• Nikon 1 J5: análisis
  • Panasonic Lumix FZ300: análisis
Prueba de producto
Huawei P8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Huawei P8: análisis

1
5
OCT 2015
Texto: Alberto Ballestín  |  Fotos: Álvaro Méndez

Los consumidores en busca de un teléfono de gama alta tienen a su alcance un catálogo de productos más extenso que nunca, pero paradójicamente esta abundancia no se ha traducido en una pluralidad de características. Casi todos los smartphones de alto copete reflejan unas características técnicas muy parecidas, si no clónicas, haciendo difícil la elección de un modelo concreto. Huawei quiere hacerse un hueco con el P8, un buque insignia con ciertas peculiaridades que pueden ayudar a separarlo de un pelotón cada vez más grande y uniforme.

Aunque es desde hace años una de las firmas más poderosas en la industria de la telefonía móvil, no se puede decir que la reputación de Huawei haya sido la más alta hasta recientemente. El fabricante chino ha compatibilizado su papel como proveedor de infraestructuras para las grandes compañías telefónicas y de Internet con la comercialización de dispositivos de gama baja, algo que comenzó a cambiar con el lanzamiento del interesante pero mejorable Ascend P6 en 2013.

Un año después llegó el también atractivo pero todavía desigual Ascend P7, seguido ya en 2015 por un P8 que pierde el apellido de la familia y llega para demostrar que Huawei ha estado prestando atención durante este tiempo.

Huawei P8
Huawei P8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La carta de presentación del P8 es a priori sugerente: un chasis metálico finamente elaborado, prestaciones elevadas y un pronunciado mimo por ciertos detalles que otros grandes fabricantes están ignorando de forma casi incomprensible. Todo ello con el aliciente de un precio sensiblemente inferior al de la mayoría de los llamados buques insignia.

Por supuesto el P8 compite en uno de los segmentos más difíciles del mercado, donde el gran público no parece tener mucha atención para los modelos de fabricantes que no se llamen Apple, Samsung o LG, enrocados como están en un segmento que conocen y dominan mejor que nadie. Más motivo si cabe para conocer las numerosas y atractivas propuestas que ofrecen fabricantes como Huawei.

Fabricado con esmero

Los consumidores que hayan seguido la evolución de Huawei durante los últimos años se habrán percatado de la creciente atención del fabricante chino por el nivel de terminación de sus equipos. Ocupando una posición destacada en su catálogo, el P8 no iba a ser la excepción.

Realizado íntegramente en metal, este teléfono de dimensiones intermedias destaca por su elevado nivel de calidad percibida, a juego con el segmento en el que milita y por encima del brindado por cualquiera de sus rivales todavía vestidos por una carcasa de plástico. Se siente sólido al tacto, pero sin que sus 144 gramos de peso resulten incómodos.

huawei p8huawei p8huawei p8huawei p8huawei p8huawei p8
Bien hecho

La cuidada construcción metálica del Huawei P8 no solo redunda en un teléfono más resistente, sino que aumenta la sensación del usuario de encontrarse frente a un dispositivo de características premium

huawei p8
Huawei P8
Álvaro Méndez (Quesabesde)
huawei p8
Huawei P8
Álvaro Méndez (Quesabesde)
huawei p8
Huawei P8
Álvaro Méndez (Quesabesde)
huawei p8
Huawei P8
Álvaro Méndez (Quesabesde)
huawei p8
Huawei P8
Álvaro Méndez (Quesabesde)
huawei p8
Huawei P8
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Estéticamente hablando no se trata de un teléfono particularmente rompedor. Huawei sigue con el P8 la línea marcada por terminales como el también excelentemente realizado Ascend Mate 7, optando por un diseño monolítico sin espacio para baterías sustituibles, pero que no se olvida de ofrecer un lector de tarjetas de memoria, integrado en la bandeja para la tarjeta SIM secundaria.

Exteriormente, el teléfono cuenta con controles de volumen independientes (de buen tacto y relieve adecuado), así como un pronunciado botón de encendido que se aloja en un espacio especialmente demarcado dentro del perfil (que con 6,4 milímetros resulta muy manejable) y cuenta con una textura especial para ayudar a encontrarlo fácilmente al tacto. La parte trasera resulta algo más distintiva gracias a una moldura de color negro donde está alojada la cámara de fotos principal y su flash.

huawei p8
Huawei P8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con 6,4 milímetros de grosor el Huawei P8 es un teléfono esbelto en relación a su autonomía

Cabe señalar que Huawei ha tenido el detalle de no colocar la rejilla de los altavoces en posición trasera, sino inferior. Esto significa que el sonido del teléfono no resulta amortiguado al dejarlo sobre la mesa, algo incomprensiblemente habitual en modelos de diseño totalmente plano. Más aún, los altavoces del Huawei P8 destacan por ofrecer un volumen muy elevado y una calidad acústica sorprendentemente correcta para lo que se estila, algo interesante si se desea utilizar el teléfono como si fuera un reproductor de audio doméstico.

Pantalla grande y agradable

Si hay un apartado que resulta sorprendentemente (y en ocasiones frustrantemente) aleatorio en los teléfonos de Huawei, ese es el relativo a la pantalla. La firma ha integrado paneles de la calidad más dispar en algunos de sus terminales recientes, pero por fortuna el P8 consigue salvar los muebles sin demasiados esfuerzos.

Con un tamaño de 5,2 pulgadas y una ya nada sorprendente resolución de 1080 x 1920 píxeles, este teléfono ataca directamente la parte más poblada dentro del segmento de los smartphones de gama alta.

huawei p8
Huawei P8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La construcción de este componente corre a cargo de la firma japonesa JDI, un consorcio formado por Sony, Toshiba e Hitachi que proporciona pantallas para un gran número de fabricantes de dispositivos. En este caso concreto, el panel utiliza la tecnología IPS-Neo, que ofrece algunas ventajas frente a las pantallas IPS tradicionales.

Una observación detallada de la pantalla del Huawei P8 evidencia que se trata de un teléfono con un contrate muy elevado. La riqueza cromática exhibida resulta superior a la de otros teléfonos con pantallas IPS, mientras que la visibilidad de los ángulos es muy elevada. Su contraste es además notable, mientras que la profundidad de los tonos más oscuros se encuentra entre las mejores cotas posibles sin saltar a la tecnología OLED.

Sin ser mala, la visibilidad en exteriores del Huawei P8 no resulta especialmente destacable

huawei p8
Huawei P8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por contra, el Huawei P8 no es un teléfono especialmente brillante, lo que redunda en una visibilidad en exteriores algo mejorable. En ningún momento llega a resultar oscuro, pero los hay que ofrecen una mayor visibilidad bajo la luz directa del sol. Es algo a considerar, y que en ocasiones puede llevar a dejar activado por defecto el máximo nivel de brillo.

Cabe señalar que Huawei ha utilizado un chasis especialmente fino a la hora de enmarcar la pantalla del P8. El resultado es un panel con unos bordes reducidos a la mínima expresión que aportan una mayor sensación de refinamiento.

Rendimiento adecuado, batería excepcional

Como es habitual en los teléfonos más representativos de la casa, Huawei ha vuelto a utilizar un procesador de diseño propio en el P8. En este caso se trata del HiSilicon Kirin 930, un chipset de ocho núcleos y 64 bits que destaca por equilibrar potencia y eficiencia. Basado en la arquitectura big.LITTLE, utiliza cuatro núcleos A53 a 1,5 GHz de bajo consumo y cuatro más potentes A53 a 2 GHz, capaces de repartirse la carga de trabajo entre unos y otros dependiendo de las exigencias del momento.

huawei p8
Huawei P8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Acompañado por un total de 3 GB de RAM LPDDR3 y 16 o 64 GB de almacenamiento, este procesador ofrece un rendimiento no muy distinto del observado en el Kirin 925 del Ascend Mate 7. AnTuTu plasma una nota que acaricia los 5.000 puntos, mientras que el benchmark Quadrant recoge un total de 13.824 puntos, ligeramente por encima del phablet. Sin ser cifras revolucionarias, todavía resultan competitivas en relación a sus rivales directos.

Menos notables resultan las pruebas de rendimiento, donde la potencia gráfica juega un papel importante. Su GPU Mali-T628MP4 se convierte entonces en un lastre para el sistema, con un resultado en 3DMark de 11.203 puntos. Esta nota, nada destacada y más propia de un teléfono de gama media, es refrendada por una velocidad adecuada pero no totalmente fluida a la hora de ejecutar algunos de los juegos más exigentes del momento. El teléfono tiende además a calentarse de forma muy perceptible si se le da un uso continuado.

Las pruebas de rendimiento refrendan el buen comportamiento del teléfono, siempre y cuando no se le exija grandes alardes gráficos

huawei p8
Huawei P8
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)

El rendimiento de Android no admite sin embargo tacha alguna. El P8 logra mover Lollipop suavemente y sin interrupciones, como solo cabe esperar en un terminal de su precio y categoría. Lo mismo se puede decir de las aplicaciones más habituales, que se instalan y abren a gran velocidad. Solo ocasionalmente se pueden apreciar pequeñas pausas en los widgets de Huawei, algo que por otra parte es habitual en los teléfonos que hacen uso de versiones de Android fuertemente adaptadas.

En el caso del P8, Huawei utiliza la última versión de la capa de personalización EMUI, caracterizada por la ausencia de una bandeja de aplicaciones al uso. En lugar de alojar los programas instalados dentro de un apartado propio y reservar las pantallas laterales a los más utilizados, el teléfono reparte todas las aplicaciones a los lados de la pantalla principal, lo que puede resultar algo caótico para los usuarios acostumbrados a las versiones más simples de Android.

huawei p8
Huawei P8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Una autonomía de casi dos días completos convierten al Huawei P8 en una proposición poco habitual dentro de su segmento

La interfaz de Huawei también es notable por renunciar a la estética plana introducida por Google hace ya más de un año, apostando por un diseño lleno de brillos, sombras y texturas. Es una estética que adolece de una cierta falta de frescura, si bien Huawei ha realizado un buen trabajo manteniéndola al día para evitar que parezca anticuada. En el lado positivo, EMUI brinda un enorme potencial de personalización, tanto a nivel de funcionalidad como simplemente estético, ofreciendo múltiples temas para adaptarse mejor a las preferencias del usuario.

Por último, cabe señalar que el Huawei P8 ofrece una batería de un rendimiento muy satisfactorio, incluso superior a la media. Así como muchos de sus rivales directos desfallecen al terminar la jornada, el teléfono del fabricante chino puede presumir de una autonomía de prácticamente dos días con un uso elevado como dispositivo de navegación y reproducción multimedia.

La duración de su batería de 2.680 mAh es por tanto muy positiva para un teléfono de 5,2 pulgadas, ayudando al P8 a diferenciarse en un segmento donde no puede competir por potencia bruta.

Una cámara más que aprovechable

Pero si hay un apartado especialmente cuidado por Huawei, ese es el fotográfico. La firma se precia de integrar cámaras de alta calidad en sus dispositivos de gama alta, y en este caso ha vuelto a recurrir a Sony para dotar al P8 con uno de los últimos sensores de la firma nipona. Este posee una resolución de 13 megapíxeles y se complementa en la parte delantera por una cámara de 8 megapíxeles.

huawei p8
Huawei P8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El P8 integra un sensor Exmor IMX278 de tipo RGBW, o lo que es lo mismo, con una organización de subpíxeles rojo, verde, azul y blanco que en teoría redunda en una mayor sensibilidad a la luz que los clásicos sensores RGB. Con una luminosidad de f2, Huawei se atreve a asegurar que la cámara del P8 ofrece la calidad propia de una SLR.

Los resultados prácticos lógicamente distan mucho de las aseveraciones oficiales. Por muy bueno que sea el sensor de Sony, el Huawei P8 sigue siendo un smartphone, por lo que cualquier comparación con una cámara réflex está fuera de lugar. Esto no quiere decir que el P8 quede en mal lugar frente a otros teléfonos.

Aunque algo compleja por diseño y organización, la aplicación de cámara incluye numerosas opciones

huawei p8
Huawei P8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Detalles como la estabilización óptica integrada juegan a su favor, así como un procesamiento de la imagen que no resulta especialmente agresivo. También es destacable el buen balance de blancos y la capacidad del sensor para capturar y separar adecuadamente las tonalidades más suaves de una escena.

En cuanto a la supuesta superioridad brindada por el subpíxel blanco de su sensor, los resultados evidencian que el P8 tiene un buen comportamiento nocturno en modo automático, si bien lejos de lo proclamado. En este sentido la aplicación de cámara incluye un modo "supernoche" de activación manual que utiliza exposiciones de medio minuto para capturar escenas nocturnas -trípode mediante- muy decentes.

Muestras: 13 megapíxeles
Fotografías tomadas con un Huawei P8
fotografías tomadas con un huawei p8
fotografías tomadas con un huawei p8
fotografías tomadas con un huawei p8
fotografías tomadas con un huawei p8
fotografías tomadas con un huawei p8
fotografías tomadas con un huawei p8

El software de cámara incluido por Huawei es más rápido, si bien los menús resultan algo complejos. Entre las opciones disponibles en la versión analizada, que son numerosas y permiten un elevado nivel de personalización, no se encuentra la grabación en formato 4K ni la captura de imágenes en formato RAW.

La aplicación de cámara también permite tomar una foto rápidamente tocando dos veces el botón de volumen, pero los resultados rara vez son los óptimos. Un botón de cámara tradicional hubiera sido una opción más deseable.

Buque insignia a precio de velero

Con un precio que oscila en torno a los 450 euros en su versión de 16 GB, el Huawei P8 es un teléfono bastante atractivo. Son pocos los terminales en su rango de precios que gozan de una calidad de construcción comparable, con el añadido de que ofrece además una cámara muy aprovechable y una autonomía sensacional, acercándose a los límites establecidos por Sony y sus Xperia de mayor categoría.

huawei p8
Huawei P8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El Huawei P8 destaca por su buena batería y excelentes terminaciones, pero no puede competir directamente con lo mejor del segmento

Para querer ser un teléfono de gama alta, sin embargo, el Huawei P8 anda algo escaso de potencia, y la densidad de píxeles de su pantalla tampoco resulta especialmente sorprendente, más aún si se considera que la firma china ha dotado al recentísimo Nexus 6P con todo un panel QHD. Es más recomendable que un Samsung Galaxy A7, bien hecho pero prestacionalmente más limitado, pero cuando por el mismo precio se puede adquirir todo un LG G4 la decisión se vuelve mucho más complicada.

Huawei ha logrado crear un teléfono de tacto lujoso a un precio nada escandaloso. La mala noticia para la firma es que las prestaciones del P8 distan de estar en la cresta de la ola, y esto es algo más difícil de pasar por alto en el terreno de los móviles de 5 pulgadas que en el caso del enorme Ascend Mate 7, con unos rivales menos competitivos. Con todo, sus puntos fuertes son dignos de tener en cuenta, de forma especial si se prioriza la cuestión de la autonomía frente a otros factores.

Productos relacionados (2)
1
Comentarios
Cargando comentarios