• "Solo me interesa una historia si puedo contarla de un modo distinto"
  • "Cuando le diagnosticaron un cáncer me pidió que la siguiese en ese viaje"
Entrevista
Foto: Jordi Saragossa
JORDI SARAGOSSA, FOTóGRAFO

"Ha sufrido más mi cámara que yo"

4
17
NOV 2014

Ya sea por puro placer o por trabajo, Jordi Saragossa se pasa la mayor parte del tiempo al aire libre y a miles de metros por encima del mar. Es ahí donde los mejores deportistas de montaña del mundo intentan descubrir dónde están sus límites, y también es donde este joven fotógrafo barcelonés convierte sus dos grandes pasiones –fotografía y montaña- en su trabajo. Integrante del equipo internacional de Salomon, muchos aficionados a los deportes de montaña se refieren a él como el fotógrafo oficial de Kilian Jornet, leyenda viva del trail running y a quien Saragossa suele acompañar en sus incontables hitos.

Tienes solo 26 años, pero aun así toca preguntarte cómo te metiste a fotógrafo.

Pues suelo decir que empecé como modelo. Mi padre era muy aficionado a la fotografía, y a ojos de los padres tú siempre eres el niño más guapo. Así que yo tengo fotos mías desde el día en que nací. Siempre he tenido una cámara de fotos delante de mí. En lugar de ver la cara de mi padre, yo siempre veía una cámara.

Pero como mucha otra gente yo empecé en esto por pura afición y tradición familiar. Es algo que siempre tuve en casa. Cuando nos íbamos de excursión a la montaña, tanto mi hermano como mi padre llevaban cámaras y yo no quería ser menos. De hecho tengo una foto mía de cuando tenía dos años en la que ya salgo sujetando una cámara.

jordi saragossa
Saragossa, fotografiado por el deportista con quien más se asocia su figura. | Foto: Kilian Jornet

Debía ser más grande la cámara que tú.

Pues sí. Recuerdo que cuando íbamos caminando por la montaña en ocasiones mi padre se encontraba otros excursionistas que le decían que su hijo pequeño le estaba haciendo fotos a todo. Y claro, en esa época íbamos con carrete… Pero entonces mi padre les decía que en realidad me había dado una cámara sin carrete, así que no pasaba nada por que estuviera haciendo fotos todo el rato.

Cuando estaba haciendo el bachillerato científico participé en un concurso de fotografía, gané y pensé que quería dedicarme a eso. Me fui a estudiar al IEFC [Institut d’Estudis Fotogràfics de Catalunya], y estuve allí tres años. Luego fundé una empresa, pero lo de estar encerrado todo el día no iba conmigo y la disolvimos. Y aquí estoy. Esos son mis inicios.

Foto: Jordi Saragossa
Foto: Jordi Saragossa

¿Por qué haces fotos?

El año pasado viví un momento que hizo que me diera cuenta de por qué hago fotos. Fue en Estados Unidos, en Fisher Towers [una zona montañosa de Utah]. Estaba cubriendo una carrera, y pedí al equipo de Salomon que me cogieran un billete de avión que me permitiera estar allí unos días más de la cuenta. Así pues, inicié un viaje solo en el que hice más de 3.000 kilómetros en una semana. Mi objetivo era dormir en un sitio distinto cada día para así tener salidas y puestas de sol de varios lugares.

Y hubo un día en que vi una escena tan preciosa que me hizo reflexionar acerca del hecho de que mis abuelos, por ejemplo, nunca verían todo aquello como yo lo estaba viendo. Y quien dice mis abuelos dice cualquier otra persona sin la oportunidad de estar allí donde yo estaba en aquel momento. Pensé entonces que era mi responsabilidad capturar con mi cámara aquel escenario para que pudiera ser disfrutado por muchísima más gente.

Y esto mismo me volvió a pasar este año en Noruega. Estaba en el avión, y justo a la salida del sol pude ver los fiordos de un modo que nunca había visto. Allí me di cuenta otra vez de por qué me dedico a esto. Son dos de los momentos más mágicos y bonitos que he vivido.

Foto: Jordi Saragossa

¿Y por qué fotografía de deportes? ¿Qué tiene que no tengan otras disciplinas?

Es que a mí lo de estar encerrado todo el día en un lugar no va conmigo. Me cansa. Y por suerte he conseguido juntar la fotografía con mi otra gran pasión: la montaña.

¿Subes hasta la cima de una montaña para hacer la foto o vas por pasión y aprovechas que estás allí para disparar?

Depende. Si es por trabajo, voy para hacer la foto y disfruto de las vistas. Y cuando estoy de vacaciones voy a la montaña por placer y aprovecho también. Tanto si trabajo como si no, siempre acabo en la montaña.

¿Qué preparación física hace falta para este tipo de fotografía?

No es tanto la preparación, sino el hecho de estar cómodo en la montaña sea cual sea la climatología. No hace mucho estaba caminando por Noruega con agua hasta las rodillas, y en ningún momento me imaginé en otro lugar que no fuera ese.

Foto: Jordi Saragossa
Foto: Jordi Saragossa

¿Planificas de antemano los lugares en los que vas a estar esperando a los deportistas?

Sí. Hay carreras en las que voy unos días antes para buscar localizaciones. Otra opción es tirar de Google Earth y usar las geolocalizaciones para elegir el mejor lugar. También suelo hablar con Kilian [Jornet], que me explica cuáles son los mejores sitios. E incluso hay ocasiones que vas en helicóptero y éste te va llevando a los distintos sitios en los que puedes trabajar.

¿Has participado alguna vez en una carrera que estuvieras cubriendo como fotógrafo?

No. He participado en un par de carreras, pero prefiero correr por puro placer. No necesito ese factor de competición. Me gusta ir con mi teléfono móvil, y si veo un lugar bonito pararme y hacer fotos. Me gusta salir y disfrutar de la salida en todos los sentidos. Para mí, desde el momento en el que empieza una carrera el objetivo es llegar a la meta. Yo prefiero disfrutar del viaje y hacer paradas.

Foto: Jordi Saragossa
Foto: Jordi Saragossa

¿Cómo consigue uno ganarse la vida con un trabajo como el tuyo, que conjuga tus dos mayores pasiones?

Con mucho morro. En 2009, cuando estaba estudiando en el IEFC, conocí a Kilian Jornet. Yo había terminado un reportaje sobre una residencia de abuelos y me había gustado trabajar en ese tipo de proyecto, así que le propuse a Kilian hacer algo parecido con él. Me dijo que sí, y me invitó a acompañarle y hacerle fotos en una de sus carreras.

"Como Kilian iba sobrado en la carrera, cuando veía que yo le estaba esperando con la cámara pasaba por donde me fuera más fácil hacer la foto"

Al final, la carrera que yo tenía que cubrir se anuló, pero le hice fotos a Kilian igualmente. Éstas llegaron a las oficinas de Salomon, les gustaron y me llamaron para saber qué les cobraría por hacer un reportaje similar para ellos. Así pues, en 2011 ya empecé a hacer fotos de manera profesional y cobrando.

¿Y qué tal es trabajar con Kilian Jornet?

Pues muy fácil. En 2011, y tres días antes de cubrir la primera carrera de la que te hablaba, me robaron todo el equipo fotográfico en Chamonix. Mi padre, que también estaba allí, me prestó su cámara, y mira tú por dónde me tocó defender lo que siempre he dicho: que lo importante es el fotógrafo y no la cámara.

En medio de todo aquello, Kilian me ayudó en todo lo que hizo falta, y como él iba sobrado en la carrera, cuando veía que yo le estaba esperando con la cámara pasaba por donde me fuera más fácil hacer la foto. ¡Parecía una sesión de moda con poses incluidas!

Foto: Jordi Saragossa
Foto: Jordi Saragossa

¿Qué te parece esta fiebre por el running y el deporte de montaña? Kilian es sin duda uno de los culpables de que todos queramos salir a correr últimamente.

Kilian ha sabido comunicar y transmitir que él se va a la montaña a disfrutar, a pasárselo bien. Y muchas personas han visto eso y han decidido que también ellas querían disfrutar igual. Además, hoy en día estamos muy cansados de trabajar ocho horas al día encerrados en una oficina, y cada vez más buscamos salir fuera, escaparnos.

Se impone la búsqueda de una vida más saludable.

Sin duda. Incluso con la comida. Nos cuidamos mucho más hoy en día.

¿Tiene algún límite Kilian o puede dar la vuelta al mundo cuatro veces en el tiempo que yo me tomo un café?

Todos tenemos un límite. La clave está en no encontrarlo.

"Todos tenemos un límite. La clave está en no encontrarlo." Saragossa se ha convertido en el fotógrafo de cabecera de Kilian Jornet (a su derecha en este autorretrato), indiscutible dominador mundial del trail running

kilian jornet
Foto: Jordi Saragossa

¿No es un extraterrestre?

¡Qué va! Es humano, pero tiene un don. Todos lo tenemos, y el objetivo de la vida es dar con él para que podamos ser felices. Es algo que tenemos desde que nacemos. Las personas que consiguen encontrarlo disfrutan con lo que hacen, y lo hacen bien. Pero Kilian tiene más de un don. No solo es un corredor nato: también es muy buen fotógrafo.

Messi es otro caso parecido en el mundo del deporte. Otros tendrán un don para la educación o cualquier otro oficio. Además, vivimos en una sociedad que siempre está poniendo nota a lo que hacemos, y aunque parezca egocéntrico, cuando alguien nos felicita por el trabajo que hemos hecho nos sentimos bien, felices.

¿Qué equipo hace falta o recomendarías para moverte con facilidad por la montaña?

Al trabajar con Salomon, las fotos de carrera que hago tienen que tener una gran calidad, ya que luego se utilizarán en catálogos y publicidad. Tiene que estar todo perfecto. Así que llevo varias cámaras y objetivos. Mi mochila suele pesar unos 10 kilos, y hay de todo en ella. Cuando cubro una carrera en la que voy a tener que estar en varios sitios en muy poco tiempo voy con una única cámara y un 35 milímetros.

Foto: Jordi Saragossa
Foto: Jordi Saragossa

¿Y cómo funciona esa relación laboral con Salomon? ¿Te encargan ellos los trabajos y las carreras que debes cubrir o vas un poco por libre?

Hasta principios de este año solían llamarme para preguntarme si me interesaba cubrir una u otra carrera. Yo les pasaba un presupuesto, y si lo aceptaban, hacía el trabajo. Pero a mediados de año, contentos con mi trabajo, me propusieron pagarme un fijo al cabo del año y cubrir un cierto número de carreras. Me pasan un listado y me dicen todo lo que voy a tener que hacer en los próximos meses y las fechas en las que voy a estar en la montaña.

“Las fotos de carrera tienen que tener una gran calidad, así que llevo varias cámaras y objetivos. Mi mochila suele pesar 10 kilos”

Lo bueno de trabajar así es que a principios de año ya sabré todos los días que voy a tener que trabajar, y eso te permite combinarlo con otro tipo de proyectos. Me gusta también trabajar mucho haciendo retoques, por ejemplo.

¿Cómo ha encajado la fotografía de deportes la eclosión de los móviles y las redes sociales?

A nivel de carrera, cuando se trata de mostrar lo que sucede lo antes posible, en Salomon siempre estoy yo como fotógrafo y varias otras personas equipadas con smartphones que van haciendo fotos y las van subiendo a un grupo de WhatsApp. Entonces hay una persona encargada de revisar las fotos e irlas subiendo a Twitter. La noticia más inmediata y lo que la gente ve nada más terminar la carrera es lo que se ha capturado con el teléfono móvil. Hoy en día es todo muy inmediato.

Foto: Jordi Saragossa
Foto: Jordi Saragossa

¿Y el intrusismo laboral? ¿Cómo lo lleváis los fotógrafos de deportes?

Pues igual que en otros mercados: hay de todo. Entiendo que gente sin estudios pueda llegar a hacer trabajos muy buenos, y es algo totalmente lícito que los hagan. Pero siempre y cuando cobren por ello. Los que trabajan gratis nos perjudican a todos; a ellos incluidos.

"Alguna llegada a meta de Kilian sí que se me ha escapado. Y por un minuto de diferencia apenas"

A mí, cuando me piden consejo sobre lo que debería alguien cobrar o si debería trabajar gratis o a cambio de material, siempre digo que hay que hacer un presupuesto de verdad, que muestre lo que vale ese trabajo. Es la única manera de conseguir que el cliente valore lo que estás haciendo.

Este tipo de fotografía implica más riesgos que otras disciplinas. ¿Alguna vez has pensado que te habías escapado por poco de una situación que podía haber terminado muy mal?

No. En el fondo todo se reduce al lugar en el que te encuentras y donde puedes meterte. Tienes que conocer tus límites y elegir bien el lugar. No tengo ganas de matarme ni de sufrir; soy demasiado joven todavía. De hecho, creo que ha sufrido más mi cámara que yo en las carreras que he cubierto.

Foto: Jordi Saragossa

¿Se te han escapado muchas buenas fotos?

Me gusta pensar que no, pero alguna llegada a meta de Kilian sí que se me ha escapado. Y por un minuto de diferencia apenas. Quieres apurar tanto a veces para estar en todos los buenos sitios que al final no puedes estar en todas partes y siempre se te escapa alguna foto.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Pues iré a Alaska a cubrir una carrera porque tengo otro proyecto en Estados Unidos con un atleta de allí. Y también viajaré hasta Hong Kong, que me hace mucha ilusión. También tengo algún proyecto personal que me gustaría empezar, pero no soy mucho de pensar en todo lo que voy a hacer en los próximos meses. Me gusta disfrutar de la familia, del momento e irme a la montaña sin cámara para desconectar y ver las cosas sin el visor de por medio.

Fuentes y más información
4
Comentarios
Cargando comentarios