• Vicenç Semper: "Duró justo un instante"
  • Santi Cogolludo: "En estos casos cuanto más piensas, menos fotos haces"
Con texto fotográfico

"Desconecté como profesional y fotografié para mí mismo" Ivan Sánchez

1
Foto: Ivan Sánchez
29
DIC 2011
Declaraciones obtenidas por Roger Boix

Veterano colaborador de QUESABESDE.COM, Ivan Sánchez se encuentra detrás de la gran mayoría de artículos de la serie "Con texto fotográfico". Fotoperiodista de profesión, sus imágenes ilustraron durante años los suplementos del periódico Avui y sus reportajes han aparecido publicados en rotativos como La Vanguardia. Esta espontánea escena callejera inmortalizada por Sánchez se convierte en la última del medio centenar de fotografías que han pasado por dicha sección a lo largo de 2011.

Ivan Sánchez

En abril de 2009 hice un viaje de placer a Nueva York y Boston durante dos semanas. Aprovechando el viaje, en la redacción en la que trabajaba me pidieron fotos para ilustrar dos temas. Pero un par de días antes de partir las revistas en las que publicaba fueron adquiridas por un grupo editorial al que no le interesaron los temas que estaban en la planilla y los canceló.

Al principio aquello fue para mí un mazazo. Sin embargo, hacía ya tiempo que mi forma de fotografiar se veía condicionada por el tipo de fotos que publicaba en aquellas revistas. Así que decidí desconectar por completo, fotografiar sin tener en cuenta el destino de aquellas fotos, sino mis propios criterios. Fotografiar para mí mismo y disfrutar de la cámara, de las sensaciones que te transmite cada fotografía.

Eso me permitió centrarme en situaciones que me interesan como persona más que como un fotógrafo que necesita cierto número de imágenes para una publicación. De esa manera le dedicas toda la atención a una escena, con los cinco sentidos puestos en el momento de la toma.

Esta foto es un claro ejemplo de ello. Era una mañana soleada de domingo en una de las vías de entrada principal al North End de Boston, repleta de gente que paseaba o almorzaba en alguna de las terracitas. De repente vi este perro a lo lejos. Siempre he tenido predilección por los perros, así que inmediatamente me puse a pensar en cómo fotografiarlo y en qué elementos tenía cerca que me pudiesen ayudar.

Cuando creía que no tendría una foto interesante y me acerqué a acariciar al animal, este niño también se interesó por él. Ambos se acercaron de forma muy natural: el niño fue hacia el perro sin ningún miedo y lo acarició tiernamente. Yo me agaché para fotografiarles desde su misma altura, me puse al borde de la acera y procuré no llamar la atención para no alterar la foto en absoluto, para no ser parte de ella, sino testigo de la escena.

Tuve la suerte de que el perro se interesara más por la caricia del niño que por mi cámara y que percibiese mi presencia con total naturalidad. Evité incluir las cabezas de los personajes del fondo del encuadre para que distrayeran menos. El éxito de esta imagen está en el punto de vista, en haber captado el gesto simultáneo de ambos y haber pasado desapercibido.

Cuando pasó la escena me alcé y miré con complicidad y una cierta sonrisa a los padres del niño y la dueña del perro, y encontré el gesto afable de aprobación que estaba buscando. A veces busco esta mirada de complicidad antes de tomar la foto, sobre todo cuando creo que no va a ser tan sencillo como lo fue en este caso.

Tanto en Boston como en Nueva York fotografié a muchas personas por la calle, incluso descaradamente, y nadie en absoluto se molestó. Es más, en varias ocasiones se mostraron interesados por cómo les había retratado. No sé si la gente está más acostumbrada a ello o si hay algún motivo cultural, pero la actitud hacia el acto fotográfico es mucho más relajada allí que en España.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

1
Comentarios
Cargando comentarios