• La caja de sorpresas de Hiroshi Sugimoto
  • Vivian Maier: pura calle
Agenda fotográfica

Ocho miradas tras los pasos de Inge Morath

 
Foto: Inge Morath
1
JUL 2016
Gema Sánchez Nájera   |  Madrid

Imagínate dentro de 30 años. Acudes a una galería. Te detienes en cada fotografía con la satisfacción de conocer cada lugar. Quizás también añoras ese paisaje, esos años, ese tiempo. De pronto, te reconoces en una imagen.

Esa sensación, indescriptible para aquellos que nunca la han vivido, es la que pudo experimentar una mujer en Passau, en la frontera de Alemania con Austria, durante su visita al camión-galería que recorrió el Danubio tras los pasos de Inge Morath. Una iniciativa con la que se buscó mostrar las instantáneas de esta fotógrafa relativas a cada lugar, haciendo partícipes a los espectadores de ese viaje.

inge morath
Foto: Gema Sánchez Nájera (Quesabesde)
inge morath
La muestra podrá verse hasta el 2 de octubre en Madrid. En la foto superior, por cierto, una visitante ilustre: Cristina García Rodero. | Foto: Gema Sánchez Nájera (Quesabesde)

Ese medio expositivo inusual es uno de los atractivos de un proyecto que ha llevado a ocho fotógrafas a reencontrarse con el alma de la autora austriaca a través de diferentes países, lo que en cifras se traduce en doce mujeres, tres hombres, dos bebés, una niña, 34 días, 19 ciudades, ocho países, 2.800 kilómetros recorridos, 80 horas en la carretera, un camión, cuatro coches, 28 encuentros con artistas locales y siete conferencias.

Y todo ello durante el verano de 2014, momento en el cual ese viaje por el Danubio empezó a materializarse gracias a esas ocho mujeres, todas ellas galardonadas con el premio Inge Morath, promovido por la fundación de la fotógrafa y la agencia Magnum, que vieron necesaria una revisitación de esos paisajes a través de su fotografía documental.

inge morath
Foto: Jessica Dimmock
inge morath
Foto: Olivia Arthur

Una oportunidad perfecta para conocer el trabajo de Inge Morath y el de otras ocho fotógrafas contemporáneas que reflejan el panorama actual del documentalismo

Son muchos los aspectos que hacen interesante esta exposición, titulada “Tras los pasos de Inge Morath. Miradas sobre el Danubio” y que ahora puede verse en el Espacio Fundación Telefónica de Madrid con motivo de PHotoEspaña 2016.

Una muestra que no se dedica únicamente a poner de manifiesto esa convivencia entre las imágenes (60 copias originales pertenecientes a la galería Fotohof de Salzburgo) que Inge Morath tomó en los países del Danubio en diferentes etapas de su vida y las fotografías de estas autoras, sino que también pone su afán en explicar al espectador todas esas fases del viaje, quedando además como un cuaderno de bitácoras.

Si recorremos la exposición en su sentido –digamos- cronológico, podemos experimentar ese viaje. Desde el panel inicial, que nos presenta a cada una de las fotógrafas participantes, las fechas en las cuales se fue gestando el proyecto así como algunos documentos, hasta ese panel final con imágenes de todas ellas disfrutando de las aguas del Mar Negro, en la desembocadura del Danubio, a modo de colofón.

inge morath
Foto: Emily Schiffer
Ocho autoras, ocho miradas

No deja de ser esta muestra el fruto de un trabajo que, dentro de esa fotografía documental, nos ofrece varias formas de mirar gracias a la experiencia personal de cada autora. Es aquí donde cobra especial interés como concepto global, ya que a nivel del espectador resulta gratificante -y didáctico- encontrar diferentes maneras de interpretar un espacio, una comunidad o incluso este género fotográfico en sí mismo.

Si bien es cierto que formalmente encontramos unos mismos códigos comunes en varias de las autoras, sorprende -y ello queda muy bien mostrado en esos paneles de making of- cómo cada una de ellas realiza sus fotografías con dispositivos y técnicas diferentes, ampliando así de nuevo esa didáctica y haciéndola interesante sobre todo para el fotógrafo que acude a ver la muestra.

inge morath
Foto: Lurdes R. Basolí
inge morath
Foto: Ami Vitale

Desde la Selva Negra en Alemania hasta el Mar Negro en Rumanía, cada una de las autoras fue encontrando su camino y su manera de expresarse de forma independiente. Por ejemplo, Olivia Arthur, ganadora del Premio PHotoEspaña OjodePez por los Valores Humanos y miembro de Magnum Photos, decidió centrar su mirada en el Danubio buscando las historias de amor a través de parejas u objetos simbólicos en una suerte de fotoperiodismo poético.

Lurdes R. Basolí, la única española integrante del proyecto y asidua en cabeceras como el Magazine de La Vanguardia, terminó convirtiendo el Danubio en algo suyo, explorando su consciencia como mujer a través de imágenes entre la naturaleza y el retrato.

La fundadora de Prospekt Photographers, Kathryn Cook, nos ofrece la cara más onírica del Danubio a través de sus imágenes tomadas en la Selva Negra. Acompañada de sus dos hijas, sus estampas son el reflejo -nunca mejor dicho- de exposiciones experimentales con flash en condiciones de baja luminosidad.

inge morath
Foto: Kathryn Cook

La ganadora de un primer premio World Press Photo Multimedia en 2013 por su vídeo sobre el matrimonio infantil, Jessica Dimmock, pone de nuevo su mirada en los más pequeños con imágenes en el Mar Negro que reflejan ese paso de niña a mujer, y que a su vez sirve como metáfora de la experiencia vivida por las ocho fotógrafas por ser ese -como ya dijimos- el destino final del viaje.

La australiana Claire Martin –también galardonada con numerosos premios- se introdujo en las comunidades romaníes de la ribera, poniendo especial interés en los jóvenes. Admiradora de Josef Koudelka, puede intuirse cierto formalismo cercano al genio de origen checo.

Es interesante asimismo conocer la mirada de la mexicana Claudia Guadarrama, asidua de medios como Geo o Time, por esa visión que pudo experimentar del viejo continente desde su percepción americana, donde los espacios abandonados a través del Danubio configuran el grueso de su participación en este proyecto.

inge morath
Foto: Claudia Guadarrama

Emily Schiffer, cuya obra forma parte de colecciones tan importantes como The Center for Fine Art Photography, inició el viaje con su hija pequeña, conviviendo con distintas comunidades a través de las riberas del Danubio y ofreciendo una mirada curiosa gracias al uso de dispositivos tan antagónicos como un smartphone y una cámara de formato medio.

Galardonada con un World Press Photo en 2003, Ami Vitale nos lleva a esa reflexión en torno al impacto del hombre en la naturaleza y viceversa, en una búsqueda continua por esos temas que también pueden verse en sus trabajos para National Geographic.

La muestra, que estará abierta al público hasta el próximo 2 de octubre, no solo se convierte en la oportunidad perfecta para conocer el trabajo que desarrolló Inge Morath y reconocer su labor como una de las primeras mujeres integrantes de pleno derecho en la agencia Magnum, sino que además nos abre las puertas a la obra de otras ocho fotógrafas contemporáneas que son el reflejo del panorama actual en términos de documentalismo y fotoperiodismo.

inge morath
Foto: Claire Martin

Aunque con trabajos independientes, existe un camino que todas ellas recorrieron, pero a su vez nos ofrecen diversas maneras de acercarnos al género documental partiendo de un tema a priori en común que cada uno interpretamos de manera diferente.

Una exposición que enseña cómo se gesta y desarrolla un proyecto, y que nos invita a ser partícipes de las actividades que se están llevando a cabo a su alrededor, ya sean talleres educativos o el concurso para Instagramers Gallery. La guinda la pone un documental que nos permite conocer a estas fotógrafas y alguna cita -tirando de archivo- de una Inge Morath que nos decía: “Los fotógrafos también necesitan tener suerte.”

inge morath
Foto: Gema Sánchez Nájera (Quesabesde)

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar