• Justin Sainsbury: "Me vio, se rió y dijo que haría todo lo posible por ...
  • Juan Manuel Castro Prieto: "En Etiopía encontré escenas de hace mil años"
Con texto fotográfico

"Nunca antes había vuelto a casa tan vacío y falto de energía" Jordi Oliver

 
Foto: Jordi Oliver
16
FEB 2012
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Hay historias más difíciles de fotografiar que otras y Jordi Oliver se ha visto últimamente en la tesitura de documentar una especialmente complicada: la lucha contra el cáncer. Retratar a los enfermos con respeto y discreción ha sido el propósito con el que este experimentado fotoperiodista se ha armado para afrontar un trabajo cuya dureza merma la moral de cualquiera. Sus imágenes muestran ternura y cercanía a la vez, y en algunos casos -como en esta instantánea- llevan implícito un mensaje que invita a la reflexión.

Jordi Oliver

Me encargaron realizar un extenso banco de imágenes para que el ICO [Institut Català d'Oncologia] pueda mostrar a través de sus publicaciones médicas cómo se trabaja día a día en sus hospitales: el Duran Reynals en L'Hospitalet de Llobregat; Can Ruti [Hospital Universitari Germans Trias i Pujol] en Badalona, y el Doctor Josep Trueta en Girona.

Esta foto la hice la semana pasada en Can Ruti mientras realizaba el seguimiento a un doctor. Cada mañana los médicos y las enfermeras del ICO recorren las habitaciones de los enfermos más delicados. El contacto con las manos es fundamental para transmitirles la tranquilidad y seguridad que éstos necesitan.

Accedimos a la habitación y abrí las persianas para que entrase más luz. Al girarme vi al enfermo reflejado en el cristal; se producía una doble imagen muy curiosa, con el reflejo en la ventana y lo que se veía a través de ésta. El angular de 28 milímetros me permitió colocarme muy cerca de la acción.

Al hacer clic no percibí todo lo que hay en esta fotografía. La hice por intuición. Cuando llegué a casa y la vi en color no me dijo mucho, pero al pasarla a blanco y negro fue cuando me di cuenta de la fuerza que tenía y de todo lo que había en ella: las tres torres, el puerto, el enfermo en la cama, los coches?

Pero fue al colgarla en las redes sociales y en mi blog cuando descubrí en ella detalles que no había visto antes gracias a los comentarios de la gente, como el pájaro en el cielo. Hay quien me ha dicho que el enfermo está como entre el cielo y la tierra, como entre ambos mundos? Todos tenemos algún familiar con cáncer o nos ha tocado muy de cerca. Esta fotografía ha hecho que me diera cuenta de que el cáncer está muy presente en la vida de la gente.

En estas fotografías hay mucha psicología con el personaje. Hablaba con ellos, les tocaba -ya he dicho que el contacto es muy importante para los pacientes- y cuando les tenía un poco más de confianza disparaba con sutileza, intentando siempre ser lo más invisible que podía. Llevaba una EOS 5D Mark II, una réflex no muy grande, y también una Hasselblad de 6 x 6 que al final no utilicé. En este caso la discreción no era determinante, porque el paciente sabía que estaba ahí.

No he tenido la ocasión de conocer a los pacientes porque los veía una vez, cuando entraba en sus habitaciones, y luego me cruzaba con algunos por el pasillo. Sí he tendido más vínculos con los doctores y las enfermeras, con quienes he compartido muchos más ratos. Hay muy buen rollo entre estos profesionales, supongo que para no contagiarse de un ambiente tan negativo.

Durante este mes iba al hospital tres días por semana y volvía a casa sin energía, moralmente muerto. He estado en lugares como Madagascar, la India y otros países pobres con muchos problemas, pero nunca antes había vuelto a casa tan vacío por dentro y falto de energía.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Etiquetas
Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar