Dossier

El hombre que trabaja con la cámara más grande de Europa

43
Foto: Quesabesde
25
NOV 2015

La hazaña parece digna del mismo centro de Bilbao, pero en realidad Joaquín Paredes es de Cáceres. Fotógrafo autodidacta, hace años decidió vender su equipo digital y construir su propia cámara de gran formato. Y nunca mejor dicho, porque esta cámara de madera capaz de trabajar con placas de hasta 71 x 71 centímetros pasa por ser la más grande de Europa.

Mide 1,60 metros de largo aproximadamente, y su altura -junto con el trípode- puede variar desde 1,70 hasta 2,26 metros. Es mucho más versátil de lo que en principio pueda parecer –explica su creador- y cuenta con casi todos los desplazamientos y movimientos de una cámara técnica. ¿El objetivo? Un 500 mm f5.6, que equivaldría a un 25 milímetros en paso universal.

Paredes suele transportar su cámara en furgonetas como esta. | Foto: Joaquín Paredes

Una cámara realmente inmensa que hemos podido ver en acción varias veces en el festival Revela-T, dedicado a la fotografía química. Pese a su versatilidad, transportarla no parece fácil. Más concretamente es “una locura”, según Paredes. Además, al trabajar con un proceso como el colodión húmedo, que requiere revelar las placas al momento, hay que sumar el transporte de todo el equipo de laboratorio y un cuarto oscuro portátil, aunque en el caso de esta cámara él usa el propio furgón.

De formación autodidacta a base de leer e investigar sobre autores, historia o procesos fotográficos que le atraen y algún curso con Eduardo Momeñe, José Manuel Navia o Rafael Doctor, Paredes recuerda que el gusanillo de la fotografía le entró con solo siete años. De todos modos, igual que para la inmensa mayoría, por aquel entonces y durante mucho tiempo para él “una cámara de fuelle era un trasto obsoleto, pesado e inútil, que solo aparecía en los libros de historia”.

joaquín paredes
Foto: Quesabesde
joaquín paredes
Foto: Quesabesde
En la pasada edición del Revela-T tuvimos ocasión de ver cómo funciona la cámara de Paredes.

Pero poco queda de aquel tópico. “Ahora creo que es el instrumento más increíble, mágico y versátil con en que puede trabajar un fotógrafo”, nos cuenta. El origen de su transformación está en un trabajo sobre la Guerra Civil y la certeza de que debía hacerlo con colodión húmedo. A partir de ahí decidió construir la ya famosa cámara, dedicándole muchas horas y trabajo diario. “Quise quemarla en alguna ocasión –confiesa-, pero al final las piezas encajaron, y funciona perfectamente.”

¿Quería que fuera la más grande de Europa? “La verdad es que no lo supe hasta algún tiempo después”, reconoce. Aunque no era su objetivo, reconoce que, de no ser por el tamaño, no hubiese conseguido la repercusión que desde entonces ha tenido este artilugio.

Paredes: “Quise quemarla en alguna ocasión, pero al final las piezas encajaron, y funciona perfectamente. Ahora creo que es el instrumento más increíble, mágico y versátil con en que puede trabajar un fotógrafo.”

Foto: Joaquín Paredes

Revelar placas de ese tamaño es todo un arte, como imaginarán quienes alguna vez hayan visto a un colodionista en acción intentando repartir los químicos por toda la imagen. “En tamaños tan grandes es una operación complicada, porque tienes que conseguir repartir todo el revelador de una manera uniforme y en el menor tiempo posible. Si no, dejará marcas en la imagen final”, explica.

Pero, claro, irse de vacaciones con una cámara así no parece fácil. ¿Momento de dejar esta cámara gigantesca y echar mano del móvil? Nada de eso. Paredes confiesa que usa diferentes cámaras, y que su favorita es una Pentacon Six. “Pero me encanta tanto disparar con algo tan rudimentario como una Brownie como con una GX680 III.” Eso sí, todo en formato medio, por lo menos. “Creo que si hiciese 35 milímetros, optaría por una buena compacta digital y algún proceso mixto para las copias.”

Foto: Joaquín Paredes
Ambrotipos obtenidos con la cámara de Paredes. | Foto: Joaquín Paredes

¿Hay entonces lugar para la fotografía digital para alguien que normalmente trabaja con cámaras técnicas y procesos antiguos? “Me parece que tiene ventajas muy interesantes como la rapidez, las sensibilidades muy altas, un control absoluto en el tratamiento del color… Pero son características sin valor para mis proyectos”, explica.

Una visión que concede al equipo una importancia aparentemente excesiva dentro de un discurso en el que, precisamente, la tecnología y la cámara son casi secundarias. Joaquín Paredes le da la vuelta a la ecuación: “Los avances técnicos no deberían dictar por sí mismos el rumbo de la fotografía, mucho menos las necesidades que nos crean los fabricantes”, argumenta. “Hoy en día tenemos no solo el deber de conservar las técnicas históricas, sino de revisar, innovar y crear nuevas referencias estéticas con ellas.”

joaquín paredes
Foto: Quesabesde

Pero, ¿qué pasará con la película o la fotografía química dentro de una década? Esa es una de las preguntas que todo el mundo se hace por mucho que haya cierto repunte en el uso de estas técnicas, que como sus propios usuarios reconocen, representan un minúsculo porcentaje de los millones de fotos que se hacen cada día.

Paredes lo tiene claro: los procesos fotográficos químicos seguirán estando ahí. “Pero la gente que empiece en este mundo porque está de moda -como el que se deja barba- sin un proyecto ni pasión ni una concepción más profunda, acabará harto y lo dejará.”

joaquín paredes
Foto: Quesabesde
Paredes posa tras fijar un ambrotipo -en este caso, una foto de grupo- durante la última edición del Revela-T.

Se puede dar el caso –advierte- de que la película tradicional llegue a ser más cara que procesos minoritarios como el colodión que él emplea. “Los fabricantes tienen que ponerse las pilas y racionalizar producción y costes o llegará un punto en que disparar un carrete será un bien de lujo.”

Pese a todo, el futuro está claro para este fotógrafo y artesano de las cámaras. “En pintura nadie se plantea qué será del óleo o de la acuarela dentro de diez años, con lo bien que se dibuja con el bote de espray o con el ordenador. Porque tienen claro que la técnica es solo una parte del proceso para crear una imagen.”

43
Comentarios
Cargando comentarios