Actualidad

El CEO de Kodak muestra su desencanto con la evolución del mercado fotográfico digital

 
9
ENE 2006

Presidente y CEO -director ejecutivo- de Kodak, Antonio M. Perez se muestra optimista sobre el futuro de la compañía que dirige. Sin embargo, no oculta un cierto desánimo por la lentitud de un sector que se ha limitado a sustituir los carretes por sensores digitales. Muchas cámaras son dinosaurios, dice Perez, cuyas opiniones han recogido Newsweek y The New York Times en dos recientes entrevistas.

Son días de mucha actividad para Kodak. La reciente celebración del salón CES en Las Vegas y la llegada de la primera cámara digital de doble óptica, la Kodak EasyShare V570, coincide con el décimo aniversario de la presentación de la Kodak Digital Science 50, la primera digital de la compañía con un precio por debajo de los 1.000 dólares.

Por si fuera poco, Kodak también ha anunciado el cambio de su logotipo, que se moderniza y sustituye el característico fondo amarillo por el blanco.

Coincidiendo con esta amalgama de acontecimientos, el diario The New York Times y el semanario Newsweek han publicado sendas entrevistas con el presidente y director ejecutivo de Kodak, Antonio M. Perez. Con un discurso muy parecido en ambos medios, el responsable de la compañía ofrece su agridulce visión de la industria fotográfica digital.

Y es que pese a mostrarse esperanzado con el futuro y los proyectos de la compañía que él dirige, no disimula cierto desencanto con el sector: "Todo el mundo habla de las posibilidades de la fotografía digital, pero aún nadie las ha aprovechado completamente", asevera.

Nueva arquitectura
"La mayoría de cámaras digitales son dinosaurios que no se desarrollan tan rápido como el ecosistema al que pertenecen". Así de contundente se muestra Perez al hablar de lo mucho que, a su entender, queda por hacer.

¿Por qué una cámara no puede enviar directamente una imagen, o corregir los ojos rojos o cerrados en una fotografía?, se pregunta. Según él, las compañías se han limitado a sustituir la película química de sales de plata por el silicio de los sensores digitales, pero manteniendo el esquema tradicional: una lente, un obturador, un flash...

Perez se muestra claro en este sentido: la arquitectura empleada para la película no es válida para el terreno digital. A partir de esta idea, las reflexiones corporativas con referencias a la EasyShare V570 -¿por qué usar sólo una lente?, se pregunta- llegan acompañadas de lo que podrían ser predicciones o adelantos de lo que cabe esperar por parte de Kodak.

Así, por ejemplo, cuestiona la utilidad del flash en las cámaras digitales: "¿Por qué usar flash? Con película era necesario, pero ya no hace falta si los sensores pueden captar luz de menor intensidad que el ojo humano."

Futuro de Kodak
Respecto a la situación económica de Kodak -presionada por los accionistas, según se extrae de las preguntas realizadas a Perez-, el presidente de la firma remite al plan de reestructuración presentado en 2003 y que contemplaba un periodo de transición de cuatro años.

Optimista en este sentido, Perez asegura que cuando se publiquen los datos económicos de 2005 los analistas económicos se darán cuenta de los buenos resultados que está teniendo este plan de reajuste.

Por otro lado, asegura que el ADN de Kodak gira entorno a la industria de la imagen digital. Por eso -según sus declaraciones- Kodak tan sólo permanecerá en aquellos segmentos donde puede tener el primer o el segundo puesto del mercado.

No obstante, el responsable de compañía de Rochester aclara que "mientras haya compradores, siempre venderemos película".

El futuro, evidentemente, va por otros derroteros. Así, Antonio M. Perez destaca el reciente acuerdo por el que los CMOS de Kodak se implementarán en los teléfonos móviles de Motorola.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar