• Soledad y misterio en la noche de Hamburgo
  • Sueños en un mar de seda
Porfolio

Poesía con cubiertos y barcos de papel

32

Juan de Villalba explora los intrincados caminos de la poesía visual en un sugerente trabajo fotográfico

18
MAY 2015

“Cuando creo una imagen lo único que me preocupa al principio es sorprender al espectador. Sorprender y emocionar.” Así resume Juan de Villalba la motivación que hay detrás de su llamativo porfolio fotográfico, un trabajo que hunde sus raíces en el maleable terreno del arte conceptual y del minimalismo con excelentes resultados.

Viendo sus fotografías resulta fácil establecer ciertos paralelismos con la obra de uno de los referentes de esta corriente fotográfica, el madrileño Chema Madoz. Jesús de Villalba reconoce que el descubrimiento del trabajo de Madoz supuso para él un gran impulso creativo, aunque destaca que hay muchos otros autores quizás no tan mediáticos practicando esto de la “poesía visual”. Se nos ocurre, por ejemplo, García de Marina.

Fotógrafo amateur, Juan de Villalba es un “maniático del orden” que emplea mucho tiempo en cuidar los detalles técnicos y compositivos

De Villalba se resiste a dar un listado de sus fotógrafos de referencia o cabecera: “No tengo un fotógrafo favorito, pero sí cientos de fotos maravillosas tanto de autores consagrados como anónimos. Mis influencias no son forzosamente fotográficas. Cualquier tipo de manifestación, sea artística o no, puede ser motivo de inspiración.”

A pesar de ser un fotógrafo amateur, las imágenes de Juan de Villalba destacan por su cuidadísima iluminación. Respecto a esto el autor reconoce haberse convertido en un “maniático del orden” que emplea mucho tiempo en cuidar los detalles técnicos y compositivos de sus fotos. Como fuentes lumínicas utiliza la luz natural, un flash sencillo e incluso un smartphone, todo ello acompañado de cartulinas blancas y negras para rebotar, rellenar o reducir la incidencia de la luz en los objetos.

¿Y para sostener los objetos en el aire? “Utilizo cualquier cosa que tenga por ahí, desde plastilina, poliespan o cajas de cartón, hasta un jamonero que me ha resultado muy útil en varias ocasiones. Cuando no queda más remedio y es imposible hacer flotar los objetos sin que se vea el truco, recurro a una doble exposición.”

Afincado en Madrid, Juan de Villalba se alzó con el primer premio en un concurso de Quesabesde gracias a una de sus fotografías más sugerentes.

Fuentes y más información
Artículos relacionados (1)
Agenda fotográfica
24 / JUN 2015
32
Comentarios
Cargando comentarios