• Lisa Krantz: "Luchó contra el dolor, el ridículo y las esperanzas perdidas"
  • Joel Marklund: "Los mejores fotógrafos de deportes saben ver la belleza ...
Con texto fotográfico

"Aunque es periodista, creo que la reina no simpatiza mucho con nosotros" Jose Gegúndez

15
Foto: Jose P. Gegúndez
6
AGO 2015
Declaraciones obtenidas por Eduardo Parra

Tal vez no sea un fotógrafo de fama internacional, pero Jose Gegúndez lleva trabajando desde 1997 como profesional free lance para diferentes agencias y publicaciones. Tampoco es un fotógrafo de exposiciones que dan la vuelta al mundo ni tiradas limitadas con precios millonarios. Como tantos otros trabajadores, es un fotógrafo que cada día sale a la calle a buscarse la vida con la cámara, algo que siempre quiso hacer desde que vio la película “Bajo el fuego”. Gegúndez fotografía presentaciones, ruedas de prensa y estrenos de cine. Y también a la realeza, especialmente la española. Una realeza de la que cada día es más difícil sacar una imagen fresca, espontánea y alejada del protocolo.

Jose Gegúndez

‘¡Uf, qué pereza!’, que decía Antonio de la Torre en la película ‘Gordos’. Eran las seis de la tarde con 40 grados al sol en Madrid. Ese día tocaba ponerse el traje, la corbata, meter el equipo en la mochila, coger la moto y dirigirse al Palacio Real de Madrid para cubrir la cena de gala que ofrecían los reyes de España, Felipe VI y Letizia, al presidente de Perú y su esposa.

Tras los trámites y protocolos habituales, subimos los fotógrafos y los cámaras de televisión por las escaleras de palacio. Todo rápido, como niños de colegio a punto de salir al recreo. Los fotógrafos que trabajamos en el evento lo hacemos en pool, es decir, trabajamos unos pocos para repartir nuestro material con el resto de compañeros, ya que por decisiones de arriba no nos permiten hacer nuestro trabajo a todos.

Atravieso en segunda posición la puerta de acceso al salón, donde Sus Majestades recibirán a Ollanta Humala y su esposa. Nos colocamos. Da igual cuál sea tu turno de entrada: después de muchos años cubriendo eventos con la Familia Real, uno se da cuenta de que cada uno se coloca aproximadamente en el mismo sitio siempre. Nos toca un rato de espera, pues el presidente de Perú se encuentra en el Palacio de la Moncloa con [el presidente del gobierno de España, Mariano] Rajoy, y llega tarde.

Es una espera relajada. Parece que hay movimiento, pero nada. Me da tiempo a hacer balance de blancos, necesario y obligatorio ya que disparo sin flash, y aunque lo hago en RAW prefiero dejar la foto lo mejor posible en la cámara. Mediciones, un par de pruebas, 1/250 segundos a f/4 y 2.500 ISO. El 70-200 mm f2.8 VR II en la Nikon D4 y el 120-300 mm f2.8 Sport de Sigma en la D800.

"Me dan mucha envidia los colegas de Londres o Ámsterdam que cubren a Kate o a Máxima. Con ellas parece muy fácil"

Los fotógrafos charlamos relajadamente. Yo lo hago con Ángel de Antonio, del periódico ABC, que lo tengo a mi izquierda. Es entonces cuando, de repente, el picaporte de la puerta de entrada de los reyes se mueve. Cojo rápidamente la D4, encuadro la puerta y una corona asoma. Dos disparos, y ahí está la foto. Nadie más la hace.

Se cierra la puerta. Sigue la espera. Miro las fotos que he hecho, y solo en una de ellas se la reconoce: es la reina Letizia quien quiere saber quiénes estamos. “¡Los de siempre, Majestad!”, pienso. Cuando vi la imagen por primera vez, pensé: ‘¡Tengo la foto!’

Empieza la vorágine del evento. Fotos, fotos, fotos y más fotos. Carrera al Salón del Trono para cubrir la recepción de los invitados, y para casa. Mejor dicho, a una terraza de la Plaza de Santiago para repartir con mis otros tres compañeros de pool las fotos. Llego, pido una caña y les digo: ‘Ahí va la foto.’

Aunque la reina es periodista, creo que no simpatiza mucho con nosotros los fotógrafos. Igual es por la herencia recibida de su marido, o quizá es que nunca le gustaron las fotos. Es complicado muchas veces conseguir una buena foto suya. A mí me dan mucha envidia los colegas de Londres o Ámsterdam que cubren a Kate o a Máxima. Con ellas parece muy fácil; prácticamente a diario tienen fotos buenas, sonrisas, etcétera.

A nosotros nos cuesta más, y en realidad somos los que distribuimos la imagen de la Familia Real por el mundo. Me gustaría que alguna vez la gente de protocolo, prensa, etcétera de la Casa Real pensara: ‘Vamos a dejarles solos [a los reyes], que seguramente saben dónde colocarse, seguramente saben caminar sin nadie delante y vamos a darles a los chicos de la prensa imágenes limpias. Ellos solos, con miradas cómplices.’

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
15
Comentarios
Cargando comentarios