• Sigma 24-35 mm f2 Art: prueba de campo
  • Canon EOS 760D: análisis
Prueba de producto
Kazam Trooper 450
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Kazam Trooper 450: análisis

2
29
JUL 2015
Texto: Alberto Ballestín  |  Fotos: Álvaro Méndez

A pesar de que la atención de los medios se centra en los buques insignia de las grandes compañías, el consumidor común no pone 600 euros uno encima de otro cada doce meses para adquirir el teléfono de moda. El mercado de masas está dominado por móviles de bajo coste y prestaciones reducidas, máquinas para enviar whatsapps y tomar selfies que seducen más por su precio que por sus fichas técnicas. La firma británica Kazam pretende hacerse hueco en este segmento con el Trooper 450, un modelo de 5 pulgadas con un precio de chiste: 85 euros.

La prensa especializada tiene la obligación de informar a sus lectores sobre las novedades del sector que cubre con puntualidad y una razonable apertura de criterios. Sin embargo, un rápido vistazo a los análisis de prácticamente cualquier medio de renombre puede llevar a la conclusión de que no hay vida en el mercado telefónico por debajo de la barrera de los 150 euros. Y no hay nada más lejos de la realidad.

Kazam Trooper 450
Kazam Trooper 450
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Habitando lo que prácticamente constituye un universo paralelo, incontables fabricantes de la más diversa alcurnia luchan a cuchillo por conquistar al mercado de masas, ofreciendo terminales de bajo coste para estudiantes de bolsillos ligeros, profesionales que necesitan un segundo móvil para el trabajo y cuñados que solo quieren enviar chistes de tercera mano por WhatsApp.

Teléfonos como el Kazam Trooper 450 van precisamente dirigidos a estos consumidores con pocas ganas de calentarse la cabeza mirando especificaciones técnicas y aún menos presupuesto. Es también el segmento en el que se desenvuelven rivales como el Samsung Galaxy Ace Style y el Motorola Moto E, ambos respaldados por marcas de mucho mayor renombre y ventas más que respetables.

Sencillo, que no mal hecho

Parece ya una verdad incontestable que en el mundo de la telefonía móvil barato equivale casi siempre a baja calidad de construcción. Es más, ni siquiera desembolsar más de 600 euros para poder presumir del teléfono más candente del momento garantiza materiales de mayor empaque que el tradicional plástico ligero. En este sentido el Trooper 450 no rompe los esquemas, pero sí ofrece una robustez mayor que la brindada por algunos de sus rivales.

kazam trooper 450kazam trooper 450kazam trooper 450kazam trooper 450kazam trooper 450kazam trooper 450
Líneas discretas, casi anónimas

A pesar de que Kazam cuenta con algunos terminales realmente llamativos, el Trooper 450 es discreto hasta el punto de que solo se puede discernir su marca por el logotipo

kazam trooper 450
Kazam Trooper 450
Álvaro Méndez (Quesabesde)
kazam trooper 450
Kazam Trooper 450
Álvaro Méndez (Quesabesde)
kazam trooper 450
Kazam Trooper 450
Álvaro Méndez (Quesabesde)
kazam trooper 450
Kazam Trooper 450
Álvaro Méndez (Quesabesde)
kazam trooper 450
Kazam Trooper 450
Álvaro Méndez (Quesabesde)
kazam trooper 450
Kazam Trooper 450
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Kazam, que no es un fabricante sino una compañía que se dedica a remarcar terminales chinos de diversa categoría para luego comercializarlos con su propio logotipo, no parece particularmente preocupada ante el hecho de que este modelo básico sea irreconocible a simple vista. Esencialmente un anónimo bloque de plástico y vidrio, el Trooper 450 carece de personalidad, siendo como se trata de una simple herramienta de comunicación con un propósito marcadamente utilitario.

Realizada en plástico de tacto suave y algo adepto a las huellas dactilares, la tapa trasera del terminal (fijada firmemente pero no difícil de retirar) protege el acceso a elementos clave del terminal como son la ranura SIM, el lector microSD (muy práctico, puesto que el teléfono solo incorpora 4 GB de almacenamiento) y una batería de baja capacidad pero afortunadamente sustituible por el usuario.

Las teclas exteriores del teléfono (que posee botones capacitivos independientes de la pantalla) poseen un relieve poco pronunciado, lo que puede dificultar su uso. Otro rasgo que podría haber estado mejor cuidado es la rejilla del altavoz, que está situado en la parte trasera del dispositivo. Debido al diseño plano del respaldo, esta queda completamente tapada cuando el móvil se deposita sobre la mesa y reduce (que no anula, puesto que se trata de un teléfono con un volumen elevado) el tono de llamada y las notificaciones.

kazam trooper 450
Kazam Trooper 450
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sin ser un dechado de originalidad, ofrece una calidad aparente más que razonable para lo que cuesta

El tacto general del teléfono es bueno. Aunque no es especialmente delgado (mide 9,2 milímetros de grosor) ni ligero (pesa 148 gramos), lo cierto es que sus 5 pulgadas hacen del Kazam Trooper 450 un móvil bastante manejable, y encima está mejor resuelto exteriormente que otros teléfonos en su escala de precios.

Las piezas visibles no tienen holguras desagradables y la tapa trasera tampoco muestra una flexibilidad innecesaria. Debería ser lo mínimo que se le podría pedir a un teléfono móvil, pero las tiendas están repletas de teléfonos de gama baja firmados por marcas más conocidas que exhiben terminaciones inferiores.

Una pantalla puramente funcional

Vender por debajo de los 100 euros sin ofrecer un producto de usar y tirar no deja mucho margen de maniobra. Ni a Kazam ni a ninguna otra marca. El coste individual de cada componente ha de ser lo suficientemente reducido como para dejar un margen de beneficios viable a pesar del bajo precio del terminal, y la pantalla es de forma casi inexorable uno de los aspectos donde más se nota el planteamiento económico de este dispositivo.

kazam trooper 450
Kazam Trooper 450
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En este aspecto, el Trooper 450 no supone la excepción a la regla. Con un total de 480 x 854 píxeles, su resolución es idéntica a la de la inmensa mayoría de sus competidores, haciendo uso de la similarmente común tecnología LCD IPS. El panel utilizado queda por tanto lejos de mostrar la definición que podría observarse en un terminal con pantalla HD, con unos menús de aspecto ligeramente granulado en comparación con los de dispositivos más avanzados.

La visibilidad de la pantalla en exteriores no es uno de los puntos fuertes de este terminal

kazam trooper 450
Kazam Trooper 450
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La pantalla es tan utilitaria como el resto del teléfono. El nivel de contraste es claramente bajo y el brillo tampoco resulta especialmente elevado, a lo que se suma una fidelidad cromática bastante mediocre. La profundidad de los negros tampoco es su punto fuerte. En el lado positivo, los ángulos de visión no son malos para lo que se estila en el segmento en el que milita, superando aquí a terminales de mayor precio.

Rendimiento adecuado, batería algo escasa

A estas alturas del presente análisis, nadie debería esperar un hardware de primera categoría dentro de este humilde modelo. No sería razonable ni justo pedir a Kazam un procesador de ocho núcleos acompañado de las obscenas cantidades de memoria RAM vistas en los últimos buques insignia de Samsung o LG. Con todo, el funcionamiento del Trooper 450 durante el uso diario es por lo general plenamente satisfactorio.

Armado con un tímido procesador Mediatek MT6582 y complementado con un total de 512 MB de RAM, el Trooper 450 es un teléfono de prestaciones bastante bajas en relación a su edad.

Los resultados de los benchmarks resultan algo anémicos, pese a lo cual el rendimiento general no es malo

kazam trooper 450
Kazam Trooper 450
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)

Las pruebas de rendimiento, de hecho, evidencian una capacidad de procesamiento sensiblemente inferior a la exhibida por equipos datados con un modestísimo chip Snapdragon 200, tal y como reflejan los 6.980 y 18.750 puntos obtenidos en Quadrant y AnTuTu, respectivamente. 3DMark arroja un resultado aún más bajo, con 2.124 puntos frente a los 3.751 puntos del similarmente económico Moto G.

Afortunadamente, Android y la mayoría de las aplicaciones de uso común no exhiben problemas de funcionamiento. Así como la ejecución de juegos gráficamente exigentes está vetada a efectos prácticos, Android 4.4.2 funciona a buena velocidad en la mayoría de los contextos si se puede ignorar la aparición de alguna que otra pausa casi imperceptible. Solo al abrir ciertas aplicaciones por primera vez o querer navegar por Internet se evidencia la falta de músculo del terminal.

kazam trooper 450
Kazam Trooper 450
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Que Android funcione de forma satisfactoria a pesar de un hardware tan anémico se debe no en escasa medida a la ausencia de pesadas capas de personalización. Kazam ha dotado a este teléfono con una ROM sin efectos cosméticos, limitando sus añadidos prácticamente a la clásica aplicación de linterna y a un explorador de archivos. Una decisión sabia y que termina obrando a favor del usuario.

El rendimiento de la batería es pobre. Sin más. A pesar de que su procesador MediaTek no es un peso pesado, el teléfono agota su acumulador de 2.000 mAh al cabo de un día con un uso muy convencional, lo que fuerza a recargar el teléfono todas las noches.

Aunque algo pobre, la batería del Kazam Trooper 450 puede ser fácilmente sustituida por otra nueva, lo que aumenta notablemente la longevidad del dispositivo

kazam trooper 450
Kazam Trooper 450
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tener que cargar el teléfono una vez al día no parece algo oneroso, pero cuando se considera que las baterías tienden a degenerar con el uso, las implicaciones de usar una batería tan limitada se hacen evidentes. Afortunadamente la batería es desmontable, por lo que será posible sustituirla cuando empiece a perder capacidad.

Por último, el Trooper 450 complementa sus exiguos 4 GB de almacenamiento con una ranura microSD. Oficialmente es compatible con tarjetas de hasta 64 GB, pero durante las pruebas ha demostrado aceptar sin el menor de los problemas tarjetas de hasta 200 GB.

Una cámara que se limita a estar ahí

Lo más positivo que se puede decir de la cámara del Trooper 450 es que, en efecto, saca fotos. Con una resolución de 5 megapíxeles y desprovista de autofoco, este es un teléfono que no aspira a convertir a sus usuarios en los reyes de Instagram.

La calidad de las imágenes obtenidas por el Trooper 450 es comprensiblemente baja. La falta de detalle es evidente, como también lo es la reproducción de los colores (generalmente algo apagados) y el rendimiento nocturno de la cámara. Afortunadamente, el balance de blancos resulta por lo general más o menos adecuado.

kazam trooper 450
Kazam Trooper 450
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Muy extrañamente y a pesar de su baja calidad fotográfica, el Trooper 450 cuenta con un flash de doble LED, cuando muchos de sus rivales no incorporan ninguno. Algo de agradecer, aunque solo sea porque permite utilizar el teléfono como linterna.

Algo parecido sucede con la capacidad de grabación de vídeo, que se puede realizar a Full HD. El resultado final está lleno de artefactos y evidencia una pobre calidad de captura, pero con 1080 líneas horizontales frente a las 720 de sus rivales.

Muestras: 5 megapíxeles
Fotografías realizadas con un Kazam Trooper 450
fotografías realizadas con un kazam trooper 450
fotografías realizadas con un kazam trooper 450
fotografías realizadas con un kazam trooper 450
fotografías realizadas con un kazam trooper 450
fotografías realizadas con un kazam trooper 450
fotografías realizadas con un kazam trooper 450

Otro punto a favor del Trooper 450 es que incorpora una cámara frontal con resolución VGA. A estas alturas no debería ser algo reseñable, pero no todos los teléfonos de bajo coste incorporan este elemento.

Acorde con su precio

No es el más bonito ni el más completo, pero el Kazam Trooper 450 tampoco aspira a girar cabezas. Le basta con meterse en el bolsillo del máximo número de consumidores posible, algo que no debería ser muy difícil habida cuenta de su precio de aproximadamente 85 euros.

Dadas sus especificaciones técnicas y la propia experiencia de cualquier usuario que haya comprado un teléfono en este rango de precios, el Kazam Trooper lo tiene casi todo para convertirse en una decepción instantánea. Sin embargo, una correcta calidad de construcción y un desempeño razonable evitan dejar un regusto acre al cabo de un par de semanas de uso.

kazam trooper 450
Kazam Trooper 450
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Kazam ofrece con el Trooper 450 un teléfono de bajas prestaciones y precio reducido, pero cuyo uso diario al menos no resulta frustrante

Alternativas en este espacio hay muchas, pero casi todas decepcionantes. Teléfonos como el Samsung Galaxy Ace Style y el Huawei Ascend Y530 pueden disgustar con sus menús personalizados y un rendimiento desigual. Un Moto E de 4 GB es probablemente la opción más recomendable. El modelo de Motorola marca ciertas distancias al usar la última versión de Android y hacer gala de una estética más agradable, pero carece de una batería desmontable, una cámara frontal o un práctico flash.

Cuando se trata de electrónica de consumo, por regla general el consumidor tiene lo que paga. Este truismo no deja de ser válido en el caso del modesto Trooper 450, pero el teléfono de Kazam es al menos satisfactorio en el día a día. Y por extraño que parezca, esto no es algo común en su segmento.

Productos relacionados (1)
2
Comentarios
Cargando comentarios