• Basado en sueños reales
  • Hola, Montreal
Porfolio

Cuando los indigentes son realmente invisibles

4

Javier Guijarro Bagur muestra los cartones y colchones de gente sin hogar al resguardo de la intemperie de Madrid

13
ENE 2016

La crisis tiene muchas caras visibles. Otras lo son menos. Y por regla general, cuanto más anónimos son quienes la sufren, más se ensaña esta con ellos. Los colectivos de indigentes de las grandes ciudades se sitúan en el último peldaño de esta escalera de desgracias. Javier Guijarro Bagur quiso "dar visibilidad a esta situación, en la que se encuentran casi mil personas que cada noche duermen en las calles de Madrid".

El fotógrafo mallorquín se centró en los espacios y objetos que utilizan los indigentes para descansar, y añade que "se han integrado en el paisaje de la ciudad llegando a ser invisibles para la mayoría de nosotros". De esta manera se distancia de otros proyectos ("algunos muy buenos", apunta) sobre la precaria situación de estas personas. "Series de retratos que nos muestran sus caras curtidas por el frío y la dureza de la calle", como en el premiado reportaje de Czuko Williams. La elección de Guijarro enfatiza sin duda la sensación de anonimato de estas víctimas de la crisis.

Salamanca, Retiro, Chamartín, Chamberí y Centro son los distritos madrileños que recorrió para fotografiar los lugares que estas personas dejan vacíos mientras salen a buscarse la vida

Pero contra todo pronóstico, esta serie, que le ha valido a Guijarro ser el tercer finalista del premio Luis Valtueña que otorga Médicos del Mundo (curiosamente idéntica suerte tuvo Williams en la anterior edición), no la llevó a cabo en lugares marginales. Salamanca, Retiro, Chamartín, Chamberí y Centro son los distritos que recorrió para fotografiar los lugares que estas personas dejan vacíos mientras salen a buscarse la vida.

Se trata sin duda de un trabajo solitario en el que ha habido poco contacto con quienes dormían en estos espacios. Sin embargo el autor sí conoció a algunos de ellos, y le llamó la atención que "varios afirmaban tener familia que les acogería en sus casas".

Las imágenes muestran cartones y colchones acomodados en porterías, accesos a comercios abandonados, rincones y puentes donde los indigentes intentan mitigar el frío a la intemperie de la noche madrileña. Con un claro afán documental, están fotografiados sin artificios, de forma frontal y directa y por lo general iluminados con una luz suave, todo ello al servicio de enfatizar la dureza de las condiciones que afrontan su ocupantes.

Javier Guijarro Bagur afirma que sus referentes más importantes son Jonas Bendiksen y David Allan Harvey, y confiesa que le interesa "la fotografía en la que aparecen personas, sobre todo en el reportaje", algo que no parece cuadrar en el planteamiento de este proyecto. "Edward Burtynsky o Andreas Gursky me parecen también flipantes". Quizás de ahí provenga parte de la soledad que emana de este trabajo.

4
Comentarios
Cargando comentarios