Actualidad

El iPod shuffle de segunda generación se viste de colores

 
31
ENE 2007

Cuatro son los nuevos colores que luce desde ayer el reproductor más discreto de la familia iPod de Apple, el shuffle. El pequeño dispositivo, de 1 GB de capacidad, ya puede encontrarse en rosa, azul, verde y naranja, colores que se suman a la tonalidad plateada con la que hizo acto de presencia por vez primera en septiembre del año pasado.

Apple sigue apostando por una política de marketing basada, principalmente, en la estética de sus productos. Así lo demuestra el anuncio que hizo ayer la compañía de Cupertino sobre la inmediata disponibilidad del de segunda generación en los colores rosa, azul, verde y naranja.

Apple iPod shuffle
Apple iPod shuffle

Desgraciadamente, este ligero cambio estético es la única innovación que experimenta el reproductor de Apple, que sigue contando con una memoria interna flash de sólo 1 GB y un precio de casi 80 euros.

Simple y sin pantalla
Apple presentó hace algo más de cuatro meses la segunda revisión del iPod shuffle. Su diseño, extremadamente sencillo, dio en su día una nueva vuelta de tuerca a la palabra comodidad, debido sobre todo al empleo de una pinza trasera para su sujeción. Su peso y tamaño acentúan todavía más esta característica, conformando uno de los MP3 más sutiles del mercado.

La ausencia de pantalla incide en una limitación evidente a la hora de manejar este reproductor, cuyos controles tan sólo permiten pasar de una pista a otra.

Apple iPod shuffle
Apple iPod shuffle

Sus reducidas dimensiones, por otro lado, acotan la duración de la batería interna, con un máximo de 12 horas de autonomía por carga. Ciertamente, unas cifras muy inferiores a las vistas en otros reproductores de memoria flash.

Su compatibilidad musical se basa en los formatos MP3, AAC, AAC (protegido), WAV, AIFF y el poco extendido en España Audible. Este último código es el estándar más usado para la descarga de cierto material, como libros electrónicos o programas de radio.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar