• LG G5: el smartphone que quiere ser una auténtica cámara
  • ¿Fujifilm X-T1 o X-Pro2?
Prueba de producto
Huawei MateBook
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Huawei MateBook: primeras impresiones

 
24
FEB 2016
Alberto Ballestín   |  L'Hospitalet de Llobregat

Nadie parecía creerlo, pero existe un mercado para los tablets basados en Windows. Superada esa infausta etapa protagonizada por un cierto número de presuntos competidores del iPad, la plataforma de Microsoft ha demostrado tener más cuajo del esperado entre un heterodoxo grupo de profesionales que requieren dispositivos altamente portátiles asociados a lápices digitales de calidad y precisión muy superior a la del clásico tablet de consumo. Es un mercado todavía pequeño pero rentable, y Huawei no quiere dejar su parte del pastel en manos de otros.

La apuesta de Huawei es doblemente significativa. No solo su nuevo MateBook ataca un segmento donde la compañía todavía no estaba presente, sino que el dispositivo -recién presentado en el Mobile World Congress- se trata del primer equipo informático con la firma del fabricante chino de teléfonos móviles.

Huawei MateBook
Huawei MateBook
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por pretensiones y enfoque, el MateBook quiere convertirse en un híbrido entre el Surface 3 y el más grande Surface Pro 4, uniendo procesadores de bajo consumo Core M a una pantalla de gran tamaño y densidad de píxeles (12 pulgadas y 2160 x 1440 píxeles son ya palabras mayores) compatible con un lápiz digital de alta precisión.

Por su presentación, sin embargo, puede recordar un poco al iPad Pro, y es que no incluye de serie accesorios como la funda-teclado ni el lápiz, que se venderán por separado.

huawei matebook
Huawei MateBook
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
huawei matebook
Huawei MateBook
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Huawei ha creado un producto más interesante y refinado que otros fabricantes de mayor reconocimiento en este mercado

Las primeras impresiones brindadas por el MateBook durante el Mobile World Congress son positivas. Más aún si se considera que Huawei, novata en lo referente a este tipo de equipos, ha creado un producto más interesante y aparentemente refinado que otros fabricantes de mayor reconocimiento en este mercado. Las buenas sensaciones comienzan por su cuidado chasis metálico sin ventilación activa, que puede recordar a teléfonos como el Mate 8 de la compañía.

La construcción del MateBook presenta algunas peculiaridades. No solo es un equipo sorprendentemente fino para tratarse de un tablet basado en Windows con procesador Intel (su grosor es inferior a 7 milímetros), sino que además está desprovisto de la clásica cámara trasera, más veces que no de irrisoria calidad. A cambio, Huawei ha introducido discretamente un lector de huellas dactilares en el control de volumen para identificar al usuario del equipo.

huawei matebook
Huawei MateBook
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
huawei matebook
Huawei MateBook
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La suma de sus partes

El lápiz MatePen es igualmente destacable. De tacto sólido y peso sustancial, posee tres botones y una punta más gruesa que la incluida de serie en el lápiz de Microsoft. Hace gala de 2.048 niveles de presión, y aunque el Mobile World Congress no es el mejor lugar para juzgar sus posibilidades, una artista contratada por Autodesk daba muestra de lo que es capaz de hacer en combinación con Sketchbook.

El consabido retraso todavía existe, aunque es bastante reducido, y el deslizamiento del lápiz sobre la pantalla es muy natural, con una fricción reducida y agradable. El MatePen esconde además una prestación oculta: la parte trasera cuenta con un puntero láser para presentaciones.

huawei matebook
Huawei MateBook
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El MateBook base sale por unos aceptables 800 euros, pero hay pagar 70 euros más por el lápiz y 150 por el teclado

Con esto dicho, no es oro todo lo que reluce. Así como la calidad del lápiz supera con creces las expectativas (y no solo por la relativa bisoñez de Huawei en este segmento), el teclado resulta algo decepcionante. No solo adolece de una flexibilidad evidente, sino que sus teclas son algo más grandes de lo normal, induciendo a introducir errores tipográficos. Además, su uso es casi obligado si se desea utilizar el tablet con cierto ángulo de inclinación, puesto que este carece de un apoyo propio como el Surface de Microsoft.

Elegante y con un lápiz digital más que simplemente digno, el MateBook tiene muchas cartas para convertirse en un fiel aliado de fotógrafos y artistas digitales que busquen un tablet para realizar trabajos ligeros sobre la marcha. Desafortunadamente, la política de lanzamiento por partes de Huawei puede asustar a más de un consumidor al leer la factura final.

huawei matebook
Huawei MateBook
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El MateBook base sale por unos aceptables 800 euros, pero a ese precio hay que sumar los 70 del lápiz, los 150 euros del teclado y tal vez incluso los 100 euros de la base de expansión, puesto que el tablet solo posee un puerto USB-C como opción de carga y conexión de periféricos.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar