• El maravilloso mundo del fotógrafo perseguido
  • Alta definición
OpiniónEnfoque diferencial

El efecto bola de nieve

 
14
ABR 2008

En el noroeste de Cataluña hay una administración de lotería -seguro que casi todos los lectores españoles la conocen- llamada "La bruixa d'or", archifamosa por ser fuente casi segura de premios en el sorteo especial de la lotería de Navidad.

Su historia comenzó con algún que otro golpe de suerte, repartiendo premios importantes durante un par de años. La superstición y las ganas de buscar la fortuna hicieron que mucha gente comprase sus décimos en esta administración. Y la consecuencia inmediata fue que la administración empezó a vender y vender, llevándose un gran pedazo de ese pastel que es el mercado lotero de Navidad.

Ciertos artistas se aprovechan de un pasado minuto de gloria para expandir su cuestionable obra por todo el mundo

Por simple estadística, cuanta más lotería vendía, más premios repartía, y por simple efecto llamada, cuantos más premios repartía, más gente compraba lotería. Se acabó produciendo un efecto bola de nieve que ha permitido a un humilde lotero hacer fama y fortuna.

La gente no habla de estadística ni del porcentaje de premios respecto a las ventas; la gente sólo sabe que "La bruixa d'or" reparte premios, y por eso peregrina religiosamente ahí a comprar lotería.

Esta historia tiene su reflejo en otros muchos campos de la sociedad, como en la fotografía. Lo he visto repetidamente, y no me he cansado de decir de ciertos autores que su desvergüenza es insuperable.

Pero cada poco tiempo tengo que desdecirme al encontrar más artistas con un rostro de pedernal, de esos que se aprovechan de un pasado minuto de gloria o una buena exposición para expandir su cuestionable obra por todo el mundo. Algo parecido al efecto bola de nieve.

El trabajo "Car Girls" de la holandesa Jacqueline Hassink es el súmmum de la desvergüenza

Si fulanito expuso en tal galería, debe ser un gran artista, así que vamos a pedirle que exponga en la nuestra. Ofrezca lo que ofrezca. Así es como deben pensar algunos gerifaltes de los grandes templos del arte.

El más sangrante caso que he visto recientemente es el de Jacqueline Hassink. Esta artista holandesa tuvo un buen día un pálpito que plasmó en su trabajo "The Table of Power", uno de esos porfolios que, en realidad, más que técnica fotográfica es el resultado de una buena idea.

Inmortalizó las mesas de reuniones de las más importantes empresas europeas, todo un ejercicio de reflexión sobre el poder y el ser humano, de esos que tanto gustan a los intelectuales. Después, según se intuye, se dejó llevar por lo conceptual de su arte.

Su último trabajo, "Car Girls", es el súmmum de la desvergüenza y un insulto para los fotógrafos que comparten plantel con ella en los campus de PHotoEspaña. Invito a todo el mundo a verlo; no se conformen con las palabras de un servidor, un opinante del que el fotógrafo Miguel Muñiz dijo que tiene "un concepto de la fotografía muy limitado".

Todo lo que se guarece bajo el paraguas del arte tiene bula papal para tomar el pelo al respetable

En esencia, "Car Girls" consiste en un puñado de fotos sin gracia -en el encuadre, en la composición o en la iluminación- de las azafatas de varios salones automovilísticos. En efecto, una de esas galerías que cualquier página de enlaces más o menos cómicos para adolescentes con las hormonas a flor de piel publican de vez en cuando.

Pero ya se sabe, todo lo que se guarece bajo el paraguas del arte tiene bula papal para tomar el pelo al respetable. Con el beneplácito de los críticos, eso sí. Y si encima añadimos que no sólo es arte, sino arte conceptual, apaga y vámonos.

PHotoEspaña se adueña en ocasiones de la fotografía para vender basura como si fuera pepitas de oro, escudándose en nuestra "muy limitada" percepción para defenderse de las críticas y utilizando el arte como arma para denigrar a todos los que no pasamos por el aro.

Oigan, que esto ya cansa. Que cuando digo que el arte es la excusa perfecta para justificar una mala fotografía no lo digo en broma. Y lo peor es que cada día parece que tengo más razón. Si Ansel Adams levantase la cabeza...

La columna de opinión Enfoque diferencial se publica normalmente el segundo y cuarto lunes de cada mes.

Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar