• "El estándar Micro Cuatro Tercios es la evolución normal del Cuatro Tercios"
  • "Grité a los policías que éramos todos de prensa, y aun así vinieron a ...
Entrevista
JOSé LUIS CUESTA, FOTóGRAFO

"Sabemos que el mundo es injusto, pero lo que la gente no sabe es hasta qué punto"

 
15
MAR 2009

Decidido como pocos y con un discurso sin tapujos, José Luis Cuesta es un fotógrafo particular. Comprometido con los más desfavorecidos, ha viajado por todo el mundo documentando conflictos, penurias y miserias, especialmente en África, continente que adora. QUESABESDE.COM charló hace unos días con este perfecto ejemplo de fotógrafo nómada.

Eso de estar recorriendo constantemente el mundo con una cámara al hombro no es algo que hagan todos los fotógrafos.

Empecé por afición, y cuando me di cuenta de que podía unificar eso de ganar dinero con hacer lo que me gusta, me decidí.

Foto: José Luis Cuesta

Decirlo es fácil, pero hacerlo no debe de serlo tanto.

Mis viajes empiezan desde el momento en que los pienso. Leo mucho sobre historia, antropología... y a partir de ahí salen las ideas. Son temas que me interesan y me preocupan, y en los que he profundizado. Si veo que de ahí puede salir un reportaje, me pongo entonces a mirar la parte más práctica: cómo llegar, con quién contactar....

Una vez que eso ya está planificado, a veces -muy pocas veces- consigo financiación previa, como ha ocurrido con las expediciones con Miguel de la Quadra-Salcedo. Los viajes privados me los financio yo. Hago un presupuesto mínimo, hablo con las embajadas y pego el salto.

Foto: José Luis Cuesta
Foto: José Luis Cuesta

No tiene pinta de ser muy económico embarcarse en estas aventuras.

La parte más cara del presupuesto suele ser el billete de avión. Mi primer viaje al Amazonas me costó lo que el viaje de avión y una hamaca que me compré para dormir enganchado a dos árboles.

Foto: José Luis Cuesta
Foto: José Luis Cuesta

Parece que no te va el glamour de las grandes urbes.

No, no me gusta. He estado en Nueva York algunas veces y para trabajar. El tipo de reportaje que yo hago es difícil, en condiciones difíciles. Zonas de conflicto, de pobreza terrible, con tribus a punto de desaparecer... Si te gusta, lo haces. Y a mí me gusta.

Foto: José Luis Cuesta
Foto: José Luis Cuesta

¿Influyen las opciones de venta que tenga el tema sobre el que vas a trabajar a la hora de decidirte por un viaje u otro?

Sí, hay que mirar que sea comercial. Soy fotógrafo profesional, y ser profesional tiene condicionantes. Ojalá fuera rico y pudiera ser sólo fotógrafo aficionado para hacer lo que quisiera...

Foto: José Luis Cuesta

Viajar a esos lugares tiene su riesgo.

Hay tantas posibilidades de que ocurra algo que no me preocupa. Hay muchos lugares en los que no hay para comer y donde todo el mundo tiene un fusil. Hay sitios donde hay mucha pobreza y en una boda todos disparan al aire. Debe ser que alguien regala balas, en vez de pan.

Son zonas muy pobres y tú llevas equipos caros. Pero la verdad es que la gente es muy buena, porque imagínate lo que podrían hacer contigo...

Foto: José Luis Cuesta

En esas condiciones de extrema pobreza o conflicto, ¿eres capaz de mantener cierta distancia con lo que fotografías?

Yo no mantengo distancia. Creo que era Cartier-Bresson quien decía que la fotografía es un eje entre el corazón, el cerebro y el ojo. Con la mente decides el encuadre; con el ojo, la luz; pero el corazón te marca el tema. Si no lo sientes, no lo puedes reflejar. Los fotógrafos intentamos contar una historia, y si no la sentimos, difícilmente la vamos a poder contar.

Foto: José Luis Cuesta
Foto: José Luis Cuesta

Al Pulitzer Kevin Carter se le criticó duramente por no ayudar a la famélica niña sudanesa que fotografió mientras trataba de recomponerse bajo la amenazante mirada de un buitre. ¿Temes encontrarte en una situación como aquélla?

Ésa no es una situación difícil: es un mito. En África hay palomas, y si se te cae un bocadillo, bajan quince a picotearlo. Y también hay buitres, pero los buitres no se comen a los niños.

Foto: José Luis Cuesta

Lo terrible es que esa niña está en un campo de refugiados pasando hambre, porque esa foto se hizo durante las hambrunas. Pero había mil niños así en Sudán, y hoy los hay en Darfur.

Más tarde Kevin Carter se suicidó, pero fue porque mataron a un gran amigo suyo. Hay situaciones difíciles, sí, pero aquélla no lo fue.

Si aquella situación no fue difícil... ¿cuál lo es?

Te voy a contar una que no he vivido yo. Imagínate que estás en el cerco de Sarajevo en la avenida Tito y ves venir a un bosnio, y sabes -porque llevas allí toda la mañana- que hay francotiradores.

¿Qué haces? Si le avisas, ya estás de parte de los bosnios, porque los bosnios van a ir a por ese francotirador, y si no le avisas, el francotirador matará al bosnio. Ésa es una situación difícil. Yo me he visto en situaciones parecidas, y ahí sí que tienes que decir yo soy periodista y estoy aquí sólo como testigo.

Foto: José Luis Cuesta

¿Cómo consigues cambiar el chip para pasar de trabajar en una zona deprimida a cubrir -por ejemplo- una entrega de premios con gente de postín?

El chip no se cambia. Dependiendo de lo que haya visto, puedo sentir hasta desprecio. Cuesta volver. Ésta es mi cultura y yo soy de aquí, pero es que todo lo que hay aquí es plástico que pagamos explotando a la gente de allí. Todos sabemos que el mundo es injusto, pero lo que la gente no sabe es hasta qué punto es injusto.

Foto: José Luis Cuesta

¿Te gustaría no tener que cubrir este tipo de actos de "alta sociedad"?

Me encantaría, pero eso no lo decido yo. A todos los fotógrafos profesionales nos pasa lo mismo. Profesional significa que vives de esto, y un zapatero no compra el zapato que más le gusta para su zapatería, sino el que mejor salida tiene.

Foto: José Luis Cuesta
Foto: José Luis Cuesta

¿Estás ahora en barbecho o te ronda ya algún viaje por la cabeza?

Tengo preparados tres en América Latina y África.

¿Hay algún sitio donde creas que es imposible viajar?

Imposible no hay nada. Es que he ido a muchos sitios... Siempre me gusta volver a África, porque África es para mí especial.

Foto: José Luis Cuesta
Foto: José Luis Cuesta

¿No añoras el carrete?

No, para nada. Yo era de carrete, pero ahora puedes trabajar con muy poquito equipo. Una cámara, un portátil y una antena de satélite, y mando mis fotos a casa inmediatamente desde cualquier parte del mundo.

Yo he transmitido fotos desde el Sahara o en medio del Amazonas. Antes volvías y revelabas. Ahora, además, abaratas costes: 200 rollos eran casi 200.000 pesetas, más luego casi 500 pesetas por revelado.

Foto: José Luis Cuesta
Foto: José Luis Cuesta

Quédate con alguna foto de las que has hecho.

Tengo muchísimas fotos, y no podría decir con cuál me quedo. Hay algunas especiales, pero no por cuestiones fotográficas, sino por la situación en que fueron tomadas.

Foto: José Luis Cuesta

¿Y cuál es la foto que te gustaría hacer?

La de una África sin niños muriendo de hambre.

Etiquetas
Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar