• Marco Lorenzi: "Esto es lo que queda de una explosión de supernova que ...
  • David Monfil: "Te sientes impotente"
Con texto fotográfico

"Algunos las aplaudían y otros las llamaban putas" Justyna Mielnikiewicz

 
Foto: Justyna Mielnikiewicz
7
JUN 2012
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Tras cubrir durante casi una década el conflicto de la zona del sur del Cáucaso, Justyna Mielnikiewicz inició hace un par de años un nuevo proyecto en los países de la antigua Unión Soviética con las mujeres como hilo conductor. Cautivada por las jóvenes activistas de Femen, la fotoperiodista polaca viajó a Ucrania para ser testigo de una protesta en la que cuatro mujeres en toples se encadenaron en el centro de Kiev.

Justyna Mielnikiewicz

Desde 2010 trabajo en un nuevo proyecto de larga duración dedicado a las mujeres de los países de la antigua Unión Soviética. En ese sentido, [el grupo activista] Femen es una buena historia sobre mujeres de Ucrania. Además, hacía ya tiempo que tenía interés por ellas.

Femen está formado por unas 20 activistas que protestan en toples y otras 300 mujeres que les dan apoyo. Centran sus acciones en cuestiones de derechos humanos de las mujeres. La mayoría de las activistas son veinteañeras universitarias o recién tituladas que vienen de provincia. Lo que descubrí fue un nuevo tipo de feminismo, nacido tanto de la necesidad como de un sentido de compromiso con el individualismo y los derechos personales, similar a los movimientos feministas previos que también rompieron tabús.

No he visto en los medios de comunicación nada que me contase algo sobre ellas más allá de sus pechos y sentía que merecían una mirada más cercana sobre lo que les lleva a realizar este tipo de actos. Mi idea era retratar a una docena de las principales activistas y hacerles una entrevista en profundidad. Las fotografié en su vida diaria y también con alguno de los trajes que habían usado en las protestas. De esta forma creé un panorama visual sobre el tema y los problemas en los que están involucradas.

Actualmente sus objetivos son la UEFA y los legisladores locales, con vistas al Campeonato Europeo de Fútbol en Ucrania [y Polonia] para luchar contra el turismo sexual y la legalización de la prostitución. Consideran que legalizar la prostitución teniendo en cuenta el alto nivel de corrupción que hay en la policía y el funcionariado no sería bueno para Ucrania.

Anna Hutsol, activista y fundadora de Femen, me recomendó ir a Ucrania en octubre de 2011 porque iban a hacer una protesta. No tenía muy claro qué sería, pero para mí era importante añadir fotografías de prensa a mi historia.

Cuatro activistas en toples aprovecharon el día en que la primera ministra Yulia Tymoshenko esperaba una sentencia en el tribunal para salir de las ventanas del segundo piso de unos grandes almacenes [en el centro] de Kiev y encadenarse mostrando pancartas que rezaban 'Enciende tu mente', instando a la gente a tomar consciencia. En la calle algunos las aplaudían y otros las llamaban putas. Ellas se encadenaron para que la policía no lo tuviese fácil para sacarlas de allí; de hecho, esperaron a que finalizara la protesta para arrestarlas.

La detención fue bastante dramática, pero creo que estaban preparadas para eso. No era la primera vez que pasaba ni que conseguían su objetivo. Son muy profesionales en sus protestas. Lo que puede parecer un acto espontáneo es en realidad una acción muy bien preparada.

Cubriendo esta historia descubrí un puñado de gente joven con mucha energía, gente que está preparada para arriesgar su propia seguridad y libertad y que pasa a la acción por un ideal en vez de quejarse de la vida. Lo que más me gusta de ellas es su sentido de la ironía y su capacidad de abstracción. Yo las veo como huérfanas de la Revolución Naranja de Ucrania.

Femen se formó durante el corto periodo de tiempo de cambios y reformas de la presidencia de Viktor Yushchenko. Por aquel entonces ellas mismas llamaban a la policía para informar del lugar en el que iban a realizar una protesta, y la policía las protegía. Ahora las arrestan y encarcelan. La presión policial va en aumento desde que montaron un acto de protesta en el colegio electoral de Viktor Yanukovych, el actual presidente.

Sin embargo, las chicas permanecen impasibles y continúan sus acciones con un presupuesto paupérrimo, captado con donaciones. Me gustaría que pudieran entrar en el parlamento o formar parte del juego político dominante para que aportasen ideas frescas en el seno de la toma de decisiones.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar