• José Manuel Navia: "Ya poco o nada queda por descubrir; todo nos lo ha ...
  • Ana Zaragoza: "¡Yo también estoy indignada!"
Con texto fotográfico

"Fueron necesarias más de 1.300 fotos para obtener esta imagen" Juan Carlos Casado

1
Foto: Juan Carlos Casado (Tierra y Estrellas)
19
MAY 2011
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Fotógrafo de las estrellas y de los fenómenos atmosféricos. Quizás ésta sea la forma más precisa para referirse a Juan Carlos Casado, cuyo libro "Fotografía astronómica y atmosférica" acaba de salir a la venta de la mano de Ediciones Omega. Este navarro, cuyas imágenes han sido seleccionadas por la NASA como material divulgativo en varias ocasiones, explica que "además de una imagen bonita, quiero que se visualice el fenómeno que fotografío para que pueda entenderse". Es el caso de esta espectacular foto del recorrido del Sol en el equinoccio de primavera.

Juan Carlos Casado

Hacía tiempo que quería plasmar los equinoccios en una imagen que ayudara a entenderlos bien. Los equinoccios de primavera y otoño son los únicos momentos del año en que el Sol describe una línea recta, porque se encuentra en el ecuador celeste. Yo buscaba precisamente esto: una foto que mostrase esa línea que describe nuestra estrella pero que no se hubiese hecho antes.

Hay fotografías hechas en el equinoccio en las que el Sol está alineado, por ejemplo, con la Quinta Avenida en Nueva York, pero no se ve su trayectoria rectilínea, sino su posición en un momento concreto. Lo que me interesaba a mí era que se visualizase su recorrido en el cielo.

Esta fotografía está tomada el 20 de marzo de 2010, durante el equinoccio de primavera, frente al laboratorio solar del Observatorio del Teide, del Instituto de Astrofísica de Canarias, en Tenerife. Escogí este lugar por varios motivos.

En primer lugar, porque se trata de una zona acotada para investigadores y astrónomos y allí podía dejar la cámara sobre el trípode todo el tiempo que hiciese falta sin riesgo a que nadie la tocase. Segundo, porque el buen tiempo estaba casi asegurado. Y tercero, por una cuestión logística: para obtener esta imagen hicieron falta bastantes fotografías, así que desde el edificio tiré un cable de 30 metros para conectar una batería a la corriente. Además, hay que tener en cuenta que en la Pirámide, como llaman a este observatorio, llevan más de 20 años estudiando el interior del Sol, y por tanto su presencia en la imagen tiene una importancia simbólica.

Utilicé un ojo de pez de 16 milímetros. Lo más importante era evitar cualquier movimiento, porque iban a ser muchas exposiciones, algunas muy largas y de forma continuada, para conseguir ese rastro que dejan las estrellas mostrando su recorrido. Así que, para evitar trepidaciones, el espejo quedó levantado siempre, el diafragma se mantuvo a f2.8 y el filtro que utilicé era flexible y estaba acoplado mediante unos clips para poderlo quitar sin tocar la cámara. La fotografía está hecha en tres fases distintas: la trayectoria del Sol, el crepúsculo y la trayectoria del resto de estrellas.

Teniendo en cuenta la previsualización del movimiento de las estrellas para ese momento y en esa posición mediante el software Starry Night, lo primero era encontrar el encuadre idóneo. Decidí que la Pirámide debería quedar cerca de la estrella Polar y con la silueta del Teide centrada en el horizonte. Comencé a hacer las primeras pruebas después de comer, y a eso de las tres de la tarde comencé con la primera fase de fotos.

Se trataba de captar solamente la trayectoria solar y dejar el resto de la escena sin luz, así que coloqué un filtro de densidad neutra 5, que absorbe 100.000 veces la cantidad de luz que recibe. Con la ayuda de un 'intervalómetro' realicé una secuencia de fotografías a 100 ISO, con una velocidad de 1/250 de segundo, cada 30 segundos durante 6 horas, para captar la línea recta que describe el Sol en el ecuador celeste. La última de estas fotos es la que corresponde a la posición más baja del astro, justo cuando se pone por el horizonte. En total, fueron unas 720 imágenes en las que lo único que se veía era un punto de luz que se corresponde con la posición del Sol.

Para el segundo grupo de fotos quité con cuidado el filtro y tomé unas 20 o 25 fotografías, esta vez para captar luz ambiente y conseguir ese degradado que va desde el azul de la bóveda celeste hasta el amarillo del horizonte, ya que durante la noche el cielo no queda con este tono aunque se hagan exposiciones largas. Parte de la iluminación de la vegetación cercana y de la Pirámide la obtuve durante esta fase.

Captar el movimiento de las estrellas fue el objetivo de la última fase. Cambié la sensibilidad a 1600 ISO, y esta vez tomé las fotografías de forma ininterrumpida durante 5 horas con exposiciones de 30 segundos. Otras 600 fotografías más, para un total más de 1.300. De esta forma logré captar el movimiento circular que describen las estrellas, cuya luminosidad también añadió luz al primer término de la imagen.

Para el procesamiento utilicé el software gratuito Star Trails, que añade las fotografías individuales una a una a la imagen final. Lo que hace es añadir píxeles solamente si éstos son más luminosos; por tanto, no suma luminosidades, sino que se queda siempre con el valor más luminoso del píxel dentro del grupo de fotografías que forman la imagen definitiva. En tiempo real ves cómo se va dibujando la trayectoria de las estrellas.

Una vez formada la imagen definitiva, hay que pasarla por Photoshop, para darle el contraste adecuado, eliminar los halos y la luz parásita amarillenta en el cielo, potenciar un poco el color de las estrellas, que varía según su edad, y corregir algo la deformidad del ojo de pez.

Poder ir al Observatorio del Teide para observar el cielo es un privilegio. Allí no hay prácticamente contaminación lumínica, y a 2.500 metros de altitud el cielo tiene un color y una nitidez que no había visto jamás. En situaciones así te das cuenta de que, pese a lo urbanizados que estamos, vivimos más inmersos en la naturaleza de lo que nos damos cuenta. Además, tomas conciencia de la dimensión del ser humano, de su debilidad y de lo efímeros que somos en el tiempo.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Etiquetas
1
Comentarios
Cargando comentarios