• Yannis Kontos: "Que un niño venda opio puro en un mercado es de lo más ...
  • Gervasio Sánchez: "Las balas no preguntan si estás de paso o eres periodista"
Con texto fotográfico

"Es una imagen inquietante no sólo por lo que hay en ella, sino también por lo que falta" Juan de la Cruz López

 
Foto: Juan de la Cruz López (Abandonalia)
24
JUN 2010
Declaraciones obtenidas por Eduardo Parra

Le conocen como Abandonalia, un particular seudónimo que también da nombre a su blog, pero se llama Juan de la Cruz López y es uno de esos fotógrafos de afición y curiosos por vocación. Explorador de lugares abandonados, lleva ya cuatro años descubriendo al mundo fascinantes lugares perdidos y olvidados a los que el paso del tiempo ha restado lustre y concedido misterio.

Juan de la Cruz López

Llevábamos todo el día desde muy temprano recorriendo los múltiples edificios del sanatorio abandonado de Beelitz-Heilstätten, no demasiado lejos de Berlín. El día había sido más que fructífero fotográficamente hablando, y con el sol ya rozando el horizonte y las tarjetas de memoria llenas, no parecía probable que fuera a mejorar.

Habíamos decidido que aquel edificio sería el último a visitar por la falta de luz, y la mayor parte del grupo ya estaba fuera de él, comentando el día.

Mientras, yo paseaba por los sótanos del antiguo sanatorio. Había encontrado un par de localizaciones interesantes y pensaba en ir saliendo. Con la única luz de la linterna, ya todos los pasillos y puertas me parecían iguales, cuando tras entrar en una habitación cualquiera el haz de luz iluminó aquella escena.

Aquello era diferente del resto de grafitis que había visto. La cama, la pintura roja en ella y en el armario, los zapatos en el suelo... La imagen era inquietante no sólo por lo que había en ella, sino también por lo que faltaba. Sobre la camilla sólo había plumas, probablemente del colchón.

Hacer la foto me costó más de un buen rato. Al final, conseguí una iluminación medianamente decente, 'pintando con luz' con la ayuda de la linterna. Eso explica los halos más marcados alrededor de la figura del niño, los zapatos y el armario del fondo. En su momento no me percaté de ellos, pero luego, al procesar la imagen, se hicieron más evidentes. Aun así, creo que más que ser un defecto le dan un toque especial a la foto.

Gente que ha visto la imagen y que están más informados que yo en el mundo del grafiti dicen que podía ser obra del genial Banksy. Otros me han comentado que, aunque el dibujo aún sigue allí, tanto la cama como los muebles ya han desaparecido.

Gran parte de mi trabajo muestra lugares y situaciones en las que el abandono y la ruina forman parte de la estética. Lugares que más pronto que tarde serán derruidos -en la mayoría de los casos- o rehabilitados. Imágenes como ésta son todo lo que quedará de ellos tras haber pasado años en el olvido.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar