Actualidad

JVC presenta un retroproyector de 110 pulgadas, el más grande del momento

 
29
SEP 2006

En la descarnada batalla por crear el televisor con la más generosa superficie de visionado, JVC ha dado un paso más allá presentando un retroproyector de 110 pulgadas. Se trata de un prototipo Full HD basado en la tecnología exclusiva de la compañía nipona, llamada D-ILA. Se desconocen, por ahora, datos sobre su futura comercialización.

Está claro que, en este mundo de los televisores, el tamaño importa. Philips dispone de un LCD de 100 pulgadas y Panasonic comercializa un plasma de 103. Ahora, JVC ha dado un salto cuantitativo en esta peculiar rencilla, presentando un prototipo de retroproyector D-ILA de nada menos que 110 pulgadas.

Aunque JVC no mediado palabra sobre la posible comercialización del dispositivo, el nuevo televisor ya ha despertado la atención de los medios de comunicación.

El nuevo prototipo de JVC presume de unas dimensiones de 110 pulgadas.

Y el motivo -lejos de ser una tecnología novedosa o un importante salto cualitativo en su gama- vuelve a ser el tamaño. Nada menos que 2,43 x 1,37 metros mide la pantalla de este dispositivo, quizá un tanto exagerada para un uso doméstico.

Full HD
Aparte del tamaño, pocas características más han trascendido del nuevo retroproyector. Lo más destacado es, sin duda, que se trata de un dispositivo de alta definición completa o Full HD, es decir, que tiene una resolución nativa de 1920 X 1080 píxeles con un escaneo progresivo (1080p).

En otras palabras, aporta la alta definición de mayor calidad disponible, a día de hoy, en el ámbito doméstico. El mercado de la electrónica hace meses que trabaja en publicitar el codiciado código alfanumérico 1080p, pero hasta ahora nadie se había atrevido con tamaños de tal calibre.

Tecnología híbrida
JVC utiliza en sus dispositivos de proyección una tecnología híbrida exclusiva conocida como D-ILA, que está inspirada en otra, llamada LCoS (Liquid Crystal on Silicon, o cristal líquido sobre silicio).

D-ILA es el acrónimo de Digital Direct Drive Image Light Amplifier (amplificador digital de la luz de la imagen de control directo). Se trata de un sistema híbrido que combina la creación de la imagen basada en el uso de cristales líquidos -como en los LCD-, pero reflejándola directamente a la pantalla -como en los DLP- tras pasar por la lente o el juego de lentes.

La tecnología usa un sistema de tres chips en el que cada uno se encarga de un color primario (rojo, verde o azul), evitando así errores como el llamado efecto arco iris.

Como novedad respecto a sus hermanas de pulgadas inferiores (50 y 60 pulgadas) con las que comparte óptica y fuente de luz, la pantalla del nuevo prototipo está hecha de una única pieza. JVC prescinde así del diseño de Toppan Printing, basado en varias partes combinadas.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar