• Francisco Seco: "Para comprender qué pasa en Palestina es necesario ver y ...
  • Emilie Hallard: "Esta foto plasma el cariño, la intimidad y la complicidad ...
Con texto fotográfico

"Son terroríficamente bellos" Juan Antonio Guerrero

 
Foto: Juan Antonio Guerrero
9
ABR 2009
Declaraciones obtenidas por Roger Boix

Entre bichos se mueve Juan Antonio Guerrero. Este chiclanero de 40 años se ha labrado una merecida reputación entre los amantes de la macrofotografía por su impresionante inventario de imágenes de invertebrados. Le picó pronto el gusanillo por esta disciplina con un microscopio de juguete, y ya con 14 años empezó a experimentar dándole la vuelta a un Carl Zeiss de 50 milímetros. Aunque confiesa no saber "mucho más que cualquiera" sobre los insectos que fotografía, lo suyo es vocacional.

Juan Antonio Guerrero

Aunque a mí me parecen terroríficamente bellos, la belleza en los insectos es muy relativa. En cualquier caso, no hay por qué fotografiar sólo lo que es convencionalmente bonito.

Esta foto la hice en un pinar tranquilo y relativamente virgen cerca de Conil de la Frontera, en Cádiz. Es el lugar que más frecuento para hacer mis fotos macro. Era agosto, y el calor que hacía en mitad del campo era impresionante.

Tengo cierta habilidad para encontrar los bichos; será por la experiencia, supongo. Las libélulas suelen volver una y otra vez al mismo lugar mientras cazan o mantienen su territorio. La postura que adopta el ejemplar de la foto es la típica de estos insectos en su posadero.

El fondo es tierra arcillosa desenfocada. La escasa profundidad de campo juega a nuestro favor para conseguir fondos suaves, incluso casi lisos. A mí me gusta usar diafragmas relativamente abiertos en macro. Si se busca el plano de enfoque adecuado, se puede mostrar el cuerpo del insecto casi completo y se elimina del fondo elementos que molesten.

Para esta fotografía seguramente usé un teleobjetivo macro de 100 milímetros y dos flashes en un soporte, y puede que un monopié. Para tomas más cercanas añado tubos de extensión, y cuando la criatura se deja, objetivos invertidos.

Suelo caminar con todo el equipo ya montado en función de lo que piense que voy a fotografiar para no perder el tiempo en montarlo. A veces es un verdadero mecano.

La paciencia es absolutamente determinante en esta "disciplina". Una foto como ésta puede costarme unos minutos o un montón de horas. No hay reglas fijas, dado que los insectos y las circunstancias son imprevisibles.

Hay horas y fechas en las que es bastante fácil acercarse e incluso casi tocar muchos insectos sin que se asusten. Si vas al amanecer a un prado lleno de rocío, verás mariposas y libélulas durmiendo que son incapaces de volar por el frío. Puedes plantar el trípode y recrearte durante mucho rato haciéndoles fotos.

Aun así, y aunque alguno piense lo contrario, hay que respetar a los animales y el entorno, que no están ahí para hacerles fotos a toda costa. A quienes se inicien en macrofotografía les aconsejo también que se armen de paciencia y que no se desesperen: con muy poco equipo se pueden hacer maravillas sólo a base de constancia.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Artículos relacionados (2)
Prueba de producto
13 / ABR 2009
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar