Actualidad

JVC desvela dos retroproyectores con una profundidad de menos de 30 centímetros

 
6
DIC 2006

Retroproyectores de 58 y 65 pulgadas con menos de 30 centímetros de grosor es la llamativa creación de JVC. Llamados HD-58S998 y HD-65S998, se trata de dos dispositivos Full HD con tecnología D-ILA, que estarán disponibles en Estados Unidos en enero y marzo de 2007 por algo más de 3.000 y 4.000 dólares, respectivamente.

Un viejo competidor, pero actualizado, puede colarse en la lucha por conquistar un espacio preeminente en nuestros salones. Los dos nuevos retroproyectores anunciados por JVC han logrado mejorar una de las mayores debilidades de estos dispositivos, la profundidad, reduciéndola a menos de 30 centímetros y haciendo factible su instalación en la pared.

De momento, se desconocen datos sobre su posible aparición en Europa. Ni su disponibilidad, ni tampoco su precio o nomenclatura han trascendido públicamente.

JVC HD-58S998
JVC HD-58S998

En el mercado estadounidense, los nuevos televisores debutarán en 2007. El HD-58S998, de 58 pulgadas, saldrá en enero con un precio aproximado de 3.300 dólares y el HD-65S998, de 65 pulgadas, lo hará en marzo por 4.200.

Nueva óptica
Según afirma la compañía japonesa, esta "dramática" reducción del grosor de los dispositivos ha sido posible gracias al nuevo sistema óptico, que permite disminuir hasta en un 40% la distancia de proyección.

Los televisores resultantes son muy estilizados, con grosores de -aproximadamente- 29,5 centímetros, en el modelo de 65 pulgadas, y 27,2 centímetros, en la versión de 58.

JVC HD-58S998
JVC HD-58S998

A modo de comparación con los modelos previos de JVC, recordemos que el retroproyector HD-70ZR7U, de 70 pulgadas, mide casi 53 centímetros de fondo, mientras que su homólogo de 56 pulgadas, el HD-56ZR7U, prácticamente alcanza los 44 centímetros.

Al cotejar estas cifras con las ofrecidas por otras tecnologías en pulgadas similares, como el televisor de plasma de Panasonic Viera TH-65PX600, con sus 14,5 centímetros de profundidad, se observa que el HD-65S998 de JVC apenas dobla su registro.

D-ILA
Los nuevos dispositivos conservan la misma tecnología de proyección que sus gruesas predecesoras, conocida como D-ILA. Se trata de un sistema híbrido exclusivo de JVC que combina la creación de imagen por cristales líquidos (como en los LCD) con la reflexión directa (como en los DLP).

Esta tecnología, que no es sino una derivación patentada de la LCoS, se basa en el empleo de tres chips -uno por color primario- que tienen una resolución de 1920 x 1080 puntos. Es decir, los nuevos retroproyectores son Full HD de forma nativa.

Por lo demás, los televisores muestran buenos argumentos en el campo de la imagen, como una relación de contraste 10.000:1 (con diafragma) o un procesador de vídeo de 32 bits, con su escalador de imagen de quinta generación D.I.T.S.

En el plano de la conectividad, los nuevos modelos mejoran en accesibilidad, trasladando parte de sus conectores posteriores a los laterales. Ambos disponen de dos conexiones HDMI con capacidad 1080p y de entrada para PC.

De la reproducción del sonido se encargan dos altavoces y un "woofer", de 10 vatios cada uno, aptos para la simulación de sonido envolvente sin que sean necesarios otros dispositivos.

En Estados Unidos, los nuevos retroproyectores incorporarán -además- un sintonizador híbrido para ATSC (el sistema de televisión digital terrestre norteamericano) y NTSC. A la espera de algún tipo de confirmación, todo parece indicar que, de llegar a España, lo harán con un sintonizador similar, pero adaptado a los estándares televisivos locales: DVB-T (TDT) y PAL.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar