• En el parque
  • Ese tipo genial que anota la lectura del gas
Porfolio

El mar en calma

73

Arena, cielo y Mediterráneo se funden y se transforman en espacios de reflexión de la mano de Inés Gil

18
AGO 2016

"La playa se convierte en la base física donde ubicar mis sentimientos", explica Inés Gil acerca de su trabajo "Soledad_es". Una serie de fotos con las que esta madrileña busca transmitir "esa paz que siento cuando estoy junto al mar, cuando pierdo la vista en el horizonte y me relajo con el sonido rítmico y monótono de las olas".

Con estas poéticas palabras describe Gil el trasfondo de esta sugerente colección de fotografías en las que el cielo, el mar y la arena de la costa alicantina se funden con personajes solitarios y mobiliario urbano para crear imágenes serenas y con una evidente carga onírica.

"Soledad_es" surge caminando por la playa de San Juan, tal y como explica la autora. "Un día, en una de mis caminatas, pensé en mirar la playa con otros ojos, como fotógrafa, así que me empecé a fijar en la luz a distintas horas del día, en las pequeñas mareas del Mediterráneo y en el mobiliario urbano."

Gil planea de antemano y con mucha paciencia cada imagen: "Tardé más de cinco meses en hacer la foto de la chica vestida de blanco desde que la ideé"

"La primera foto de la serie fue la de las dos hamacas con la sombrilla y el socorrista. Era un día nublado y apenas había gente por la playa; por eso las hamacas estaban con las colchonetas dobladas formando ese ritmo de blanco y azul. Hice una prueba con el móvil y me gustó mucho el resultado. Volví a mi casa, cogí la cámara y el trípode, y allá que me fui esperando que esa situación se mantuviera."

Tras esa primera captura Gil pasó de fotografiar hamacas, casetas de playa y porterías a usar la playa como un estudio fotográfico, planeando de antemano cada imagen y esperando pacientemente el día idóneo para realizarla. "Tardé más de cinco meses en hacer la fotografía de la chica vestida de blanco desde que la ideé."

Un trabajo que busca trasmitir un estado de calma y ensimismamiento. Por eso la autora procura que todos los elementos de la imagen se desdibujen y se fundan en un todo: "El mar y la arena pierden su textura, no hay elementos que distraigan, la playa se convierte en un espacio irreal e ideal para que el espectador pueda sumergirse en él y deje volar su imaginación como ha volado la mía a la hora de hacer cada fotografía."

Licenciada en Ciencias de la Información y especializada en Imagen y Sonido, Gil piensa que su formación académica no le influye demasiado a la hora de hacer fotografías: "Digamos que hice esa carrera de rebote y me la fui sacando sin demasiado interés por lo que aprendía. Por aquel entonces yo quería estudiar Publicidad con la intención de dedicarme a la fotografía publicitaria, pero me faltó una décima en la nota y entré en Imagen y Sonido. También quería ser reportera de guerra. Poco que ver con la fotografía que actualmente practico."

Inés Gil se define como una fotógrafa paciente, capaz de esperar sin prisa a que la luz esté en su mejor momento: "Cuando estoy haciendo fotografías todos mis sentidos están puestos en ese mágico momento. Nada importa a mi alrededor. Disfrutar mirando el mundo a través del visor de una cámara: ¡esa es mi técnica preferida!" También confiesa que a la hora de editar las fotos procura estar el mínimo tiempo posible delante del ordenador.

El equipo habitual de Gil está compuesto por una Nikon D700 y un Tamron 24-70 mm, ambos comprados de segunda mano. Recientemente también ha adquirido una Fujifilm X-E2 que la acompaña a todas partes con el objetivo de serie. El trípode, como ella misma dice, "vive en el maletero de mi coche, por si acaso".

Preguntada por sus influencias y sus referentes creativos, Gil suelta una inmensa lista de nombres en la que se entremezclan pintores y fotógrafos: Turner, Sorolla, Rothko, Hopper, los impresionistas, el pictorialismo, Hass, Titarenko, Sugimoto, Madoz, Erwitt, Doisneau, Hine, Margaret Cameron, Salgado, Kertész, Cartier-Bresson, Ansel Adams, García Rodero... Aunque la autora afirma que "excepto en contadas excepciones, cuando hago fotografías no tengo ningún referente claro en la cabeza".

Etiquetas
Fuentes y más información
73
Comentarios
Cargando comentarios