Crónica
IFA 2009: CRóNICA

Una cita más fotográfica que nunca

 
9
SEP 2009
Iker Morán   |  Berlín / Barcelona

La botella medio llena o medio vacía. Brotes verdes o el índice del paro por las nubes. Un éxito de feria o el mismo cuento de siempre. Todo es cuestión, ya saben, del color del cristal o de quien les cuente la batallita.

Para que se hagan una idea, me comentan que el lunes los muchachos de Antena 3 -siempre atentos a cualquier pijada tecnológica que pueda aligerar la cruda realidad- andaban comentando que IFA acababa de abrir sus puertas... exactamente tres días después de la inauguración oficial y cinco desde que comenzaran las jornadas de prensa.

Algunos les contarán que todo ha sido terriblemente aburrido. No es de extrañar, teniendo en cuenta que su concepto de periodismo tecnológico consiste en pasarse dos días de rueda en rueda de prensa escuchando cómo el CEO de turno desvela un producto ya filtrado hace dos semanas y habla de lo maravillosa que es la multinacional de turno.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En el otro lado, los siempre más entusiastas bloggers les mostrarán una lista con centenares de gadgets que se han dejado ver por esta edición, y si no se andan con cuidado terminarán por explicarles las bondades de instalar Android en una aspiradora con disco duro SSD y procesador Snapdragon.

Claro que, tras tanto entusiasmo, también se adivina un punto de amargura ante las tonterías que algunos departamentos de comunicación insisten en cometer. Nos cuentan, por ejemplo, que una conocida marca surcoreana ha decidido pasar las notas de prensa a los periodistas en un bonito disco duro portátil, mientras que los bloggers -también invitados al acto- se han quedado a dos velas.

Un detalle muy feo, amiguitos. Casi tanto como el de otra conocidísima multinacional del mismo país, que ni cortos ni perezosos decidieron montar una sesión de pruebas de una de las compactas más divertidas de los últimos años en un antiguo campo de concentración en las inmediaciones de Berlín. Nos lo han jurado quienes estuvieron allí, porque ya se sabe que nosotros, de fotografía y de cámaras, mucho no sabemos.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Ajustes de cuentas al margen, resulta curioso que en una feria que poco a poco se ha ido instalando en lo más alto de la agenda tecnológica internacional haya sido el segmento más aburrido de todos el que haya tenido que salvar la papeleta de este año.

Efectivamente, un repaso a las novedades de esta edición pasa irremediablemente por el escaparate fotográfico. No es -o no solamente es- deformación profesional, sino que la falta de grandes titulares en otras áreas obliga a girar la mirada hacia las nuevas SLR y compactas que prometen animar este próximo otoño.

Y es que un paseo por los colosales stands y los centenares de metros cuadrados que las diferentes marcas han dedicado a sus nuevas hornadas de televisores deja cierto sabor a refrito de lo ya visto otros años.

Pantallas más grandes y asequibles, marcos que desaparecen, televisores más finos de la mano de la tecnología LED y los plasmas viviendo su propia agonía en un mercado en el que el precio se ha convertido -lo asuman o no los fabricantes- en la primera prestación que miran con lupa los usuarios.

Las dos líneas maestras de esta edición, además, tampoco son ya ninguna novedad: Internet y la tecnología 3D en el televisor, exactamente los mismos titulares que usábamos el año pasado por estas fechas para definir las tendencias de futuro.

Algo se ha avanzado, es cierto. Internet parece cada vez más cercano a los salones, aunque demasiado limitado y recortado como para que resulte realmente atractivo.

Toshiba, en plena reinvención superada la guerra de los formato y unida ya al bando enemigo de los Blu-ray, parece que no está muy convencida de esta reconversión de los televisores en ordenadores capados y se ha sacado de la manga un JournE Touch que sirve, precisamente, para acceder a Internet sin levantarse del sofá.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con la reproducción de contenidos en 3D pasa algo parecido. La teoría parece muy bonita; la práctica que hemos podido ver, también (el trailer de "Avatar", por cierto, no es para tanto), pero cuesta imaginarse esta idea trasladada a los hogares.

Sony promete un Bravia 3D para 2010 y nosotros nos preguntamos si los usuarios estarán dispuestos a hacer hueco junto al mando a distancia a esas futuristas gafas que nos dan a todos -a unos más que a otros- un aspecto bastante ridículo.

Aunque los últimos anuncios de terminales con Android y Windows Mobile 6.5 han animado un poco el panorama telefónico de IFA, ha quedado claro que el alocado ritmo de este segmento no entiende de ferias ni agendas cerradas, o como mucho sólo escucha la voz del Mobile World Congress.

Así que nos hemos vuelto sin ponerle la mano encima al Nokia Booklet 3G y esas 12 horas de autonomía que promete, capaces de soportar el más insufrible de los eventos y de las ruedas de prensa que se tercien. Si el presupuesto lo permite, claro, siempre podremos conformarnos con los nuevos Vaio X de Sony. Poco se sabe por ahora sobre su precio y especificaciones, pero con verlos es suficiente para empezar a pensar ya en la carta a los Reyes Magos de este año.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así que, pasando por alto el amplio surtido de cafeteras y aspiradoras con aire retro que hemos podido ver (algunas de ellas dignas de aparecer entre lo más interesante de este año), volvemos al redil fotográfico, en el que las réflex de Canon y Sony, las curiosas compactas de Nikon y Samsung y sobre todo la Lumix DMC-GF1 de Panasonic se han llevado la palma.

A modo de resumen, sin duda esta Micro Cuatro Tercios de Panasonic se lleva el premio al producto más interesante de esta edición. Compartido, como mucho, con la EOS 7D de Canon.

Panasonic Lumix DMC-GF1
Panasonic Lumix DMC-GF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿La compacta más interesante? La Canon PowerShot S90, que incluso nos atrevemos a pronosticar que dará más de un quebradero de cabeza a su propia hermana, la G11.

¿La más curiosa o divertida? Ésta es fácil: sin ninguna duda, la Samsung ST550, uno de los modelos más peculiares y con prestaciones más originales -la frontera entre original y absurda es siempre delgada, claro- que hemos visto en bastante tiempo.

Samsung ST550
Samsung ST550
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Y la Nikon Coolpix S1000pj? Habrá que verla con más detenimiento, pero por lo que hemos podido observar en Berlín ese pequeño proyector incorporado más que una nueva forma de compartir fotos parece ser precisamente eso: un proyector demasiado pequeño y sin potencia suficiente como para ser medianamente útil.

¿Y la crisis? Nadie ha mencionado la palabra maldita durante estos días de aventura por tierras teutonas. Como si, ignorándola poco a poco, se fuera disipando de cara a una campaña de Navidad en la que muchos ya tiene sueños húmedos con esos brotes verdes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar