Crónica
IFA 2006: CRóNICA

Berlín en alta definición

 
1
SEP 2006
Iker Morán   |  Berlín

Nada mejor que venir hasta Berlín para marcar de forma clara y contundente el final del verano. La lluvia y el frío de la capital alemana se encargan de borrar cualquier vestigio de playa y sol que pueda quedar, y da paso a un otoño adelantado que IFA se ha encargado de inaugurar.

Efectivamente, IFA 2006 ha abierto hoy sus puertas en la descomunal feria de Berlín. Convertida, según sus organizadores, en el evento más importante del mundo para el mercado de la electrónica de consumo, la edición de este año mezcla el protagonismo absoluto de televisores planos y las tecnologías relacionadas con el llamado "cine en casa" con ausencias más que notables.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Ni que decir tiene que los grandes nombres de la fotografía no tenían este año marcado en su calendario la cita de Berlín. Photokina es el referente incuestionable en este sector y la cita de dentro de unas semanas en Colonia ha motivado que ninguna de ellas haya querido quemar sus novedades con antelación.

Pero también al hablar de telefonía móvil, de reproductores MP3 o de las omnipresentes televisiones hay un nutrido grupo de "freaks" pululando alrededor de cada aparato para desgranar cualquier mínimo detalle.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El tema de moda por estos parajes es la lucha entre el HD DVD, que propugnan Toshiba y Microsoft, entre otros, con el famoso Blu-ray, secundado por la mayoría de los grandes nombres del sector.

Con permiso de los expertos, posiblemente los parecidos entre ambos formatos sean mayores que sus diferencias, sobre todo para el usuario final. Sin embargo, los dos sistemas son incompatibles y están protagonizando una de las luchas más cruentas del momento. Me recuerda a algo.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Hablar de televisiones planas, en genérico, es poco menos que un delito aquí. Y es que no es lo mismo un plasma que un LCD o un DLP, aunque para un ignorante en la materia, a partir de cierto número de pulgadas (100, por ejemplo, es una buena cifra) quedarse con los ojos como platos sea la reacción más habitual.

Aunque para encontrar la última innovación haya que buscar los primeros televisores con Full HD -alta definición de 1080 líneas progresivas- o el estreno de los reproductores Blu-ray, los más curiosos preferirán los televisores CRT que apenas aguantan el envite, pero que siguen presentes en los stands de las marcas más peculiares.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Un grado más sería ir en busca de uno de los primeros televisores construidos por Hitachi. Una auténtica reliquia que, en este Berlín donde sigue de moda la Ostalgie -cierta nostalgia de la moda y productos de la antigua RDA-, podría triunfar. Casi tanto como la Playstation 3, que abandonada por Sony bajo una mampara, ha sido una de las que más miradas ha conquistado.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Sin embargo, todo este despliegue de metros cuadrados no impide que el visitante salga de la feria con una primera sensación agridulce. Como si fuera ésta una edición algo descafeinada de IFA -hemos intentado el juego de palabras, pero no ha funcionado-, si la comparamos con la del año pasado.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Toparse con que, por ejemplo, ni Sony ni Panasonic disponen de su propio espacio resulta totalmente inexplicable, sobre todo al ver el escueto despliegue que la asociación Blue-ray -ambas marcas pertenecen a ella- ha realizado en la feria.

Suponemos que la competencia estará encantada con estas ausencias. Sobre todo aquellos que, como Samsung o Philips, no han escatimado en gastos para lucir su amplio catálogo tecnológico.

Aunque a simple vista podría parecer un desplante en toda regla, los organizadores de la feria explican que esta es la primera vez que IFA se celebra de forma anual y que, por eso, a algunas marcas les ha pillado por sorpresa y no lo tenían contemplado en su presupuesto.

Sin cuestionar la versión oficial -tal vez sí la mítica eficiencia y organización germana-, que conste que el año pasado hubo quienes ya nos enteramos de que en 2006 habría IFA. Y por cierto, también en 2007, por si hay alguien que aún no lo tenía anotado.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Tampoco parece que las compañías expositoras tuvieran muy en cuenta las pasiones deportivas de los visitantes y de la prensa. Y es que, en plena semifinal del Mundial de Baloncesto -España y Argentina, me chiva el interesado- ninguno de los centenares de televisores expuestos parecía estar por la labor.

Menos mal que los amables encargados de las instalaciones de Grundig han cedido a las peticiones. Tímida y solitariamente, alguno ha podido vivir en directo y celebrar el agónico final en media docena de televisores a la vez.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar