• Trabajar en el gigante asiático
  • Retrato de un cine con alma
Porfolio

Sueños químicos

8

Isabel Val combina fotografía química y pintura. Asegura que prefiere "trabajar sobre algo real y físico como es la película que con una pantalla de ordenador"

29
JUL 2015

"Me gusta explorar las relaciones que existen entre el mundo exterior y el interior de cada persona. En esta serie he fotografiado principalmente espacios exteriores en los que apenas aparecen personas, y si lo hacen actúan como un elemento más del paisaje. Eso me deja margen para crear nuevos escenarios en los que la realidad cotidiana puede convertirse en un viaje onírico con el uso de la pintura."

Esta es la idea que hay detrás de "Surrealismo cotidiano", un singular trabajo en el que la barcelonesa Isabel Val combina técnicas de fotografía química con pintura para crear imágenes cargadas de lirismo que parecen transportarnos a un mundo de sueños.

Para conseguir las peculiares texturas que definen su obra, Val mezcla negativos en blanco y negro de 35 milímetros con anilinas de colores, un tinte muy líquido que se expande por ciertas zonas del cliché. La autora reconoce que este no es un proceso que se pueda controlar al 100%, y que incluso cuando se escanean los negativos para pasarlos al formato digital la coloración de las imágenes siempre sufre algún cambio.

"La fotografía analógica está llena de reglas, pero en el momento en que las rompes las posibilidades creativas son infinitas"

"Hago las fotos de esta manera porque me encanta experimentar con la fotografía, mezclarla con otros medios como la pintura o la música. Aparentemente la fotografía analógica está llena de reglas, pero en el momento en que las rompes las posibilidades creativas son infinitas."

A propósito de su predilección por la fotografía química, Val se muestra rotunda: "Trabajar en analógico me da un margen mucho más amplio para la experimentación. Prefiero trabajar sobre algo real y físico como es la película que con una pantalla de ordenador. Además, el hecho de no ver tu fotografía al instante y tener un número de disparos limitados por carrete me obliga a pensar más y tomar más decisiones acerca lo que quiero. Y por supuesto también está el efecto sorpresa, que puede convertirse en un elemento creativo muy potente."

Pero Val, que por cierto expuso su obra en la última edición de Revela-T, no le hace ascos a la fotografía digital, a la que recurre especialmente cuando tiene que realizar trabajos por encargo como coberturas de conciertos para revistas musicales. "En este caso es mucho más práctico trabajar en digital porque es más barato y sobre todo más inmediato. Lo mismo sucede cuando tengo que hacer fotografía de producto o cuando trabajo como foto fija en algún rodaje. Cuando uso digital lo hago con una Canon EOS 7D y con óptica fija siempre que puedo."

Val asegura que la inspiración para su trabajo puede venir de cualquier parte, desde pintores como Kandinski hasta fotógrafos como Xavi Bassols, Claudia Frontino, Frederic Navarro o Blanca Viñas, con quienes comparte el amor por la experimentación y lo analógico.

Aunque destaca por encima de todo su relación con la música: "Me gusta trabajar escuchando música, sobre todo psicodelia. Supongo que de ahí viene el resultado un tanto lisérgico de mi trabajo." También reconoce haber detectado en su obra rastros de ese aire nostálgico que transmiten grupos como The National.

Fuentes y más información
8
Comentarios
Cargando comentarios