• Nikon D7000: toma de contacto
  • Sony A55: prueba de campo
Prueba de producto
EL IPAD PARA FOTóGRAFOS, UNA HERRAMIENTA INMADURA

El iPad para fotógrafos, una herramienta inmadura

 
16
SEP 2010

Antes incluso de que apareciera el iPad había expectación por ver lo que éste podría depararnos en el terreno de la fotografía. Y ello a pesar de no contar con una cámara, un elemento que ha convertido a los iPhone en las máquinas de fotos más populares de Internet. ¿Es el nuevo ingenio de Apple una herramienta realmente útil para los fotógrafos a la hora de catalogar, editar fotos y mostrarlas?

Su pantalla de táctil de 9,7 pulgadas y con una calidad similar al papel de prensa, su conexión a Internet y un sistema operativo con miles de aplicaciones para fotografía son las razones que llevaron a pensar que la tableta de Apple podría ser una herramienta interesante para los amantes de la fotografía.

El kit opcional para conectarle cámaras y tarjetas de memoria permite que el iPad sea compatible con archivos RAW. Lo que desató grandes expectativas. Demasiadas. Al fin y al cabo, no podemos pedirle peras al olmo: el dispositivo sólo cuenta con 256 MB de memoria RAM, un lastre para crear aplicaciones más o menos avanzadas para fotografía.

Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De hecho, tanto Adobe como Camera Bits han dicho que, de momento, no se plantean lanzar versiones de sus programas Lightroom y Photo Mechanic para el dispositivo. Es interesante leer las explicaciones que Camera Bits da para no adaptar su aplicación, acompañadas de un análisis pormenorizado de las limitaciones del iPad para trabajar con imágenes.

Cuando uno visualiza fotos en un iPad se sorprende por la calidad y agilidad con la que el sistema es capaz de mostrarlas. Por desgracia, Apple ha "capado" algunas características esenciales para trabajar con imágenes, sobre todo en lo que respecta a su catalogación.

Catalogación
Uno puede pensar que el iPad, a pesar de no ir sobrado de memoria -incluso la versión de 64 GB se queda corta-, puede ser una gran ayuda para catalogar fotos rápidamente y en cualquier parte. Un razonamiento que viene dado por su ligereza, por su pantalla de alta calidad y por su conexión Wi-Fi. Aspecto, este último, que en teoría abre las puertas a que podamos enviar las fotos que hacemos directamente desde la cámara (utilizando, por ejemplo, una tarjeta Eye-Fi).

Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La primera decepción viene cuando constatamos que el iPad no permite mostrar los metadatos de las fotos originales. Una vez importadas las imágenes al dispositivo, bien sea a través del kit para fotografía de Apple o mediante iTunes, no hay ninguna aplicación que permita leer la información original sobre los datos del disparo.

Incluso los que se han aventurado a realizar programas especializados en clasificación avanzada de imágenes, como es el caso de la herramienta Meta Editor, han tenido que limitarse a permitir editar información sobre el autor, descripciones de las fotos, etcétera. Pero ni rastro de los aspectos técnicos del disparo. Un mal asunto.

Eso sucede porque el paquete de desarrollo SDK para crear aplicaciones para el sistema operativo iOS no permite acceder a esa información. Además, lo que vemos en pantalla no es la foto original, sino una adaptación de la misma hecha por iTunes o por el programa de importación del kit para cámaras de Apple. Por eso no podemos acceder a la imagen con su tamaño original.

Algo que seguramente se debe a que en Apple han pensado que ésta era la única forma de que el sistema pudiese mostrar las imágenes fluidamente. No hay que olvidar que cualquier aplicación que sea aprobada por Apple debe correr sin entorpecer la fluidez de funcionamiento característica de iOS. De lo contrario, no tiene cabida en iTunes.

¿Quiere eso decir que cuando descargamos fotos con el kit de Apple luego no podemos enviar al ordenador el archivo original? Sí podemos, pero siempre que no editemos la imagen con ningún software. En ese caso, lo que obtendremos será una versión recortada del mismo.

Foto: Quesabesde
Stash, un catalogador de fotografías que permite puntuar nuestras imágenes.

Dicho todo esto no es que sea imposible catalogar fotografías en el iPad, aunque es una labor más complicada que en el ordenador. Recomendamos para ello utilizar la aplicación Stash, que permite almacenar con una contraseña nuestras fotos y vídeos en carpetas, pero también darles una puntuación. Aunque parezca mentira, el software para ver fotos que trae el aparato por defecto no incluye ninguna de esas características.

Afortunadamente, la cuarta versión del sistema iOS, ya disponible para el iPhone 4, permite acceder a los metadatos de las fotos siempre que éstas se hayan importado con el kit para cámaras de Apple o hayan sido descargadas de Internet (iTunes sigue eliminando los metadatos al importarlas).

Una de las primeras aplicaciones que permite visualizar metadatos IPTC en la última generación del teléfono de Apple es MetaBrowser, realizada por el mismo creador de MetaEditor. Esperemos que con la llegada de iOS 4 al iPad esa función se generalice en las aplicaciones para catalogar y editar fotos.

Foto: Quesabesde
Una estupenda herramienta para editores gráficos: la aplicación de Getty para comprar fotos de su archivo.

En lo que respecta a enviar al iPad fotos desde una cámara vía Wi-Fi, quienes dispongan de una tarjeta Eye-Fi pueden esperar buenas y malas noticias. La buena es que sí es posible enviarlas, pues incluso Eye-Fi dispone de una aplicación que puede funcionar con el iPad para tal fin.

Incluso existen programas como ShutterSnitch que permiten hacer lo propio catalogando las fotos en carpetas, mostrándonos los histogramas o avisándonos si no estamos disparando con los valores que hayamos establecido. Una vez descargadas al iPad, podemos enviarlas por correo electrónico o FTP a la red.

Foto: Quesabesde
Una de las grandes ventajas de editar fotos en el iPad es poder enviarlas inmediatamente a redes sociales.

La mala noticia es que la conexión Wi-Fi no se establece directamente entre la tarjeta y el iPad: es necesario que exista una red de esa clase en el entorno. Por tanto, no podremos traspasar las fotos de la cámara en cualquier sitio. ¿La razón? Ninguna, más allá de que Apple ha capado la conexión Wi-Fi del iPad.

Edición de fotos

En el terreno de la edición, las perspectivas son más optimistas que a la hora de catalogar imágenes (si nos olvidamos de la gran pega de que no podemos acceder a las fotos originales que cargamos en el iPad, que no es poco). Para tal cosa, hay una aplicación que claramente destaca sobre las demás: Filterstorm.

Foto: Quesabesde
Edición de curvas con Filterstorm, unos de los programas más completos para trabajar con fotos en el iPad.

Es admirable cómo su creador lucha por romper todas las trabas que impone el dispositivo lanzando constantes actualizaciones con pequeñas o grandes mejoras. En la última versión, incluso ha logrado que podamos exportar las fotos con una resolución de 3072 x 2048 píxeles, unos 1.000 más que cualquier otro programa.

En su día probamos la primera versión del programa, que nos dio una impresión magnífica, pero al usar la segunda la sorpresa ha ido en aumento. Hasta incluye herramientas para corregir el ruido de las fotos disparadas con una sensibilidad elevada. Algo sorprendente teniendo en cuenta que funciona con sólo 256 MB de memoria.

Foto: Quesabesde
La aplicación Filterstorm incluso permite reducir el ruido en las imágenes.

La lista de características para trabajar con fotos editando curvas, usando máscaras o añadiendo datos IPTC a las imágenes es tan amplia que supera incluso a algunas aplicaciones de escritorio más o menos sencillas. Aunque lograr esa proeza tiene un precio, pues Filterstorm logra lo que pocas aplicaciones son capaces: poner contra las cuerdas el rendimiento del iPad.

Es de los pocos programas que hemos probado para el iPad en los que, en ocasiones, tenemos que esperar para que termine de realizarse un proceso. Sin duda, es el equivalente a Photoshop para la tableta de Apple, pues la aplicación que Adobe ha lanzado con ese nombre está más pensada para pasar el rato que para otra cosa.

Foto: Quesabesde
La edición de Keynote está muy lograda.

Pero, ¿tiene sentido utilizar una aplicación así cuando no podemos exportar la imagen original? En algunos casos, sí. Los fotógrafos de prensa tendrán suficiente con la resolución de salida del dispositivo para mandar imágenes con urgencia. También puede ser de utilidad para los que trabajan sólo con imágenes para la web o desean obtener copias en pequeño tamaño de sus fotos.

Visualizar

El gran punto fuerte del iPad en el terreno de la fotografía es su capacidad para mostrar las fotos. Su pantalla táctil de 132 puntos por pulgada con una resolución de 1024 x 768 píxeles hace que las veamos con gran calidad. El hecho de que su pantalla sea táctil incluso nos da la sensación de que las tocamos físicamente. En ello colabora su sensor de luz, que permite adaptar automáticamente el brillo de la imagen en función de la luminosidad del entorno.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La aplicación FlickrStacker.

Para ello podemos cargarlas según las hacemos con el kit para cámaras, algo que nos permite observar en el momento de hacer la toma si ésta tiene la calidad suficiente (sus 9,7 pulgadas de diagonal dan una idea muy distinta de lo que vemos en la pantalla de la cámara). La única pega es que su paleta de colores no logra mostrar un perfil Adobe RGB en toda su magnitud, y nos tenemos que conformar con ver las fotos en sRGB.

Para mostrar las imágenes podemos utilizar numerosas aplicaciones. El propio iPad permite por defecto crear proyecciones con numerosos efectos que recuerdan a los incluidos en el programa iPhoto de Mac. También es muy recomendable usarlo para acceder a redes sociales, como Flickr. Para tal cosa recomendamos usar la aplicación FlickStackr, que nos permite ver nuestros álbumes accediendo a gran cantidad de opciones de nuestra cuenta.

Un primer paso
A pesar de las pegas que podemos sacarle al dispositivo como herramienta para fotografía, sobre todo a la hora de catalogar imágenes, la verdad es que abre grandes perspectivas. Esperamos que Apple corrija en futuras versiones las limitaciones que hemos detectado en el iPad, algo que es bastante probable a tenor del fuerte desarrollo que ha experimentado su hermano pequeño, el iPhone, desde su primera versión.

Cuesta entender por qué la firma de Steve Jobs no ha dado ciertos pasos para que podamos sacarle más provecho en el terreno de la fotografía, pues con ligeras mejoras sería mucho más interesante en ese aspecto. Puede que cuando Apple libere la nueva versión de iOS para el aparato mejore su capacidad para gestionar imágenes.

Apple iPad
Apple iPad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cualquier caso, aquellos fotógrafos que tengan interés en usarlo como catalogador de imágenes es preferible que esperen a que aparezcan nuevas versiones. Con más memoria, y si Apple se decide a cambiar algunas cosas, como la gestión de las imágenes que hace iTunes y la conectividad por Wi-Fi, el iPad puede terminar siendo una potente herramienta para trabajar con fotos.

Etiquetas
Artículos relacionados (8)
Prueba de producto
14 / FEB 2011
Prueba de producto
13 / OCT 2010
Nueve más uno
31 / AGO 2010
Nueve más uno
31 / AGO 2010
Prueba de producto
20 / JUL 2010
Más artículos relacionados
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar