• “Yo también sucumbí a los encantos del digital, pero me aburrí: eso no ...
  • "Vivo dentro de una cámara"
Entrevista
JONATHAN MILLER , FOTóGRAFO DE MODA Y PUBLICIDAD

“Photoshop se convierte en el demonio cuando se usa para que una mujer parezca irreal o imposible”

24
Foto: Jonathan Miller
13
MAY 2014

Empezó su andadura profesional en la fotografía de moda trabajando como asistente de Bruce Weber en Nueva York y no tardó en labrarse un nombre y un estilo propios. La cartera de clientes de Jonathan Miller incluye nombres como Revlon, Mango y Guess, y sus fotos aparecen publicadas en revistas como Vogue o Marie Claire. Aprovechando su visita a Madrid para impartir este próximo fin de semana un taller en la escuela Workshop Experience, en Quesabesde hemos hablado con él sobre la supuesta superficialidad de este tipo de imágenes, la demonización de Photoshop y el halo de falsedad que –según él- desprende la fotografía en blanco y negro.

Hacerse un lugar en la fotografía de moda no parece fácil. ¿Cómo acabaste metido en este mundo?

Fue el cine lo que me llevó hasta la fotografía de moda. Estaba trabajando en Londres cuando era más joven y me interesé por la magia de la fotografía y su capacidad para capturar y congelar momentos en el tiempo. También por su capacidad de contar historias, por su narrativa. Para hacer una película necesitas muchísimo dinero y un equipo de personas muy grande. Pero en fotografía puedes trabajar solo, completamente solo.

En cuanto al mundo de la moda, me atrajo la belleza que desprende. Me fascinan las caras y los cuerpos y toda la narrativa fantástica que se puede construir con ellos. Tenía amigas modelos, empecé a trabajar como asistente y una cosa llevó a la otra. Me gustaba el estilo de vida y todo lo que desprendía este mundo.

jonathan miller
Miller impartirá un taller de fotografía de moda -junto a otros fotógrafos y profesionales de este sector- los días 16, 17 y 18 de mayo en Madrid. | Foto: Jonathan Miller

¿Además de hacer fotos bonitas también intentas contar historias con tus imágenes?

Sin duda. Quiero transmitir algo, crear una respuesta emocional en el espectador. Una foto es un momento y me gusta contar la historia que hay antes y la que hay después. A algunos fotógrafos les gusta la ropa, a otros nos interesan más las personas, sus rostros, sus emociones y su belleza.

Mucha gente piensa que la fotografía de moda es superficial y que no hay nada debajo de esos rostros bonitos.

Es interesante debatir sobre lo que es y no es real en fotografía. Si lo piensas bien, cualquier fotografía es falsa. Incluso en fotoperiodismo y en fotografía de guerra se habla de si la presencia del fotógrafo altera la dinámica de la realidad.

Todos somos conscientes de que las películas y las series de televisión no son reales, pero disfrutamos igualmente de las emociones que transmiten. En esencia, la fotografía de moda es una fantasía visual que tiene que hacerte sentir algo. Es por eso que le gusta a la gente. No tiene más objetivos que esos y suele estar pensada para promocionar algún producto.

fotografía de moda
Foto: Jonathan Miller

“Cualquier fotografía es falsa. Incluso en fotoperiodismo se habla de si la presencia del fotógrafo altera la realidad”

La fotografía de moda me recuerda las pinturas religiosas de la Edad Media. Entonces los pintores no tenían más remedio que pintar sobre esos temas y tenían que transmitir algo con ellos. Hoy tenemos que fotografiar a gente atractiva, con ropa atractiva y haciendo cosas atractivas.

¿Y qué pasa con Photoshop? ¿Es el demonio como muchos piensan o una simple herramienta más que se puede usar bien o mal?

Es una pregunta complicada. En esencia se trata del siguiente paso. Antes se usaba película y maquillaje, y eso también era una manipulación. Otras veces se usan efectos especiales y también son algo falso. Mi objetivo es que la gente salga guapa, y con Photoshop se puede conseguir, aunque es cierto que en ocasiones su uso se lleva demasiado lejos.

Pero el uso de Photoshop es esencial. Es el reemplazo del cuarto oscuro, donde antes se revelaban las fotos. Photoshop se convierte en el demonio cuando se usa para que una mujer parezca irreal, falsa o imposible. Aunque lo más peligroso del programa es que hace que el fotógrafo se vuelva perezoso. Delante del ordenador puedes hacer lo que quieras y tienes infinidad de posibilidades. Así pues, cuando haces fotos piensas que ya las retocarás o las mejorarás con Photoshop después, y es así cómo la creatividad desaparece.

Muchos profesionales parecen más interesados en retocar fotos que en hacerlas.

El problema es que muchos no saben lo que quieren y simplemente disparan. Es como usar aplicaciones como Hipstamatic en el teléfono móvil. Salen bien por los filtros, pero se elimina toda creatividad. Yo hago fotos con Hipstamatic a mis hijos, y me gustan.

fotografía de moda
Foto: Jonathan Miller

¿Te ves haciendo una sesión de fotos con un teléfono móvil?

¡Claro! Cualquier herramienta es buena. Antes de usar cámaras digitales hice fotos con cámaras de un solo uso, película, equipos analógicos… He usado de todo. Cualquier formato es bueno si la creatividad tiene el protagonismo que debe tener.

¿Y qué pasa con las redes sociales? ¿Las usas?

Debería. Son importantes en fotografía, pero por desgracia no tengo paciencia suficiente. Hay fotógrafos muy jóvenes que han conseguido trabajo a través de su blog y de las redes sociales, sin ser conocidos ni tener un nombre en la industria.

“Lo más peligroso de Photoshop es que hace que el fotógrafo se vuelva perezoso. Delante del ordenador puedes hacer lo que quieras y tienes infinidad de posibilidades. Es así cómo la creatividad desaparece”

fotografía de moda
Foto: Jonathan Miller

¿Y cómo se consigue trabajar para las grandes empresas y tener a los clientes contentos para que sigan creyendo en ti?

¡Con muchísima suerte! Es algo aplicable a todos los trabajos. Ser bueno ayuda, pero también ayuda tener suerte, ser una persona agradable con la que se pueda hablar. Tienes que conseguir que tus imágenes lleguen al destino correcto y que tu trabajo hable por ti. Hoy en día es muy difícil trabajar en esta industria. Si eres joven, es fácil mostrar tus trabajos y darte a conocer, pero hace falta mucho más para trabajar en este negocio.

¿Cuál es tu entorno de trabajo preferido?

No tengo preferencias. Me gusta cambiar y probar cosas nuevas, tanto en interiores como en exteriores. Hago lo que sea para una foto. La motivación y la atmósfera son lo que me mueve.

¿Y qué hace que una buena foto se convierta en un icono?

No creo que exista respuesta para esa pregunta. Una foto se convierte ella sola en un icono. Una de las fotos más icónicas de la historia es el retrato del Che Guevara, que cambió el curso de la historia. Pero si te fijas en el contexto en el que se hizo, descubrirás que fue durante una conferencia muy aburrida en La Habana. El fotógrafo hizo dos fotos, una vertical y la otra horizontal, durante los dos minutos que el Che estuvo en la sala, y se convirtió en una imagen histórica.

Las fotos icónicas son aquellas que capturan un momento histórico, algo único, importante. Y suelen convertirse en icónicas por accidente, por casualidad.

fotografía de moda
Foto: Jonathan Miller

¿Existe alguna foto icónica que desearías que fuera tuya?

¡Todas las buenas! Lo que te convierte en un buen fotógrafo es precisamente esa admiración por el trabajo de otros. Cuando veo una imagen que desearía haber hecho yo, investigo de quién es, dónde se hizo y todo cuanto rodea su creación.

Trabajas en color y blanco y negro. ¿Es distinto el mensaje que transmiten las dos modalidades?

Sin duda. El blanco y negro es falso. El color es más realista. El blanco y negro suele ser más atmosférico. Si te fijas en las imágenes que ha dado la historia, cuando aparece el color todo adquiere un matiz mucho más real.

“El blanco y negro es falso. Las fotos en blanco y negro, como las que todos hemos visto de la Segunda Guerra Mundial, parecen de otro planeta”

Las fotos en blanco y negro, como las que todos hemos visto de la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo, parecen de otro planeta. Pero si esas mismas fotos las vemos en color, entonces todo nos parece más terrenal, más cercano. El color nos acerca a los momentos históricos que ha vivido la humanidad y que siempre hemos visto como algo que no iba con nosotros.

fotografía de moda
Foto: Jonathan Miller
fotografía de moda
Foto: Jonathan Miller

También trabajas realizando vídeos. ¿Pasa por ahí el futuro del fotógrafo de moda, por lidiar también con las imágenes en movimiento?

Creo que sí. Me gusta la fotografía de moda y hacer vídeos, pero son dos cosas muy distintas. La fotografía capta un momento, y eso es algo que desaparece cuando se graba en vídeo. Con el vídeo existe el peligro de que el fotógrafo simplemente se ponga a grabar contenido y luego seleccione los fotogramas que le interesan de los cientos y cientos que ha generado.

Con el vídeo captas todos los momentos, y está claro que salen imágenes espectaculares. Pero son imágenes que están allí, que no ha creado el fotógrafo. Simplemente las ha grabado en vídeo y se las ha encontrado. Eso es el fin de la fotografía.

Yo trabajé como editor de vídeo hace años y recuerdo haber descubierto imágenes muy buenas entre los fotogramas, pero eran momentos que simplemente estaban allí, que nadie los había creado.

¿Dónde estará la fotografía dentro de diez años?

Cada día hay más imágenes y fotógrafos, y como profesional de esta industria creo que el vídeo tendrá un papel muy importante. El movimiento será el protagonista en los próximos años.

"Con el vídeo captas todos los momentos, y está claro que salen imágenes espectaculares. Pero son imágenes que están allí, que no ha creado el fotógrafo. Simplemente las ha grabado en vídeo y se las ha encontrado. Eso es el fin de la fotografía"

fotografía de moda
Foto: Jonathan Miller

¿Pasará lo mismo con el fotoperiodismo? ¿Cualquier persona con un teléfono móvil será un fotoperiodista potencial?

En cierto modo. En el mundo de la fotografía de moda y publicidad necesitas cierto nivel técnico, cierta calidad, pero en fotoperiodismo lo que importa es ser testigo. Esto me lleva a hablar de nuevo de Photoshop, que puede convertir a cualquiera en modelo, y eso no me gusta. Hace que la gente especial deje de serlo.

Con la tecnología digital todo parece haberse mezclado y ya nada es único, excepcional.

Estoy totalmente de acuerdo. Mucha gente simplemente dispara sin parar y sin pensar y luego aplica filtros hasta dar con uno que le gusta. Pero es algo que a veces funciona y genera, aunque sea por accidente, fotos estupendas.

"Photoshop puede convertir a cualquiera en modelo, y eso no me gusta. Hace que la gente especial deje de serlo"

En mi caso, aunque utilice un equipo digital, me gusta trabajar como si lo estuviera haciendo con cámaras analógicas. Disparo sin mirar las fotos que voy haciendo, y cuando siento que tengo las fotos que quería, entonces paro y sigo con otra cosa. En esencia trabajo como siempre he hecho, aunque haya cambiado las herramientas. Creo que es muy importante saber y sentir que has capturado algo especial sin tener que mirar la pantalla trasera de tu cámara.

fotografía de moda
Foto: Jonathan Miller

¿Te ves trabajando en otros tipos de fotografía además de la de moda y publicidad?

Sin duda. Cualquier cosa que parezca divertida me interesa. Si ahora fuera más joven, seguramente no me metería en el mundo de la fotografía de moda, haría otra cosa. Es un mercado muy complicado y en los próximos años se centrará en el terreno del arte.

¿Qué consejo le darías a alguien que siente que lo suyo es la fotografía de moda?

Que sea valiente y que tenga su propio punto de vista. Que entienda la historia de la imagen y que tenga un buen bagaje cultural. Hay que tener un vocabulario artístico extenso y un buen conocimiento de la historia del arte y de todo lo que te precede. Hay que hacerse notar y ser consciente de que el mundo de la fotografía ha cambiado muchísimo. Hoy en día es muy complicado ganarse la vida en este negocio.

24
Comentarios
Cargando comentarios