Actualidad

El sector fotográfico evalúa daños tras el desastre en Japón

 
15
MAR 2011

Aunque pueda parecer precipitado -e incluso frívolo- hablar de cifras económicas tras el terremoto sufrido por Japón cuando ni siquiera el número de víctimas se ha cerrado y la alerta nuclear sigue activa, las consecuencias que este desastre puede tener en la industria fotográfica comienzan ya a saltar a los titulares. Si bien por ahora resulta dificil concretar estos efectos, Fujifilm, por ejemplo, ya ha confirmado un retraso en la producción de la FinePix X100. La parada en la planta de Sendai de Nikon también lleva a pensar en reajustes en en el calendario de futuros modelos de gama profesional.

Días después del primer seísmo y del posterior tsunami que arrasó la costa noreste de Japón, la mayoría de compañías ya han emitido comunicados de prensa que recogen una primera evaluación de los daños sufridos por las plantas en esta zona del país. Además de las primeras medidas adoptadas para sortear esta grave crisis, muchas de ellas también han realizado donaciones de entre 100 y 300 millones de yenes.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La factoría de Nikon, emplazada en las proximidades de Sendai y que QUESABESDE.COM visitó en verano de 2007, ha sido una de las plantas afectadas.

En todos los casos se trata, eso sí, de informaciones en constante actualización y en las que todavía no se recogen los posibles efectos que esta catástrofe tendrá sobre la producción. En líneas generales, las compañías del sector fotográfico hablan de daños humanos leves, y tampoco las estructuras de la mayoría de factorías parecen haber sufrido grandes desperfectos en comparación con las imágenes desoladoras vistas durante estos días.

No obstante, el principal problema radica en el suministro de energía -más aún teniendo en cuenta el estado de varias centrales nucleares de la zona-, así como en el restablecimiento del trasporte y el suministro de componentes.

Decenas de factorías afectadas
En el caso de Canon, casi una decena de factorías se han visto afectadas y una quincena de trabajadores resultaron heridos. Según los datos publicados, todas ellas permanecían paradas ayer lunes, sin datos concretos sobre su vuelta a la normalidad.

En una de las más dañadas -situada en Utsunomiya, ya se da por hecho que será necesario un tiempo considerable antes de poder recuperar las operaciones. Según el comunicado emitido por Canon, en caso de que fuera necesario más de un mes para restrablecer la producción, se plantearía la posibilidad de trasladarla a otras plantas.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La planta de Panasonic en Fukushima, dedicada a la fabricación de cámaras fotográficas.

Sony ha sido otra de las más afectadas. El mismo viernes Bloomberg informaba sobra la evacuación y el cierre de media docena de factorías de la multinacional. En un comunicado más reciente remitido ayer por Sony España se enumeran un total de ocho fábricas que han detenido su producción. Las dos situadas en la prefectura de Miyagi y Fukushima se encuentran entre las más afectadas, e incluyen entre sus líneas de productos los semiconductores (usados en los captores CMOS) y dispositivos ópticos.

Desde Olympus Europa explican que todas sus factorías de cámaras están fuera de Japón, por lo que no preveen ningún retraso relevante en la operación actual, más allá del generado por las cadenas de suministro a nivel global, que afectan a todas las compañías. A la hora de redactar esta información, Hoya Corporation (propietaria de Pentax) tampoco se ha pronunciado sobre las consecuencias del desastre.

En el caso de Panasonic, aunque su central operativa se sitúa en Osaka, las planta de Yamagata (en la que se producen algunas de las Lumix compactas de gama alta y las Lumix G y que fue visitada por este medio el pasado año) y Fukushima sí se han visto dañadas, aunque por ahora no han trascendido más detalles.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Charla en el interior de la factoría de Nikon en Sendai, en agosto de 2007.

Nikon, por su parte, ha hecho público un comunicado en el que, entre otras medidas, se anuncia la paralización momentánea de la producción en su factoría de Sendai, donde se fabrican las réflex y ópticas de gama profesional. QUESABEDE.COM también tuvo la oportunidad de visitar esta planta en 2007 con motivo del lanzamiento de la Nikon D3.

La Fuji X100, la primera afectada oficialmente
Evaluar en estos momentos las consecuencias concretas sobre la producción o el desarrollo de futuros modelos resulta poco menos que imposible. Así lo han confirmado a este medio portavoces locales de las diferentes compañías que, de hecho, a estas horas siguen recopilando información de las oficinas centrales en Japón.

Fujifilm ha sido una de las primeras en precisar los efectos inmediatos sobre su modelo estrella. En un reciente comunicado la firma ha confirmado que la factoría de Taiwa-cho donde se fabrica la FinePix X100 se ha visto afectada. Aunque por suerte no ha habido daños personales, la parada en la producción ha llevado a la firma a hablar de posibles retrasos en su llegada al mercado.

Fujifilm FinePix X100
Fujifilm FinePix X100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Horas antes, desde la división española de Fujifilm se apuntaba que los daños en las unidades de negocio en Japón han sido menores -a excepción del citado centro-, pero los problemas en la energía y el transporte hacen que resulte complicado concretar más los posibles cambios en el calendario de éste y otros modelos.

Más complejo es aún el caso de Nikon, cuyos problemas en la citada factoría de Sendai cabe suponer que afectarán directamente a la producción de cuerpos y ópticas de gama profesional. Desde Finicon, firma importadora de Nikon para España y Portugal, comparten esta idea, aunque carecen de más datos que los publicados por la central nipona.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El calendario para el relevo de la Nikon D700 podría verse afectado por la caótica situación en Japón.

Ya en el terreno de la especulación, parece lógico pensar que los relevos de las actuales Nikon D700 y D3s -ambos rumoreados para este 2011- tendrían que salir de esta factoría, con lo que podría verse seriamente afectado su calendario.

Aunque es cierto que sólo una pequeña parte de las cámaras se montan en Japón (el "made in Japan" queda reservado para los modelos de gama más alta), tampoco hay que olvidar que muchos de los componentes salen de las factorías niponas.

Algo que, unido a las complejas redes que se tejen entre los grandes grupos empresariales nipones y su correspondiente intercambio de tecnología (sin ir más lejos, sensores o pantallas LCD en el caso del sector fotográfico), hace que resulte complicado acotar las consecuencias de estos terribles sucesos.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar