la visita al estand de la compañía germana en la feria de Colonia era parada obligada.

¿Leica M qué?, preguntan muchos de los curiosos que se acercan al estand de Leica en Photokina para conocer las nuevas cámaras de la firma. Leica M sin más, responden pacientemente los encargados de mostrarla al público.

Aunque nos quedamos con ganas de preguntar cómo se llamará dentro de dos o tres años su sucesora (¿The New Leica M, al estilo del iPad de Apple?), no hay tiempo para detalles. La cantidad de gente que se arremolina a su alrededor es notable y hay dos nuevas Leica por conocer.

Leica M-E: la opción más asequible
¿Está cambiando algo en Leica? ¿Se nota la presión de sistemas como el X-Pro de Fujifilm, que ofrecen por un precio mucho más comedido prestaciones muy competitivas? Las preguntas se agolpan al sostener la nueva M-E entre las manos.

Leica M-E
Leica M-E
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En realidad nada ha cambiado, aunque el discurso sea sutilmente diferente y se ponga el acento en lo esencial y en su minimalismo para marcar distancias entre esta nueva Leica y la anterior M9. O puede que sí haya cambiado algo, porque una Leica de la serie M digital por 4.800 euros no es algo que hasta hace poco sonara en las quinielas.

Leica M-E
Leica M-E
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica M-E
Leica M-E
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Referirse a este modelo con el apelativo de "barato" -más aún con los tiempos que corren- es ciertamente indecente. Pero dentro del singular universo de Leica, la M-E es precisamente eso: el pretendido modelo de entrada a un mundo demasiado caro e inaccesible para la mayoría de mortales.

Leica M-E
Leica M-E
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Porque en realidad, y pese a los cambios estéticos, esta cámara no deja de ser una M9 por dentro. Todo gira en torno al visor de telémetro, el dial de velocidades, el anillo de diafragmas y el disparador. Lo esencial para la fotografía, según el lenguaje de Leica.

Leica M-E
Leica M-E
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica M-E
Leica M-E
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Algo más compacta y con un acabado menos variado que en cierto modo recuerda su naturaleza de modelo de entrada (la parte superior en gris antracita, la zona central rematada en cuero negro), entre las manos no deja de ser una cámara realmente contundente. De la vieja escuela. Estilo Leica, para entendernos.

Leica M-E
Leica M-E
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica M: un clásico adaptado a los nuevos tiempos
Pero la novedad más relevante es sin duda la Leica M. No sólo estrena denominación, sino que hace lo propio también con un CMOS de 24 megapíxeles y formato completo. Más interesante que el aumento de la resolución o las coincidencias de tamaño y megapíxeles con el empleado por Sony en algunos de sus modelos más recientes (hasta ahora Kodak suministraba los captores a Leica) es lo que implica la adopción de este CMOS: previsualización Live View y grabación de vídeo.

Leica M
Leica M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Dos prestaciones superadas y absolutamente triviales desde hace años, pero una auténtica rareza entre las Leica M. Tanto es así que no sería descabellado pensar en algún que otro purista poniendo el grito en el cielo al ver a alguien encuadrando con una Leica separada un par de palmos de la cara. Y lo cierto es que la escena es bastante chocante.

Leica M
Leica M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica M
Leica M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Partiendo de un diseño clásico se introducen en esta Leica M algunas novedades relacionadas con estas nuevas prestaciones. La pantalla, por ejemplo, se pone al día en tamaño (3 pulgadas) y resolución (920.000 puntos). Un detalle importante si tenemos en cuenta que, por ejemplo, la confirmación de foco ahora se puede realizar a través del monitor. Con ópticas Leica M no sería necesario alejarse del tradicional telémetro, pero si se recurre al adaptador para usar objetivos Leica R este procedimiento es casi obligatorio.

Leica M
Leica M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En la parte frontal un botón se encarga de activar la ampliación en pantalla, cuyo grado de zoom se puede regular con un nuevo dial trasero a la altura del pulgar.

Leica M
Leica M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica M
Leica M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Muy útil es también el sistema de resaltado ("peaking focus"), que destaca en color rojo los límites de la zona de la imagen enfocada. Aunque no ha habido tiempo para muchas pruebas y las condiciones no eran las adecuadas, el sistema funciona realmente bien y puede dar respuesta a esa antigua demanda de los propietarios de ópticas Leica R para dar el salto al mundo digital.

M de movie
Llama la atención el pequeño botón "M" en la zona superior del cuerpo de la cámara. "M de movie", nos explican. Muy propio de Leica también este detalle.

Leica M
Leica M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica M
Leica M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A falta de un modo dedicado específicamente a la grabación de vídeo (Full HD a 25 o 24p), bastaría con pulsar este botón para comenzar a registrar los clips. La cámara lleva un micrófono incorporado, pero opcionalmente también se ofrece uno externo que se acopla a la zapata. El resultado, eso sí, reinventa ligeramente la estética Leica.

Leica M
Leica M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Algo parecido ocurre con el nuevo visor electrónico opcional, que también puede anclarse en la zapata de la cámara y que -de nuevo pensando sobre todo en los objetivos Leica R- supone una opción más cómoda que encuadrar con la ayuda de la pantalla. Estéticamente también se gana algo, aunque este visor electrónico con un exterior de plástico no parece encajar muy bien con los estándares que se le presuponen a la firma alemana.

Leica M
Leica M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leica M
Leica M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Será cuestión de adaptarse a los nuevos tiempos que comienzan a soplar por Leica. ¿Sabrán aceptarlo sus usuarios? Para comprobarlo habrá que esperar hasta principios del próximo año y soltar los 6.200 euros que cuesta esta M.

Compra tu Leica M en redcoon

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar