• Carlos Rosillo: "Hay gente que lleva la cámara como si fuera un buitre"
  • Lisa Krantz: "Luchó contra el dolor, el ridículo y las esperanzas perdidas"
Con texto fotográfico

"El mayor reto está en contar historias desde la cotidianidad" Juan Manuel Díaz Burgos

1
Foto: Juan Manuel Díaz Burgos
23
JUL 2015
Declaraciones obtenidas por Eduardo Parra

Fotógrafo cartagenero curtido en mil batallas, Juan Manuel Díaz Burgos recuerda con especial cariño su primera cámara: una Kodak Retinette que recibió a la temprana edad de ocho años. Hoy, ya jubilado de su puesto como profesor, rememora lo que hay tras una de las fotografías de su reportaje “La Habana. Visión interior”, que ha sido expuesto estos días en PHotoEspaña.

Juan Manuel Díaz Burgos

Corresponde esta imagen a mi segundo proyecto cubano ‘La Habana. Visión interior’, realizado entre los años 1997 y 2001. Quise reflejar la difícil situación por la que en esos años atravesaba este pueblo, hacer una radiografía de esta sociedad y hacerla desde el interior, desde los espacios personales y sagrados de sus propias casas. Ese era para mí el gran reto.

Mi obra no se significa por el impacto que muchas imágenes portan en su propia génesis. El drama, la muerte, la espectacularidad, lo sublime o lo épico llevan implícita una carga de emotividad que al fotógrafo le viene dada por añadido. Cualquier foto en estas condiciones cuenta con la inicial predisposición del espectador.

Mi fotografía, al contrario, es producto de la sencillez, del momento en que aparentemente no pasa nada, y es ahí donde –creo- está el mayor reto para el fotógrafo documental. Contar historias desde la cotidianidad, narrar y describir desde una mirada crítica el ‘nada pasa’.

Como diría mi gran colega y hermano cubano Raúl Cañibano, siempre hay ‘un algo’. Describirlo es sin duda para mí el gran reto, la gran dificultad. Por citar a una grande, Lola Garrido, cuando me escribió el texto para mi libro editado por La Fábrica: ‘La buena fotografía es aquella en la que parece no suceder nada y que al releer descubrimos las infinitas posibilidades de su trama.’ A tan buen consejo pertenece mi militancia fotográfica.

Esta foto que muestro es un ejemplo –creo- de ello. En una de las muchas ocasiones que me metí en una casa con la puerta abierta, descubro esta sencilla escena: una madre acaba de colgar las sábanas entre unas luces mágicas; al terminar, le hace unas caricias al bebé, que con cara sorprendida mira a la madre.

El único que parece haberse dado cuenta de la presencia de un no invitado a esta película es el niño que, entre las sábanas, delata con su ojo inquisidor mi presencia. Un juego a tres bandas rodeado de luces y misterio que hizo que seleccionara esta foto entre las miles de realizadas para este proyecto.

Y quiero dejar bien claro, por favor, que nadie pueda pensar que estoy en contra de quienes fotografían lo contrario. Grandísimos fotógrafos, colegas y amigos, tengo en ese frente que me merece el máximo respeto y admiración.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Artículos relacionados (2)
Con texto fotográfico
Juan Manuel Díaz Burgos
04 / AGO 2016
Con texto fotográfico
Gali Tibbon
30 / JUN 2011
1
Comentarios
Cargando comentarios