• "Muchas veces las imágenes más interesantes son aquellas que ni recuerdas ...
  • "Siempre pensé que solo conseguiría buenas fotos si estaba a un metro de ...
Entrevista
Foto: Aitor Lara
JOSé BAUTISTA, GANADOR DE CUATRO WORLD PRESS PHOTO MULTIMEDIA

"Hace falta cultura audiovisual"

9
10
MAY 2016

Hace unos días José Bautista viajaba hasta Ámsterdam para recoger su cuarto World Press Photo Multimedia consecutivo. El premio le llegaba por el documental "Break In", codirigido junto al fotógrafo Mikel Aristregi. Afincado en Madrid, este barcelonés se autodenomina músico visual, diseñador de sonido, artista de vídeo y editor multimedia, y ha trabajado con algunos de los nombres más importantes del panorama fotográfico: Cristina de Middel, Maxim Dondyuk, Pep Bonet, Stanley Greene… Hablamos con él de cosas tan exóticas como la tecnología binaural, los colores de los sonidos y de cómo se compone un paisaje sonoro. Y de otros temas más terrenales, como la necesaria apuesta del fotoperiodismo por el formato multimedia.

En un país como España en el que el arte, el fotoperiodismo y el trabajo bien hecho en general no siempre están bien vistos, lo de ganar cuatro premios World Press Photo Multimedia consecutivos tiene que ser, como mínimo, ilegal.

Pues la verdad es que me han pasado cosas muy curiosas últimamente. Me he encontrado con gente que se ha alegrado por mí y han reconocido la labor, pero también con varios detractores. Algunos me ven como un intruso, como alguien que se quiere meter en la comunidad fotográfica. Pero yo lucho por el tema del multimedia, que para mí es el futuro. En realidad fuera de España me conocen más, como suele pasar en estos casos.

Ciertamente no eres el primero al que nos consta que le pasa eso.

Donde más me conocen es en Barcelona porque he hecho varias conferencias allí, pero en el resto de España no demasiado. A decir verdad, la mayoría de mis clientes -prácticamente todos- son gente de fuera. En Rusia, por ejemplo, hay mucha cultura audiovisual. Pero aquí todavía es muy complicado, y hacer propuestas innovadoras es difícil. Y ya no te digo conseguir apoyo de las instituciones: eso es cosa de extraterrestres.

Yo distingo claramente lo que es un documental o una película de cine de una pieza multimedia, pero existe la percepción de que cuando quieres hacer algo en este terreno siempre tienes que ir a jugar en la liga de los grandes, y no debería ser así. Tendría que existir una capa intermedia. No todo termina en documentales y cine. Habría que dar salida también a otros tipos de proyectos multimedia.

Foto: José Bautista
José Bautista.

"En España hacer propuestas innovadoras es difícil. Y ya no te digo conseguir apoyo de las instituciones: eso es cosa de extraterrestres"

Cuando el pasado abril Mikel Aristregi y yo recibimos el premio World Press Photo en Ámsterdam por el documental “Break In” tuvimos la oportunidad de hablar con Brian Storm, fundador y productor ejecutivo de MediaStorm, y nos preguntó qué haríamos ahora con aquel trabajo. Nosotros le dijimos que íbamos a enviarlo a distintos festivales pero que no iba a ser fácil al ser una pieza multimedia. Pero eso no nos quita la ilusión y seguiremos luchando por el formato.

Ganar un premio de estas características ayudará a difundir el proyecto.

Sin duda. Lo que pasa es que no hay demasiada cultura fotográfica. Cuando le preguntas a un familiar a cuántos fotógrafos conoce, se suele quedar mudo. Si a ese mismo familiar le preguntas si conoce a Francis Ford Coppola, seguramente asentirá. Sí, el World Press Photo es muy reconocido dentro de la comunidad fotográfica, pero a otros niveles lo conoce muy poca gente. Ganar un premio así sirve dentro de la comunidad y le da credibilidad a tu trabajo, en el sentido de que los clientes se fían de tu criterio.

Tengo la sensación de que con el lenguaje multimedia muchos aprenderán a leer una foto y asimilar su lenguaje igual que como hacen con un libro, una canción o una película. Porque se ven libros superventas, películas taquilleras y canciones número uno, pero no se ven libros de fotografía en las listas de los más vendidos ni gente haciendo cola para comprar entradas para la última exposición del fotógrafo del momento.

Lo único que yo he visto como superventas en libros de fotografía es el “Génesis” de Salgado. Me acuerdo de que fue hace un par de años. Yo estaba en Brasil para el festival Paraty Em Foco y el libro acababa de salir con una tirada de un millón de ejemplares. Se vendieron muchísimos y fue un auténtico superventas. Un editor de allí me comentó que era la primera vez que un libro de fotografía conseguía vender tanto.

Y creo que sí, que tanto el multimedia como el audiovisual ayudan a acercar a la gente. Cuando yo enseño mis trabajos a personas que no están metidas en este mundo, lo ven y lo disfrutan. Les gusta la mezcla de imágenes y música, la forma en que está narrado. Además, hay que tener en cuenta que en el formato multimedia la edición es muy diferente.

"Into the Shadows", con Pep Bonet y Line Hadsbjerg. Premio WPP Multimedia 2013.

En mis talleres yo siempre explico que cuando fabricas un proyecto multimedia los descartes fotográficos funcionan muy bien. Me refiero a esas fotos que no has usado en la edición final, pues sirven para comprender la aproximación del fotógrafo a un sujeto. Esa forma de narrar, esa secuencia es muy interesante. Y se puede aprovechar en los medios audiovisuales.

"No hay que caer en el error de pensar que un trabajo multimedia es la versión audiovisual de un proyecto fotográfico. Es una nueva obra"

Con el multimedia también se pueden crear proyectos nuevos. No hay que caer en el error de pensar que un trabajo multimedia es la versión audiovisual de un proyecto fotográfico. Es una nueva obra que parte de un material gráfico, fotografías en este caso.

Cuando yo hablo de medios audiovisuales hablo de imagen estática e imagen en movimiento. Mi objetivo es contar una historia, eso es lo que importa. Da igual cómo la narres.

En mi caso he tenido la suerte de poder trabajar con fotógrafos excelentes, y es de admirar el riesgo que asumen muchos para invertir en este formato. Es mucho dinero, tiempo y esfuerzo lo que hace falta para realizar un proyecto de estas características. Pero yo llamo a los fotógrafos a que prueben este medio, porque es muy interesante y es el futuro, no me cabe ninguna duda. El que se enganche a este carro con buenos proyectos tendrá mucha ventaja dentro de unos años.

"Calcio Storico", con David Ramos y David Airob. Premio WPP Multimedia 2014.

Junto con Pep Bonet tenemos una compañía llamada Altamar con la que realizamos trabajos humanitarios, y él, que pertenece a la agencia Noor, ahora ya solo trabaja con vídeo. El grueso de pedidos que le están haciendo los clientes es de vídeo. Eso no quiere decir que todos tengamos que hacer vídeo ahora, pero sí que con él puedes trasladar tu visión fotográfica a una visión con imagen y movimiento. Con ello no se pierde la esencia fotográfica. Muchos fotógrafos combinan las dos cosas en un mismo proyecto.

Yo de verdad animo a los fotógrafos a explorar nuevas posibilidades y a fusionar medios, y por ejemplo a que descubran el sonido. Hay que salir a la calle con una grabadora, cerrar los ojos y escuchar el mundo. Así se descubre un mundo increíble y se enriquece el trabajo de uno.

Cuando realizas un trabajo multimedia, ¿cómo consigues equilibrar lo que se está contando con las imágenes y lo que se está contando con el sonido para que los dos lenguajes vayan de la mano y no se pisen el uno al otro?

Cuando empecé a trabajar en esto hice un viaje a Japón hace unos siete u ocho años, y te confieso que por aquel entonces la fotografía no me gustaba nada. La veía como un arte menor, nada que ver con la pintura o la escultura, por ejemplo. Creía que cualquiera podía coger una cámara, hacer una foto y ya está. Para mí eso no tenía mérito y no entendía el arte de la fotografía.

Pero allí, en Japón, conocí a un fotógrafo que me propuso hacer música para sus fotos. Tenía un proyecto fotográfico que quería exponer y al que quería ponerle música. Yo había compuesto para cine y cortometrajes, pero nunca antes para imágenes estáticas.

Pero acepté. Me dio 30 fotos y me obsesioné tanto con el proyecto que acabé haciendo un minuto de música para cada foto. Un proyecto de media hora. Me pasé mucho tiempo intentando enlazar una foto con la otra. Entendía que el orden en el que se me habían entregado las fotos era importante, así que intentaba hacer como Kandinski y sus estudios analíticos de los colores.

"A las puertas de Europa", con Carlos Spottorno. Premio WPP Multimedia 2015.

Yo estudiaba cada foto y me fijaba en los claros y oscuros, en los puntos de fuga que se iban hacia otras fotos… y todo esto me daba una melodía, puntos clave que me ayudaron a crear la banda sonora. Al final le enseñé el trabajo al fotógrafo y me dijo que era como si aquella música hubiera estado siempre allí.

"Llamo a los fotógrafos a que prueben este medio, porque es el futuro. El que se enganche a este carro con buenos proyectos tendrá mucha ventaja dentro de unos años"

Entonces, con todo mi arrojo, les propuse a varios fotógrafos hacer música para sus fotos, y así tuve la suerte de poder trabajar con fotógrafos de Magnum, por ejemplo.

Volviendo a tu pregunta, yo construyo lo que llamo paisajes sonoros y cuento una historia que quiero compartirla con el medio visual. Con los sonidos llego a puntos de inflexión y conclusiones, e intento que cada carácter tenga su sonido asociado.

Otra cosa que también es muy importante en mi trabajo es que el ritmo del montaje se basa en lo sonoro. Por eso no me siento muy cómodo en la industria cinematográfica, en la que los proyectos están sujetos a un guion o ciertas directrices. A mí me gusta mucho la libertad de la creación rítmica visual. Es la que me permite crear mi metodología, por así decirlo. Para mí, todos los elementos de un proyecto audiovisual tienen la misma importancia y me gusta jugar con ellos.

Tráiler de "Break In", con Mikel Aristregi. Premio WPP Multimedia 2016.

Lo complicado en este campo es no repetirse. Como decía el compositor Vangelis, lo difícil no es conseguir un estilo sino desprenderte de él. Así que cuando llegas a un punto en el que tu forma de creación se repite, salta la alarma y tienes que reciclarte.

Yo creo que el sonido está muy estrechamente ligado a la fotografía. A decir verdad, creo que está más ligado a la fotografía que al cine, emocionalmente hablando. Con una fotografía detienes el tiempo, capturas un instante. El sonido te ayuda, de alguna forma, a extraer ese tiempo.

La foto consigue tu atención y te atrapa, pero es el sonido el que te envuelve y te abraza para acercarte aún más a la historia que se te está contando.

Exacto.

Ahora me acuerdo de las películas de David Lynch, en las que el sonido es otro personaje más.

Sin duda. Lo mismo sucede en los filmes de Tarkovski. Su libro “Esculpir en el tiempo” es muy, muy recomendable, no solo para cineastas sino para artistas en general. Habla de conceptos como la imagen, el tiempo y el sonido. Cuando Tarkovski escribía un guion, para él el sonido y el silencio eran dos protagonistas más de la historia.

"Creo que el sonido está muy estrechamente ligado a la fotografía; más que al cine, emocionalmente hablando"

El discurso fotográfico es muy parejo a esto: tiene que poseer una rítmica temporal que sea correcta y funcione. Con los proyectos multimedia hay que conseguir la sensación de que si quitas la música, entonces se queda todo un poco desnudo.

"Baka, Guardians of the Forest", con Aitor Lara.

Pero tampoco se trata de hacer lo que hacen en festivales como Les Rencontres d’Arles, donde las noches audiovisuales consisten en proyecciones de fotos una tras otra con algo de música de fondo. Allí la música está solo para rellenar, y la verdad es que yo preferiría verlas sin música.

Y en el Visa pour l’Image es aún peor: allí ponen todas las proyecciones con la misma música. Cuando lo vi por primera vez no me lo podía creer. Daba igual que fuera un trabajo hecho en Guatemala que en la otra parte del mundo: la música era la misma. Hace falta cultura audiovisual. Y juicio y sentido común. La fotografía es un trabajo muy importante y difícil; el acabado tendría que estar a la altura. Lo decía antes: el proyecto multimedia es una obra nueva, y no vale lo de simplemente ponerle algo de música a las fotos.

Con Internet la pieza audiovisual es más importante que nunca y te puede llevar a todas partes del mundo muy rápidamente.

La universalidad del sonido y la imagen es realmente apabullante.

En todas partes se puede entender un proyecto audiovisual. El trabajo “Paloma al aire” que hice con Ricardo Cases consigue que la gente se ría lo proyectes donde lo proyectes. Y aprovecho para decir que a veces echo en falta algo de humor en la fotografía y menos drama y seriedad.

Hablando de Visa pour l’Image, no suelen verse por ahí muchos retratos de gente sonriendo. Estaría bien ver alguno de vez en cuando.

Hace poco le dieron el premio HIPA, valorado en 120.000 dólares, a Antonio Aragón Renuncio por una foto de unos niños corriendo y riendo.

No creo que me equivoque si digo que eres de los que se implica al 100% en todos tus trabajos, que vives muy intensamente todo lo que haces.

Me apasiona mi trabajo. Cuando hago talleres en escuelas de fotografía siempre empiezo diciendo que lo que quiero hacer es transmitir mi pasión por este mundo. Cuando un fotógrafo me encarga un proyecto eso para mí es un tesoro. No puedo implicarme el mismo tiempo que el fotógrafo porque quizás él o ella ha estado años trabajando en aquellas imágenes, pero sí tengo que respetar e implicarme con la misma intensidad. Me apasiono de verdad con estos proyectos.

Y no es que me tire ocho o diez horas al día trabajando en algo en concreto, sino que me paso mucho tiempo pensando en cómo desarrollar ese trabajo y en cómo va a ser el color del sonido. También en cuál va a ser el ritmo, las pausas, etcétera. Entonces llegas al momento de la musa, y es espectacular. A partir de allí trabajo horas y días hasta que consigo una primera versión, el esqueleto del proyecto.

"Forced", con Pep Bonet y Line Hadsbjerg (Altamar Films).

Ahora mismo estoy trabajando en muchos proyectos de instalación. Es decir, exposiciones acompañadas de vídeo y sonido. Hay muchas instituciones que están comprando derechos de reproducción, y creo que para los fotógrafos esto puede ser una buena salida. Es interesante buscar quien compre proyectos así.

"En el Visa pour l’Image ponen todas las proyecciones con la misma música. Cuando lo vi por primera vez no me lo podía creer"

Hace poco tuve la oportunidad de trabajar con la fotógrafa inglesa Anastasia Taylor-Lind, que hizo retratos sobre fondo negro de soldados y manifestantes de las revueltas de Ucrania. Fue un trabajo muy interesante, y creamos un interactivo para una instalación en Harvard que consistía en fotos de las esposas de esos soldados con el sonido que grabamos en sus casas, con ellas como esperando.

Esta nueva forma de ver la fotografía es muy interesante, es como un mundo que se está abriendo poco a poco y que tiene muchas posibilidades. En proyectos así haces más partícipe al público. Lo dicho: mi trabajo me apasiona.

Me ha gustado mucho eso que has dicho de pensar en el color de un sonido. Nunca se me había ocurrido que un sonido pudiera tener color.

Yo, cuando pienso en sonido, pienso en capas sonoras. Trabajo como si trabajara con pintura. Primero aplico una primera capa y luego voy aplicando más. Pero todos mis trabajos tienen una primera base que puede incluir mucho sonido o poco sonido.

El director de fotografía Vittorio Storaro planea todos sus escenarios de iluminación para transmitir emociones a través de los colores. La música es un elemento emocional, y cuando se usa en un proyecto audiovisual tiene esa capacidad de emocionar. Por eso es tan difícil poner música en proyectos así. Es un elemento con mucha entidad.

De igual modo que hay colores más invasivos que otros, con el sonido pasa lo mismo. Puedes crear una transición con un sonido en lugar un elemento visual, por ejemplo. El sonido no es algo únicamente estético: es otro elemento de la historia.

¿Cuál va a ser la tendencia en el terreno sonoro en los próximos años?

A diferencia de lo que pasa con el vídeo, donde cada vez hay equipos que ofrecen mayor resolución y definición, el sonido son vibraciones en el aire y poco más. Lo que es interesante es investigar y explorar cómo captamos esas vibraciones. Ahora mismo algunos cines tienen el sistema de sonido Dolby Atmos, que ofrece una sensación menos direccional y físicamente te parece que estás allí.

"La tecnología binaural es para mí el futuro. El público tiene que formar parte de la creación"

Yo últimamente he estado trabajando en sonidos binaurales con auriculares. En los años 60 del siglo pasado se descubrió que el cerebro, que trabaja con frecuencias de onda, puede percibir un sonido como si lo tuviera encima de la cabeza o en la barbilla, según la frecuencia a la que se emita. Es como si lo sintieras, el sonido. Me parece un terreno muy interesante.

"Paloma al aire", con Ricardo Cases.

Tiempo atrás hice un trabajo con las fotógrafas Olga Kravets, Maria Morina y Oksana Yushko llamado "Grozny: 9 Cities" en el que hay un momento en el que sale una hoguera, y el sonido de esa hoguera lo sientes alrededor de la cabeza. Sientes que el fuego da la vuelta a tu cabeza. Las personas que experimentan esto se suelen girar desconcertadas, sin saber si están viendo o escuchando algo.

Me encanta esa controversia. Para mí esto es el futuro. El público tiene que formar parte de la creación.

Si juntamos la tecnología binaural con la realidad virtual, que parece haber resurgido de sus cenizas, la combinación puede ser realmente interesante.

Efectivamente. Hace poco hablaba con Edu Ponces, del colectivo Ruido Photo, y me contaba que ellos ahora están creando pequeñas piezas de vídeo de 360 grados. Y salió el tema de las técnicas binaurales para que el sonido influya también en el espectador. Realmente me gustaría hacer un proyecto de estas características. Aunque el tema de la realidad virtual está todavía muy dedicado a la estética, muy de cara a la galería. En este sentido la investigación en el tema del sonido será fundamental. Yo apostaría por explorar este terreno.

9
Comentarios
Cargando comentarios