• Philips Prestigo SRT9320/10: de un vistazo
  • Philips Tapster: de un vistazo
Prueba de producto
PARA VIAJEROS EMPEDERNIDOS

Jobo photoGPS: de un vistazo

 
17
AGO 2009

No puede decirse que los GPS para cámaras digitales sean el "gadget" fotográfico más buscado (acéptese el juego de palabras). Aunque algunos dudan de su utilidad, ya se perfilan como uno de los accesorios que posiblemente se hagan omnipresentes en los próximos años. De momento, los fotógrafos más viajeros estarán encantados de saber que a la limitada oferta existente por ahora se ha sumado el nuevo Jobo photoGPS, sencillo, práctico y con unas prestaciones que merece la pena revisar.

No hay que rascar mucho para comprobar qué es y cómo funciona el GPS de Jobo. Y es que, a diferencia de otros productos que venden mil funciones, este modelo es única y exclusivamente eso: un GPS pensado para acoplarlo a nuestra cámara.

Son varios los GPS para cámaras fotográficas que conviven en el mercado, con algunos modelos más conocidos como el GPS-CS3KA de Sony o el Nikon G-P1.

Aunque su apariencia externa pueda diferir de un modelo a otro, la esencia de todos y cada uno de ellos es la misma: añadir los datos de geoposicionamiento a las fotografías para luego poder situarlas en un mapa.

Veamos cómo es y qué tal funciona este complemento destinado a los fotógrafos más inquietos:

  • El photoGPS de Jobo es bastante pequeño y ligero (pesa sólo 80 gramos). Totalmente construido en plástico, su diseño es extremadamente simple: no tiene ningún tipo de pantalla y sólo un par de luces LED aportan toda la información necesaria para su correcto manejo.
  • Jobo photoGPS
    Jobo photoGPS
    Foto: Joan Piella (Quesabesde)
    Jobo photoGPS
    Jobo photoGPS
    Foto: Joan Piella (Quesabesde)

  • Una de sus principales características es que la conexión con la cámara se realiza a través de la zapata para flash. Aunque su posición es ideal para actuar como antena, echamos de menos un anclaje un poco más firme para impedir que el GPS se suelte con algún movimiento brusco.
  • Si bien el uso de la zapata como punto de conexión es bastante cómodo, sus problemas son también evidentes. De entrada, el GPS no se puede combinar con el uso de un flash (habría que recurrir a uno externo o inalámbrico), y además, todas las compactas que carecen de zapata quedan anuladas de la lista.
  • Foto: Joan Piella (Quesabesde)
    Foto: Joan Piella (Quesabesde)
    El GPS de Jobo con la Panasonic Lumix DMC-G1.

  • Según las especificaciones oficiales, esta conexión es compatible con todas las cámaras del mercado, aunque en el caso de las SLR de Sony Jobo dispone de un adaptador específico para facilitar la comunicación entre el GPS y el cuerpo de la cámara.
  • Su uso es tremendamente sencillo, aunque se agradecerían unas instrucciones un poco más detalladas para que -precisamente- los primeros pasos no resulten complejos.
  • Foto: Joan Piella (Quesabesde)
    Foto: Joan Piella (Quesabesde)
    La Sigma DP2, más pequeña que la G1 de Panasonic, con el photoGPS.

  • Al colocar el GPS sobre la zapata, se sincronizan automáticamente los relojes de los dos dispositivos. Una operación que en otros modelos, como el de Sony, hay que realizar manualmente (al menos en la cámara) y que resulta básica para que después todo cuadre.
  • El GPS registra los datos de nuestra posición (longitud, latitud y altitud) cada vez que se aprieta el disparador de la cámara. La luz verde del aparato nos informará de que el funcionamiento es correcto. El LED rojo -cómo no- indica que se ha detectado algún problema en la captación de los datos. Tan simple como eso.
  • Jobo photoGPS
    Jobo photoGPS
    Foto: Joan Piella (Quesabesde)

  • Dispone de una memoria interna suficiente para almacenar unas 1.000 posiciones, y la batería -cuya recarga se realiza a través del puerto USB- es capaz de soportar unas cuatro semanas, según las especificaciones oficiales (evidentemente, en QUESABESDE.COM nos falta tiempo para comprobar este extremo).
  • Aunque el photoGPS es bastante rápido a la hora de dar con la cobertura de algún satélite, hay que tener en cuenta que, como suele ser habitual, en espacios interiores es fácil perder la señal.
  • El GPS viene acompañado de un programa que permite cruzar los datos de posición obtenidos con las imágenes. Basta con conectarlo al ordenador a través del puerto USB, descargar las fotografías -es compatible tanto con JPEG como con RAW- y ejecutar el programa (válido para PC y Mac) para incrustar la geolocalización en los datos EXIF de los archivos.
  • Jobo photoGPS
    Jobo photoGPS
    Foto: Quesabesde

  • Además de las coordenadas, este GPS se desmarca de la competencia ofreciendo también la posibilidad de relacionar los datos de posición con una localización concreta (calle, ciudad, país, etcétera) o incluso puntos de interés cercanos. Esta función se realiza a través del propio software y requiere, claro, una conexión a Internet para poder acceder a la base de datos de TeleAtlas.
  • Como es habitual, una vez que se ha incrustado esta información, las imágenes pueden situarse en un mapa en numerosos programas o servicios on-line compatibles con esta función, como Flickr, Picasa o Pbase.
  • Jobo photoGPS
    Jobo photoGPS
    Foto: Quesabesde

  • Aunque Jobo reconoce un margen de error de hasta 10 metros, la verdad es que en algunas de las muestras nos hemos topado con una diferencia de 50 o más metros entre el lugar donde realmente fue tomada la foto y la posición indicada en el mapa.
  • Una opción muy interesante del programa de organización que se incluye es la posibilidad de ordenar las fotos y buscarlas a posteriori basándose en los datos de localización (ciudad de la toma, por ejemplo) almacenados.

Recomendable para: usuarios de cámaras SLR (o compactas con zapata) con espíritu viajero que quieran sustituir la libreta de notas para anotar sus rutas por un sistema más sofisticado.

Absténgase de su compra: fotógrafos que se muevan siempre en entornos cercanos o adictos a la fotografía con flash y que necesiten siempre tener la zapata de la cámara disponible.

Precio de lanzamiento: unos 160 euros.

Disponible desde: otoño de 2008.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar